Nicolás Hurtado Barrios 51 años después

La desaparición del Teniente Nicolás Hurtado Barrios (23/03/1967) sigue siendo un misterio. Hurtado Barrios fue prisionero político por haberse alzado junto a Moncada Vidal en 1958, Betancourt hizo enconada la prisión contra este teniente ejemplar en su desempeño militar, en la cárcel se hizo comunista, estudió y dejó contenidos teóricos que el mismo Hugo Chávez retomó y configuró en la concepción de un ejército antiimperialista, popular y revolucionario como la Fuerza Armada Nacional Bolivariana actual, tal y como lo concibieron Pedro Medina Silva y Nicolás Hurtado en el libro "¿Porque luchamos? en 1963.

Hurtado Barrios se formó en cursos de alto mando militar en Vietnam y China luego de su exilio en 1964, ingresó clandestinamente a Venezuela en 1966 y se incorporó a las guerrillas del Frente José Leonardo Chirinos donde lo encontró la muerte en combate, desde entonces no se sabe del paradero de sus restos.

En 2004 Pedro Pablo Linarez condujo una exploración en el caserío Aguas Dormidas en Portuguesa donde realizaron una excavación bajo la observación de una unidad criminalística del CICPC y la Fiscalía General de la República, en el sitio del combate referido encontraron unos restos, a los cuales se le practicaron exámenes de ADN para compararlos con los de sus familiares. Sus resultados todavía son un misterio.

Antes de entregar el Informe Final, algunos miembros de la Comisión por la Justicia y la Verdad preguntamos a la entonces Fiscal Luisa Ortega Díaz, por la verificación de esos restos y la respuesta fue que aún no se sabía nada y dejó muchas dudas sobre los resultados de aquel examen practicado por el CICPC en 2004.

Hoy, cuando honramos la memoria del Teniente Nicolás Hurtado Barrios con una cátedra de estudios sobre la insurgencia social, intelectual y armada en la Escuela de Historia de Universidad de la Rómulo Gallegos en Calabozo, Guárico, de donde era originario, nos preguntamos y exhortamos al Ministerio Público a revisar aquellos expedientes pendientes de investigaciones judiciales todavía abiertas como el caso de Hurtado Barrios.

Pudiéramos señalar que en la muerte de Nicolás Hurtado Barrios no concurren los protocolos de lesa humanidad, porque fue en combate cuando cayó mortalmente herido, así los señalan los testimonio recogidos por Pedro Pablo Linarez (Desaparecidos.UBV 2007, pp 114-140) y la recopilación de Néstor Francia (Con las botas puestas. MPPEP, 2006). Sin embargo, también hubo fotografías de Hurtado Barrios, con las manos amputadas y el hecho de no haber entregado sus restos a los familiares, constituyen un delito y un crimen bárbaro que está tipificado en la leyes nacionales e internacionales.

Desde 1967, es decir desde hace 51 años, los padres de Hurtado Barrios, ya fallecidos, solicitaron innumerablemente sus restos y luego los hijos del oficial y guerrillero desaparecido han clamado una justicia bordada con resignación, ahí está una historia escrita en decenas de cartas requiriendo la actuación de las autoridades para que se cumplan las obligaciones de un proceso que está avanzado pero que no ha concluido, como no ha concluido el dolor cada 23 de marzo desde 1967, cuando las familiares velan la muerte de Nicolás Hurtado Barrios en los eternos duelos de los desaparecidos.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2192 veces.



Aldemaro Barrios


Visite el perfil de Aldemaro Barrios para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Aldemaro Barrios

Aldemaro Barrios

Más artículos de este autor