El dilema de la oposición

"Votar por Falcón" o "no votar"…

"A los que les gusta mucho la plata hay que correrlos de la política; son un peligro"

José "Pepe" Mujica

 

"Bueno, camarita, da la impresión que el camino electoral está tomando forma, o por lo menos, la forma que el pueblo, ávido de elecciones, desea: democráticamente y en paz. Sin embargo es de resaltar que las cosas no van bien en el mundo, no sirve de nada negarlo. El mundo está experimentando la lenta agonía de una civilización decadente. ¿Qué pasó con todos nuestros hermosos valores? ¡Idos! Aceptamos un aumento en el crimen, la violencia, la locura humana... el crecimiento económico casi ha desaparecido, y nuestros sueños de un futuro feliz han sido barridos como por un maremoto. Hoy estamos ayudando a garantizar que nadie olvide lo que la locura humana fue capaz de producir. Los más débiles de nosotros perderán todo lo que tienen. Incluso en los países "ricos" cada vez más personas buenas tendrán miedo de no tener más un techo sobre sus cabezas, de no poder ayudar a sus hijos o incluso cuidarse a sí mismos adecuadamente. Hasta la naturaleza está jugando su parte, con su suministro constante de catástrofes; huracanes, tsunamis, terremotos, volcanes que arrojan ceniza ardiente... ¡es suficiente para hacerles creer que la naturaleza, harta de nuestra civilización, está a punto de acabarlo todo! Hasta ahora todo lo que el pueblo ha hecho es someterse al tumulto, a la desesperanza en algunos casos, a la violencia, al odio entre hermanos. La gente ha experimentado todo el peso de los efectos perversos de esta situación en su vida personal, profesional, emocional y financiera. Pero según Falsón, digo Falcón, todo eso estará terminado el día de su triunfo. Por eso empezó prometiendo que el ciudadano de a pié vivirá sin tener que preocuparse por el dinero y se despertará cada mañana con una sonrisa en la cara; que al día siguiente de su triunfo, como por obra y gracia del Espíritu Santo, se podrá tener una hermosa casa, ser su propio jefe y nunca más tener que trabajar para una empresa, viajar a los 4 rincones del mundo y quedarse en lujosos hoteles. Sin embargo, todos sabemos que son promesas electoreras que no cumpliría, en la utopía de un triunfo suyo. Los electores lo conocen bien y saben de lo que es capaz. Basta con entender al lado de quienes estuvo durante muchísimo tiempo como para caer en la trampa y creerle." Anacleto me tenía asombrado con esta manera de enfocar la situación y al verme confundido continuó: "Lo triste para él han sido las declaraciones de ese acérrimo enemigo del gobierno llamado Luis Vicente, que asegura que la oposición se despedaza entre la disyuntiva de votar o abstenerse, ocasionando su propia destrucción. ¡O sea, me iría demasiado!"

Indudablemente la situación del país no es fácil, sobre todo con ataques provenientes de todos los flancos para tratar de doblegarlo. Sanciones van y sanciones vienen y el país sigue funcionando en la búsqueda de salidas permanentes a los problemas que le aquejan. Pero la realidad es una sola: habrá elecciones presidenciales contra viento y marea, algo que durante mucho tiempo la fracasada oposición venezolana y sus aliados internacionales estuvieron solicitando y que ahora, al saber que no tienen pueblo para un triunfo, rechazan bajo la excusa de "falta de condiciones transparentes" para poder participar. El elector venezolano observa con asombro como, mientras los eternos viajeros y autoexiliados andan por el mundo pidiendo sanciones para aquellos a quienes no han podido derrotar democráticamente, bloqueo al país para que no entren alimentos ni medicinas, otros creen que con falsas promesas lo van a poder engañar nuevamente como lo hicieran en diciembre del 2015.

