Mi palabra

El perdón de un alumno

"Enseñemos a perdonar;

pero enseñemos también a no ofender.

Sería más eficiente.

Enseñémoslo con el ejemplo,

no ofendiendo."

José Ingenieros

En un improvisado negocio, de esos que han surgido de la noche a la mañana, se encontraban varias personas, esperando su turno para pagar, con la tarjeta en la mano, y mientras se acercaban al encargado de cobrar, la conversación se convirtió en una verdadera gallera, con comentarios encendidos sobre el aumento desproporcionado de las frutas, verduras, y hortalizas. Casi todos coincidían en la insoportable situación económica, y los más atrevidos, culpaban directamente al Presidente Nicolás Maduro. Una señora, quien se había mantenido callada, y totalmente desapercibida, en parte, porque la estatura no la ayuda en medio de la improvisada cola; sin embargo, aprovechó un momento de aparente silencio para hablar, retando a los presentes: ¿Ustedes creen, en verdad que Maduro, es tan malo, como están diciendo? Lo único, que se escuchó en medio del murmullo: ¡Está chavista, está loca, parece que no ve?

Todos se miraron, en medio de una sonrisa burlona, dejando escapar una ligera satisfacción por la cortante expresión para aplastar a la mujer, quien se mantuvo tranquila, esperando la calma de los inquietos compradores, como acostumbrada a esos sitios de mucha tensión, donde se discute, y nunca se llega a nada, pero satisface a los gritones, y ofensivos. Pasaron unos minutos, en medio de un silencio, como en un salón de clase, cuando los niños hacen una travesura, y al llegar la maestra, todos parecen unos angelitos. La mujer, tomó la palabra, muy reposada, con una actitud propia de una persona, cuando está impartiendo una clase, sin dirigirse a nadie en particular, pero el mensaje servía para reflexionar: "En primer lugar, quiero dejar muy claro: nadie me ofende con groserías, o descalificaciones, y esa actitud asumida por alguno de ustedes, me recuerda los malos momentos de Jesucristo, cuando se enfrentó a ignorantes, y mentirosos, terminando crucificado por los verdaderos enemigos del pueblo"

Del silencio que existía, hasta hace pocos minutos, se pasó a murmullos, y alguna sonrisa entre dientes, para luego escuchar la voz fuerte de un señor: ¡maestra! ¡maestra! Acercándose a la comedida mujer, y con las palabras entrecortadas sin poder contener las lágrimas, la abrazó sin dejar de besarla amorosamente, como si estaba acariciando a su progenitora: "maestra, me perdona, él de las palabras fui yo" Los dos se estrecharon en un fuerte abrazo, y más de uno, de los pocos que quedan en el negocio, se le veían los ojos mojados con una sonrisa de aprobación.

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 919 veces.



Narciso Torrealba


Visite el perfil de Narciso Torrealba para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Narciso Torrealba

Narciso Torrealba

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a265533.htmlCd0NV CAC = Y co = US