5 puntos estratégicos y una mentira

El punto a debatir sobre lo que está pasando en Venezuela es por qué insiste el gobierno en que está "construyendo el socialismo", si no es cierto. Socialismo no significa, necesariamente, tomar una postura antiimperialista, y menos de manera declarativa, tampoco decir "somos socialistas" y ¡Puf! Socialismo no puede ser, necesariamente, la construcción de viviendas o eso de convertir un plan de emergencia alimentaria en una "institución", como es el caso de los Clap, y muchísimo menos el triste chantaje del "carnet de la patria". Se es o no se es socialista, en las prácticas políticas, sociales, económicas, de vida; es un cambio de mentalidad, es un cambio que se desarrolla en el espíritu, no se da tanto en lo que se hace como en las maneras de hacer las cosas.

El gobierno insiste en que se puede ser socialista trabajando con los capitalistas (con sus armas melladas); "socialista en lo social" y capitalista en lo económico. Esta es la falla de origen donde se entrampó. Es una falla teórica que está a la base de todos los errores cometidos, que no son errores tácticos sino un yerro en la estrategia fundamental y estrategias.

Lo que el gobierno llama "estrategia económica" sigue sometido a su idea de "la reconciliación nacional", leamos lo que dice, punto 2.: "Avanzar en un acuerdo económico productivo para la estabilización, el crecimiento y la prosperidad del país", es un derivado de la mentada "reconciliación nacional", insisten en conciliar el capitalismo con medidas asistencialistas y de controles de precios, como es típico en la socialdemocracia, "rehacer el sistema de distribución, comercialización y fijación de los precios de todos los productos del Plan 50". Nosotros le decimos desde aquí que, mientras exista la producción capitalista y el mercado capitalista los controles son inútiles (solo el de la población será necesario), que se seguirá estrellando contra el muro de la realidad capitalista una y otra vez hasta que caiga…, no el muro, el gobierno. En una economía basada en la importación, parásita de la renta petrolera, improductiva, la inflación (inducida o la que sea) es inevitable, la escacez obliga al acaparamiento y la especulación con los precios, inclusive se trafica con cosas insólitas como los "puntos de venta" y el dinero efectivo. Por otro lado, los "acuerdos" a que se refiere el gobierno serán con seudo productores: unos, los nacionales, están amañados con los subsidios, en chuparse la renta petrolera y en recibir créditos que nunca pagan, y los internacionales también, con el detalle de que se lo llevan todo y no dejan nada al país de provecho, no transfieren tecnología, no nos enseñan a producir de manera independiente puesto que son depredadores, factores de colonización.

Esta falla teórica (si no es picardía de oportunistas) impide que los seres pensantes en el gobierno elaboren un plan político, coherente con lo económico, todas la "metas trazadas" están viciadas de superficialidad, veamos, punto 3. "La lucha "renovada y frontal" contra todas las formas de corrupción, y por el surgimiento de una nueva ética patriótica y ciudadana". El socialismo es una opción ética de trabajar para toda la sociedad, no para una pequeña parte de ella; ahora bien, si le ensañamos al pueblo que la única forma de producción posible es trabajar para provecho propio, desde las formas más básicas de producción que ahora llaman "emprendimientos", hasta en la elección del modelo económico capitalista como la única salida posible a nuestra crisis social (porque lo que está en crisis es la sociedad capitalista), no podemos esperar que la sociedad no se corrompa, que la corrupción no prospere, porque para un ser egoísta, capitalista, que siempre tiene en mente la ganancia, está en su naturaleza codiciosa corromper y corromperse para provecho propio y de los suyos, SOBRE EL FRACASO DEL RESTO DE LA SOCIEDAD.

Luego sigue el punto 4. "El fortalecimiento y la ampliación de los logros del pueblo a través del sistema de seguridad y protección social, implementado por medio del Carnet de la Patria" Este invento patentado por el gobierno fue pensado como salida de emergencia ante una crisis POLITICA, que el gobierno bautizó hace rato como "guerra económica" (entablada por unos cuantos "capitalistas renegados insensibles, deshonestos y poco nacionalistas"). Lo que se hizo para salirle al paso a un problema se convirtió de pronto en una "institución" reformista socialdemócrata. No hay nada más alejado de socialismo que un producto de la improvisación, del chantaje, y la limosna, la cual ayuda más a quien la da que a aquel que la recibe. No hay nada más deformador del carácter y la conciencia que sostener a un mendigo en la crápula de su vida, abandonado de espíritu para trabajar y vivir dignamente. El carnet de la Patria es el anti trabajo. Lo mismo se puede decir del sistema de racionamiento de los Claps, otra "institución" reformista que sirve de adormidera para la consciencia.

La defensa nacional y de la constitución. Cuando se es socialista se trabaja en función de igualar las condiciones de vida de toda la sociedad, para ello se debe expropiar al apropiador de ésta, a los capitalistas, la clase que se conoce como burguesía; es a lo único que hay que temer; defender la sociedad es defender la constitución y al país, es defenderse del capitalismo y del imperio a la vez, eso no hay ni qué explicarlo, es tautológico, esto de decir, "5. La defensa del país y de su Constitución ante las conspiraciones nacionales e internacionales", es más un recordatorio de lealtad para la Fuerza Armada que una "estrategia" de acción política, y un pretexto para poner presos por traición a los adversarios.

Y llegamos al punto 6. "La ratificación de la construcción del socialismo en favor del bienestar del pueblo venezolano." Si fuera cierto, el resto es desechable. Pero no es cierto, lo que indica que los otros cinco punto ratifican la vocación teatral y superficial del gobierno con la cual esconde su actitud conciliadora, la falta de ánimo y disposición para cambiar y rectificar el rumbo seguido hasta ahora, llamando a los capitalistas a encargarse de la economía del país pero respetando la limosna y recordándoles a los militares que deben defender al país, así sea de forme declarativa, como eso de "Venezuela nace en el Esequibo" (y la Exxón mandando frente a nuestras narices)… para lo mismo, más de lo mismo.

Hubiera bastado con las palabras del punto 1. "El diálogo, la reunificación, reconciliación y pacificación nacional… "sin armas y sin violencia", y "superar las heridas que dejaron las guarimbas y conspiraciones"… "Quiero que salgan en libertad y se dé la oportunidad para un proceso de reconciliación nacional", puntualizó." Este discursito reiterativo da el tono de lo que es realmente el gobierno, socialdemócrata y reformista; la idea de que "En Venezuela cabemos todos", explotados y explotadores, hambrientos y hambreadores, ricos y pobres, cada cual en su espacio, cumpliendo su rol histórico.

Con la reconciliación tuvimos la esperanza de un debate público sobre los malestares de la sociedad, sin conversaciones privadas. Ya no importa que el gobierno se desdiga a cada rato, lo que importa ahora es que se abra a la gente con franqueza, que se exponga sin mentiras y disimulos y que luego escuche lo que la gente tiene que decir, pero públicamente, televisado, si no es así, no hay reconciliación que valga.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1367 veces.



Marcos Luna


Visite el perfil de Marcos Luna para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Marcos Luna

Marcos Luna

Más artículos de este autor



US mp N Y ab = '0' /actualidad/a263910.htmlCd0NV CAC = Y co = US