Correr o encaramarse

El título responde al proverbio, según el cual, sólo hay salidas dicotómicas; no medias tintas.

Los consumidores consuntivos o no productivos, no adquieren mercancías[1], cuando las compran sólo adquieren sus valores de uso listos para ser usados o consumidos.

Si el Estado carece de propiedad sobre las mercancías fabricadas por empresas privadas, ¿cómo puede pretender imponer precios y tasas de ganancia a bienes que no le pertenecen? Tal actitud sería un contrasentido.

¿Quién les pone precios a los artículos de la cesta básica conocida como CLAP? Lo hace la comuna o la pequeña empresa comunal ajena a todo interés crematístico, y eso marca la deferencia entre modalidades socialistas de mercado y el mercado capitalista.

Las comunas productoras de CLAP adquieren insumos del mercado a los precios que este rijan, pero cundo vende las cajas sí usa sus costes para fijar sus precios de venta sin pasar por mercado alguno y aplica la ecuación: materias primas, mano de obra y otros costes constantes más un margen de plusvalor operacional con miras al incremento del "capital" destinado a incrementar o mejorar la producción de CLAP.

De allí que la injerencia del Estado sobre el mercado en una sociedad capitalista no pude traer beneficio alguno. Estamos viendo que todo lo que nos sucede ahora comenzó con el comienzo de las regulaciones: Al primer brote especulativo, el Estado reguló los precios, primero del dólar y luego de los precios de las mercancías.

Si un empresario vende a precios especulativos, si todavía no hay inflación, ese especulador sale del juego. El desconocimiento de las leyes de la Economía Política sigue caracterizando a la actual Administración Política-

Hoy la cosa ha cambiado y todos los empresarios son especuladores ante las suba generalizada de precios . No puede quedar otra alternativa que la negociación compulsiva con las grandes fábricas y los principales centros de importación.


[1] Por definición, mercancías son productos creados por los trabajadores y por tanto cargados de valores de cambio (salarios, plusvalía y costos constantes) soportados por los correspondientes valores de uso o bienes satisfactorios de necesidades varias. Luego, toda mercancía es una dupla de valor de cambio y valor de uso, pan, libros, y de tantos bolívares la unidad.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1122 veces.



Manuel C. Martínez


Visite el perfil de Manuel C. Martínez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: