La Agricultura y la Tecnología Necesaria para Superar la Insuficiencia Alimentaria es tema Prioritario para las instituciones de Ciencia

Ciudadano Ministro Hugbel Roa, el Ministerio que dirige "Educación Superior Ciencia y Tecnología", tiene un rol fundamental en el desarrollo de la premisa básica de este artículo, para cumplir u orientar el mencionado rol, tiene a disposición; además de las variadas Facultades de Ciencias Agrícolas, otros Entes Superiores de Enseñanza e Institutos de Investigación, donde se tocan temas de tecnología agrícola, desde la adscripción del Ministerio; unidos al Instituto Nacional de Investigaciones Agrícolas-INIA, el de mayor tradición y formación para enfrentar las demandas tecnológicas de este sector, actualmente adscrito al Ministerio de Agricultura Productiva y Tierra.

Sobre esta temática Ciudadano Ministro, es bueno recordar que la ley del INIA promulgada por la Comisión Legislativa de la Asamblea Nacional Constituyente el 27 de julio del año 2.000, en su artículo 1 determina que el Fondo Nacional de Investigaciones Agropecuarias, creado por decreto en 1.961, pasa a ser Instituto Nacional de Investigaciones Agrícolas, con carácter de Instituto Autónomo y adscrito al Ministro de Ciencia y Tecnología. Iguales reconversiones ocurrieron con el IVIC, IDEA, CIEPE y otras instituciones, en base a la estrategia de agrupar las principales instituciones dedicados a la ciencia y la tecnología; con el objeto de proyectar el "Sistema Nacional de Ciencia Tecnología e Innovación", bajo la rectoría del Ministerio de Ciencias, que aún persiste con la disgregación de alguno de sus miembros; que ha generado dificultades en la homología de tratamientos a los Profesionales de la Investigación y en el soporte estratégico para la promoción y programación de la investigación.

La comprensión de la función científica e innovadora, durante la estadía del INIA en el Ministerio de Ciencias, entre julio 2000 y julio 2007; permitió potenciar los históricos y exitosos programas de investigación con importantes resultados; donde destacan la investigación en genética de cultivos y de especies zootécnicas, la sanidad animal y vegetal, la evaluación y el manejo de suelos, la reproducción y nutrición de especies zootécnicas (bovinos, caprinos, aves, cerdos y especies ictícolas); interconectadas con servicios de apoyo a los sistemas productivos como: la producción y certificación de semillas para la siembra; el diagnóstico y control de enfermedades y plagas en cultivos y especies zootécnicas, unido al registro y observación de la calidad de insumos zoo y fito terapéuticos; el diagnóstico de los nutrientes del suelo y recomendaciones de fertilizantes para cultivos y pastos; prueba y recomendación de alimentos balanceados y mezclas de minerales para especies zootécnicas; unido a la capacitación de productores en el uso de dichos servicios así como a los Técnicos de asistencia a la producción agropecuaria.

Situación que se ha ido deteriorando con la adscripción al Ministerio de Agricultura, cuya crisis se ha hecho más evidente a partir del 2016; a mi juicio por la asignación de autoridades muy poco conocedoras de la agricultura y la ciencia para su desarrollo. El pasado 9 de junio y 12 julio, por esta misma página nos referimos a las fallas de la dirigencia del INIA, para superar la difícil situación institucional que está atravesando (la peor de su historia), destacando que: la investigación ha sido casi totalmente paralizada; los servicios a la producción (sanidad animal y vegetal, certificación de semillas, fertilización de suelos y biofertilizantes entre los más destacados) están en su mínima expresión, el deterioro de la planta física de sus laboratorios y campos experimentales, con faltas de reposición y mantenimiento de equipos, unido a la fuga y deficiencias en la renovación de talentos, están a la orden del día y no se ven señales de preocupación en las autoridades para su solución.

Considerábamos que dichos riesgos iban a desaparecer, con la formal homologación a partir del 2015, en funciones por clases de Profesionales dedicados a la Investigación (PI) en una matriz que integra la formación académica, la experticia en la ejecución de proyectos y las exigencias de productos, en las áreas o especialidades en que desempeñen, retribuidas con sueldos y salarios similares a sus pares en otras instituciones, sobre la base de las especificaciones del artículo 9 de la Ley de los Trabajadores y Trabajadoras que establece, igualdad de remuneraciones para funciones de trabajos similares.

Homologación que tuvo como justificación, la sobrevivencia dentro del Sistema Nacional de Ciencia Tecnología e Innovación (SNCTI) con la necesidad de reactivar la programación de investigación y hacer valer la función del INIA como miembro fundador; lo cual se logra mediante acuerdos formales en el Ministerio de Agricultura Productiva y Tierra, para la migración de la Escala de Investigadores y Técnicos Asociados a la Investigación del INIA, al Sistema de Clasificación y Remuneración de Cargos que rige al sector Ciencia Tecnología e Innovación, durante la gestión del Ministro José Luis Berroteran, por encajar perfectamente las funciones que han venido realizando; después de un proceso de reajuste de cargos, remuneraciones y normas para futuros ingresos de investigadores, convenimiento ratificado por el Ministro subsiguiente Yvan Gil. Situación que se mantuvo hasta julio del 2017, fecha a partir de la cual se produce un desfase de 150 % en las remuneraciones, unido a la desactivación de la programación de investigación iniciada en el periodo antes señalado.

Ciudadano Ministro, Rector del Sistema Nacional de Ciencia Tecnología e Innovación, en momentos en que el Gobierno Nacional está anunciando planes para la recuperación del país y organizaciones gremiales o promotoras de la agricultura (campesinos, productores y ganaderos de mayor escala) afectos y no afectos al Gobierno; reclaman ineficiencias en el sector, destacando la carencia de insumos tecnológicos (semillas, fertilizantes y otros) muchos dependientes del mantenimiento de programas de investigación que soportan a los servicios a la producción agropecuaria que están siendo desarticulados y es urgente recuperarlos.

Panorama de gran trascendencia, que requiere de cambios y organizaciones para avanzar en soluciones; A nuestro juicio a la Rectoría del SNCTI le corresponde visualizar opciones de recuperación del INIA y volver a la situación de miembro pleno del SINCTI.

Ingeniero agrónomo, Investigador en Ciencias Agrícolas, jubilado del INIA

Promotor del Movimiento para el Avance de las Ciencias Agrícolas, en Desarrollo

antoniojsanchezs1@gmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 994 veces.



Antonio J. Sánchez

Investigador Agrícola, jubilado del INIA, Participante y Relator del Trabajo sobre “Aproximación Agroecológica para el Nuevo modelo de Producción Agrícola en Venezuela”

 antoniojsanchezs1@gmail.com

Visite el perfil de Antonio Sanchez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: