Yo voto por mi Patria

Todos los poderes del mundo se han confabulado para negarnos a los venezolanos y venezolanas el derecho a la autodeterminación nacional, entendido este como la capacidad de un pueblo en el ámbito de su territorio de elegir su propia forma de gobierno y decidir libremente su modelo de desarrollo económico, social y cultural.

A Venezuela, el derecho a la autodeterminación nacional no se lo regaló nadie, nos lo legaron nuestros padres libertadores, cuando en la declaración de Independencia de julio de 1811, plasmaron lo siguiente, y lo cito de nuevo:

"Declaramos solemnemente al mundo que sus Provincias Unidas son, y deben ser desde hoy, de hecho y de derecho, Estados libres, soberanos e independientes y que están absueltos de toda sumisión y dependencia de la Corona de España o de los que se dicen o dijeren sus apoderados o representantes, y que como tal Estado libre e independiente tiene un pleno poder para darse la forma de gobierno que sea conforme a la voluntad general de sus pueblos".

Esa proclamación la defendieron y la conquistaron en los campos de batalla de nuestra patria y de toda Suramérica, con la firme determinación que expresa Simón Bolívar, en su discurso ante el Congreso de Angostura del 15 de febrero de 1819:

"Convencida Venezuela de poseer las fuerzas suficientes para repelar a sus opresores ha pronunciado por el órgano del Gobierno, su última voluntad; de combatir hasta espirar por defender su vida política, no solo contra la España sino contra todos los hombres, si todos los hombres se hubiesen degradado a tanto, que abrazasen la defensa de un Gobierno devorador, cuyos único móviles son una Espada exterminadora, y las llamas de la Inquisición".

Con esa convicción bolivariana, a lo largo de 200 años, como pueblo hemos resistido, luchado y finalmente recuperado nuestra propia vida política a partir de 1999, bajo el liderazgo del Comandante Chávez.

Así lo dejamos plasmado en la Constitución que debatimos y aprobamos en 1999, donde ratificamos nuestra decisión de no renunciar, nunca más, a los valores de la doctrina republicana de Simón Bolívar:

"Artículo 1. La República Bolivariana de Venezuela es irrevocablemente libre e independiente y fundamenta su patrimonio moral y sus valores de libertad, igualdad, justicia y paz internacional en la doctrina de Simón Bolívar, el Libertador. Son derechos irrenunciables de la Nación la independencia, la libertad, la soberanía, la inmunidad, la integridad territorial y la autodeterminación nacional".

De igual manera dejamos plasmado, en el artículo 5 constitucional, que una de las maneras de ejercer nuestra soberanía popular es el voto. Ese voto que, desde 1999, hemos recuperado como instrumento de transformación revolucionaria, de inclusión y de expansión de nuestros derechos económicos, políticos, sociales y culturales.

No hay poder en el mundo, que pueda arrebatarnos, ni condicionarnos el ejercicio revolucionario del sufragio.

Este 20 de mayo, yo voto por mi Patria, para seguir luchando y construyendo un gobierno como lo prefiguró Bolívar en Angostura:

"Un Gobierno que haga reinar la inocencia, la humanidad, y la paz. Un Gobierno que haga triunfar bajo el imperio de las leyes inexorables, la igualdad y la libertad".

Dios mediante, nuestra conciencia mediante, nuestro voto mediante, nuestra lucha mediante, así será. ¡Viva Venezuela!



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1541 veces.



Elías Jaua Milano

Dirigente del PSUV. Ocupó varios ministerios en el gobierno de Hugo Chávez y en el gobierno de Nicolás Maduro. Actualmente Ministro de Educación.

 @JauaMiranda

Visite el perfil de Elías Jaua Milano para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Elías Jaua Milano

Elías Jaua Milano

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a263490.htmlCd0NV CAC = Y co = US