Mi reunión con el Presidente del Banco de Venezuela

En estos tiempos difíciles, en medio de agresiones multidimensionales y multiformes que sufre nuestra Patria, aderezadas además con un dejo de indolencia, de ineficiencia, ineficacia, inefectividad en las políticas y atención a nuestro pueblo. Escribo este artículo para expresar, a riesgo de que no sea creído, de señalar que no todo es absolutamente malo ni todo está perdido.

En fecha 26 de marzo del presente año, escribí un artículo titulado "Fallas en Pago Clave y plataformas del Banco de Venezuela: ¿Por qué no se obedece la orden del Presidente Maduro? Que fue publicado en varios portales web, uno de ellos aporrea.org. Importante es destacar, que la referida nota tuvo una importante resonancia y receptividad de varios usuarios y usuarias de dicha institución que se identificaron con lo allí expresado por este servidor, lo que me compromete a continuar estando a la orden de nuestro pueblo en lo que pueda ayudar.

Apenas asimilaba el impacto comunicacional que dicho artículo tuvo ante la opinión pública, que a las pocas horas en mi correo electrónico recibí un mensaje de Jaime Herrera, quien funge como Vicepresidente Ejecutivo de Procesos y Tecnología del Banco de Venezuela, el cual me informó que el actual presidente del Banco de Venezuela, colega abogado, politólogo y camarada, José Javier Morales, había leído detenidamente el artículo de marras, y me hacía la invitación a compartir ideas en las instalaciones del banco, ubicado en la esquina de Gradillas de la ciudad de Caracas.

Es importante destacar que el compatriota José Javier Morales tiene en su hoja de vida, entre otras cosas, militar en el movimiento de izquierda Utopía 78, haber sido diputado de la Asamblea Nacional, trabajó como director del Servicio Autónomo de Identificación, Migración y Extranjería (SAIME), fue Sub- Contralor General de la República con Manuel Galindo Ballesteros, y Superintendente de la Actividad Aseguradora (SUDEASEG). Una trayectoria intachable política y profesionalmente

Pues bien, por atravesarse el asueto de la Semana Santa y encontrarme en ese momento fuera de la capital de la República, me puse en contacto directo con Morales, manifesté mi disposición a aceptar la cita y sostener esa reunión, procediendo a acordar el referido encuentro una vez que regresará a Caracas, como en efecto ocurrió.

En fecha 05 de abril de 2018, procedí a trasladarme a la dirección señalada en párrafos más arriba y a la hora indicada. Destacó un elemento poco usual en nuestro país y es que la reunión empezó a la hora prevista tal cual, además, la atención de la asistente y de todo el equipo que acompaña a José Javier Morales fue excelente y de primera. Eso debo expresarlo y hacer el reconocimiento correspondiente.

El compañero José Javier Morales me atendió como un amigo que conocía de hace muchos años, además de un par de cafés que me tomé con él y con el equipo de tecnología que maneja un monstruo como el Banco de Venezuela. Creo que ha sido uno de los pocos servidores públicos quien me agradeció escribir un artículo del tenor como el que hice. Particularmente agradezco a este buen camarada que haya sabido interpretar la intención que tuve al escribir el mismo, y que la entendió perfectamente.

Algunos datos suministrados por el camarada Morales sobre el banco es que en el año 2009, cuando el Comandante Inolvidable Hugo Chávez compró el banco, tenía apenas 3 millones de clientes. Hoy en día, dicha institución financiera maneja más de 14 millones de usuarios y usuarias, de las cuales, un poco más de la mitad (8 millones) trabajan dentro de la administración pública.

No entraré en las tarjetas del Buen Vivir, Hogares de la Patria y toda la serie de datos que Morales me proporcionó gentilmente en sus palabras y en la atención prestada. También reconoció, en los siete meses que tiene en el banco apenas, el colapso de la plataforma de Clavenet, producto de manejarse con una tecnología de hace 18 años, además de la saturación de los nodos para las operaciones en la misma, que tienen una capacidad de procesar más de 18 mil transacciones por minuto, pero se han registrado intentos de más de 45 mil transacciones por minuto.

