Crítica ácida

Re-revolución en re-marcha

Re-revolución en marcha, en paz, con justicia, y sin discriminaciones, como debe ser. Venezuela inicia un nuevo tránsito vital, luego de sufrir como nunca la incomprensión férrea y equivocada por grupos que obedecían solo a la violencia, que perdió el propósito de resolver problemas políticos sin revolver las aguas sociales, hasta un peligroso límite que a Dios gracias no alcanzó el desasosiego provocado, ni la intención homicida pro-imperialista, destinada a sumirnos en la explosión social.

La re-revolución que acaba de anunciar el re-electo presidente obrero socialista Nicolás Maduro Moros, inicia una Venezuela que promete re-revolucionarlo todo con el norte político del legado de Hugo Chávez, y el Plan de la Patria 2019-2025. Este propósito nos obliga a acompañar la amplia política legal y sin violencia que, con la re-reconducción sin perder cada quien sus razones ideológicas, nos lleve a cumplir compromisos con millones de venezolanas y venezolanos de buena voluntad, protagonistas en lecciones electorales cívico militares sin inconvenientes. Solo nos queda re-revisarnos, re-rechazar la tentación de la corrupción, e intentar con éxito la necesidad de avanzar al tan deseado bien de la recuperación y la prosperidad económica, re-advirtiéndole al malandraje bachaquero nacional e internacional (individual, grupal o corporativo), que su especulación amoral tendrá justo castigo.

Para ello se necesita la re-revisión del combate a las mafias, comenzando por la re-recuperación petrolera, y hacer válida una nueva ética patriótica social, que detecte a los falsos re-requete-corruptos de la mala costumbre heredada, tal como ha prometido acabarlos el primer mandatario nacional, por habernos impuesto su economía criminal. Solo así serán moral y materialmente sancionados los re-corruptores que en forma disimulocrática, en particular desde las empresas privadas, han sembrado desesperación y muerte, escondiendo fórmulas lácteas, medicinas, toallas sanitarias, papel higiénico, etc., y encampañarnos presentando como producto de ineficiencia gubernamental ejecutiva, estrategias de especulación, re-remarcaje de precios y contrabando de extracción de billetes, vale decir una crisis humanitaria falsa, basada en la creación de matrices de opinión inventadas para perjudicar a la revolución bolivariana.

Viene la guerra a muerte, en el sentido figurado, gracias a una verdadera democracia socialista que no viola derechos humanos como antes de 1999, que fuimos regidos por administraciones re-hipócritas que practicaban represión disfrazada de orden público, bajo gobiernos obedientes al capitalismo salvaje, que hoy lucen su comportamiento sojuzgando mediante las grandes potencias, la soberanía de los pueblos.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1332 veces.



Luis Sánchez Ibarra


Visite el perfil de Luis Sánchez Ibarra para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Luis Sánchez Ibarra

Luis Sánchez Ibarra

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a263813.htmlCd0NV CAC = Y co = US