Falcón viene de perder con la Almiranta en Lara por más de cien mil votos. Por eso la oposición no cree en su "posible" triunfo y está dividida entre aquellos que llaman a votar por él, y los que piden directamente la abstención para deslegitimar el proceso; entre ellos no se vislumbra ningún tipo de acuerdo. Todos quieren ser protagonistas de novela y los vemos a diario dando declaraciones destempladas que no convencen a nadie. Se echan cuchillo unos a otros por no lograr unificar criterios, lo que al final los conducirá evidentemente a un nuevo fracaso. Ramos Allup, el más interesado llamando a elecciones en el pasado cercano, declaró que ir a elecciones es una locura demasiado costosa e irreparable. Claro, todo porque él no es el candidato y ni se atreve a postularse por aquello de no tener quienes le den el triunfo. Es risorio que la embajada de Estados Unidos en Caracas asegure que la "Constitución y las leyes democráticas" de ese país contemplen que "en democracia los ciudadanos votan para elegir", sobre todo conociendo que su presidente no fue electo por el voto popular.

Ya Falcón declaró que su jefe de programa de Gobierno será Francisco Rodríguez, hijo del también economista Gumersindo Rodríguez, jefe del gabinete económico durante el primer gobierno de Carlos Andrés Pérez, y que su jefe de campaña será Claudio Fermín, excandidato presidencial de AD (1993), Renovación (1998) y Encuentro Nacional (2000). El primero propone dolarizar los salarios en el país y lograr "una economía productiva, abierta, que mire hacia el siglo XXI de verdad". Ofrece "una tarjeta solidaria", a la que tendrán acceso todos los venezolanos, en la que recibirá cada adulto y cada niño 25 y 10 dólares, respectivamente, "dinero de verdad para que puedan hacer sus gastos de verdad", algo así como la tarjeta "Mi Negra" de Rosales. Si según ellos, el país está en quiebra, ¿de donde sacará dinero "dolarizado" para hacerlo? Ah, ya sé, de créditos americanos para endeudar de nuevo al país con los gringos y justificar que se apoderen de nuestros recursos minerales.

Fermín se había postulado para estas presidenciales con las mismas condiciones existentes al momento y se retiró al tener clara su derrota. Sería una más en su haber y se sumó al coro de exigentes de "condiciones transparentes", a sabiendas que aquí existe "el mejor sistema electoral del mundo", según palabras del expresidente Jimmy Carter. Sin embargo su presencia no ayuda mucho a Falcón por ser un conocido perdedor. Sobre todo, la gente no cree en aquellos que andan saltando de bando en bando, en busca de satisfacer su ego. Muchos recuerdan como perdió la re-elección a la Alcaldía de Caracas con Aristóbulo y luego la elección ante Barreto. Al igual que del Vampi Ledezma, nadie tiene buenos recuerdos de su gestión.

El de Datanálisis aseveró que "Votar o no votar es un dilema falso. El dilema real es qué estrategia logra unificar a la oposición y le permite motivar a la gente…, sea para votar o para abstenerse". Pero la realidad es que, con la creación del parapeto llamado Frente Amplio, algo igual a las sepultas Coordinadora Democrática y MUD, que llama a la abstención, menos lograrán ponerse de acuerdo. Pedro P. Fernández, hijo del Tigre y miembro del comando de campaña de Falcón, insistió en que "la participación sigue siendo la única vía". Como información de última hora se escuchan rumores de conversaciones entre AD y PJ con el PSUV y el gobierno, solicitando una nueva prórroga hasta junio para poder participar. Lo único claro en el ámbito de la oposición es su desunión. Amanecerá y veremos. Mientras, en el Polo Patriótico la unidad y la lealtad están a flor de piel, prestas para una nueva victoria de Nicolás Maduro.

 

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 756 veces.



Luis Semprún Jurado

Profesional, productor audiovisual, co-productor y co-moderador del programa radial El Ojo de la Ciudad en Maracaibo, estado Zulia

 luissemp2003@gmail.com      @luissemp

Visite el perfil de Luis Semprún Jurado para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Luis Semprún Jurado

Luis Semprún Jurado

Más artículos de este autor



US mp N Y ab = '0' /actualidad/a260848.htmlCd0NV CAC = Y co = US