Igualmente los problemas registrados con las operadoras para la llegada oportuna de los mensajes para las claves y contraseñas, y al respecto, se realizan las gestiones con Conatel para que el Banco pueda solventar esa problemática y actuar como estación de base para el intercambio de datos y agilizar aún más los procesos.

Es en ese sentido que dicho banco, que no es cualquier institución financiera, sino un banco con sentido y pertinencia social, está estableciendo paulatinamente sistemas como la mensajería de texto del 2662 para recibir el saldo de las cuentas bancarias de los usuarios de este banco, y el denominado sistema Pago Clave, que no es más que un sistema peer to peer o P2P, a los efectos de facilitar las transacciones financieras en el país a través de un simple mensaje de texto (tenga usted un teléfono inteligente o no), producto de los problemas de escasez del efectivo. En ese sentido, hay que reconocer que el Banco de Venezuela ha sido pionero en el sistema financiero venezolano, y que tales operaciones se han venido incrementando.

De hecho, el P2P se está promoviendo hacia sectores que tradicionalmente no han sido bancarizados, y les ha venido resultado como alternativa. Tal vez el detalle es que no hemos difundido suficientemente este sistema y como funciona.

También grosso modo, me expresó José Javier Morales los proyectos y planes del banco en aras de atender la demanda social de sus usuarios y usuarias. Además del seguimiento a las denuncias y reclamos de los mismos, lo cual me consta, ya que por invitación de él mismo, pude acceder a su oficina y conversar sobre las problemáticas que afronta el banco.

Igualmente me explicó sobre el trámite burocrático que debe seguirse para la obtención de los recursos otorgados por el Presidente Nicolás Maduro para la adecuación de la plataforma tecnológica del Banco de Venezuela. Sin duda los recursos han sido aprobados, más sin embargo hacemos votos porque los mismos lleguen con la premura que el caso amerita, para el avance mucho más rápido de los proyectos que este banco bandera de la Revolución Bolivariana tiene en beneficio de nuestro pueblo.

Particularmente pienso, que así como hay funcionarios públicos que maltratan al pueblo, lo vejan, lo humillan, no son la mayoría. Es justicia que la mayoría somos servidores públicos que buscamos la mejor de las atenciones a nuestro pueblo, de tener empatía con él, y atender en la medida de nuestras posibilidades sus requerimientos. Este es el elemento que destaco de la reunión sostenida con el camarada José Javier Morales, y que me permito a través de estas líneas hacer el correspondiente reconocimiento.

De mi parte, mis artículos serán críticos en la medida de utilizar la misma para corregir errores en el mejor espíritu chavista, y con posibles propuestas y soluciones cuando el caso lo amerite. No formularé artículos ni opiniones de manera de hacerles el juego a los enemigos de la patria, y a los mercaderes de la esperanza.

También hay varias sorpresas que en los próximos días el banco desplegará. Pero no estoy autorizado para divulgarlas. Eso si se lo dejo a los compañeros del Banco de Venezuela. Pero lo cierto es que también hay experiencias e iniciativas positivas que deben ser divulgadas. Eso trato de hacerlo a través de esta vía.

Espero haber cumplido el cometido.

¡Bolívar y Chávez viven, y sus luchas y la Patria que nos legaron siguen!

¡Independencia y Patria Socialista!

¡Viviremos y Venceremos!



Esta nota ha sido leída aproximadamente 3309 veces.



Juan Martorano

Abogado, Activista por los Derechos Humanos, Militante Revolucionario y de la Red Nacional de Tuiter@s Socialistas (RENTSOC).

 jmartoranoster@gmail.com      @juanmartorano

Visite el perfil de Juan Martorano para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a261604.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO