¿El PIB económico o el PIB ético?

  1. Desde los sectores más conservadores de la derecha se han venido haciendo comparaciones entre el régimen cubano y el gobierno de Venezuela. Más específicamente, se viene comparando la etapa de crisis económica en Cuba, conocido como "período especial", iniciado en los años 90, con la crisis económica en Venezuela desde el 2014 hasta ahora. También cierta izquierda ortodoxa se ufana de mostrar las "coincidencias" entre los dos procesos. Ambos parten del desconocimiento profundo de los hechos históricos que envuelven esos episodios.

  2. El colapso de la URSS marcó una etapa significativa de turbulencia económica para Cuba, cuya economía dependía en buena medida de las relaciones comerciales con Moscú a través del Consejo de Ayuda Mutua Económica (CAME). Según cifras de la Cepal y del Banco Mundial, la isla sufrió una caída entre 1990 y 1994 de 14,9% de su PIB, el saldo a cuenta corriente de su balanza de pagos disminuyó 11,8% solo en 1990. Su deuda externa correspondía a 53,1% de su Producto Interno Bruto. Su Ingreso Nacional Bruto tuvo una reducción de 32% pasando de USD 2.750 bn en 1989 a USD 1.870 bn en el año 1993. Por su parte, Venezuela vive su quinto año de recesión consecutiva, desde que la caída de los precios del petróleo en el 2014 hizo crujir una economía que no estaba preparada para ello, sufre una caída importante de su producción petrolera, posee una deuda que ronda los USD 170.000 bn y una contracción gigantesca de sus importaciones de bienes y servicios básicos para la población. Sin embargo, resulta difícil realizar comparaciones económicas de dos países de dimensiones tan diferentes y en períodos históricos distantes. Sin embargo, pudiéramos ensayar una manera, midiendo el PIB Per cápita de ambos países a precios constantes: en Venezuela el PIB per cápita es de 5.181 USD en el 2017, mientras que la Cuba del "período especial" tuvo un PIB per cápita USD 2.706,17. Es decir, el PIB venezolano actual dúplica al PIB cubano de aquel entonces.

  3. Sobre el tratamiento político de la crisis también es importante hablar. El régimen cubano está lejos de ser perfecto, sus errores económicos, como en el caso venezolano, son anteriores al periodo de crisis. No obstante, hay un tratamiento muy diferente a las dificultades económicas entre la Cuba de Fidel y la Venezuela de Maduro. Por ejemplo, en 1970, Fidel Castro pronuncia un discurso autocritico tras el fracaso del plan de la zafra de los 10 millones diciendo: "Nuestros enemigos dicen que tenemos dificultades, y en eso tienen razón nuestros enemigos. Dicen que tenemos problemas, y en realidad tienen razón nuestros enemigos. Dicen que hay descontento, y en realidad tienen razón nuestros enemigos. Dicen que hay irritaciones, y en realidad tienen razón nuestros enemigos. Como ven, no tenemos el temor de admitir cuándo nuestros enemigos tienen razón. Pero voy a dar más datos. Esto que traigo aquí no es un discurso, no es un discurso, no señor; estos datos constituyen un informe altamente secreto de la economía. Y esto que traigo aquí no es un discurso, sino los secretos de la economía, de esas cosas que se escriben y se dicen en secreto para que el enemigo no lo sepa. ¡No! Aquí los tenemos. No los décimos para que el enemigo lo sepa. ¡El enemigo realmente nos importa un bledo! Y si algunas de las cosas que decimos las explota el enemigo y nos producen profunda vergüenza, ¡bienvenida sea la vergüenza!, ¡bienvenida sea la pena si sabemos convertir la vergüenza en fuerza, si sabemos convertir la vergüenza en espíritu de trabajo, si sabemos convertir la vergüenza en dignidad, si sabemos convertir la vergüenza en moral! De manera que aquí están los secretos, para el pueblo…". En otro episodio ocurrido el 5 de agosto de 1994, en el momento más crítico de la crisis cubana, en medio de un importante episodio de protestas, donde los habitantes de la Habana rompieron tiendas, gritaron consignas y se movilizaron hacia el Malecón de la Habana. Cuenta un reportero norteamericano que Fidel Castro hizo acto de presencia e intentó exitosamente calmar a los manifestantes. Cuando el reportero le pregunta ¿cómo tomó esa decisión? Fidel le contesta, "me dijeron que estaban apedreando al pueblo, y yo vine a recibir mi cuota de piedras". Por su parte los dirigentes del gobierno de Venezuela jamás admiten la "crisis", cuestionan y excomulgan a los dirigentes que promueven la autocrítica, no admiten en ningún escenario los errores cometidos en materia económica, no publican las cifras oficiales, las esconden, mienten, o las maquillan. Ante las protestas y saqueos, en muy pocas oportunidades ha hecho acto de presencia alguna autoridad política o miembro del PSUV. Además, en los ministerios se mantienen los grandes privilegios para altos funcionarios, se compran flotas nuevas de carro, se mantienen partidas para gastos suntuarios y la corrupción galopa a sus anchas.

  4. Mientras redacto estas líneas busco de manera apresurada los textos de la disidencia cubana, reviso a la bloguera Yoani Sánchez, leo a Huber Matos y a los comunicados de las Damas de Blanco. Intento encontrar narraciones críticas sobre lo ocurrido en esos episodios. Leo historias del éxodo de los balseros, de las largas colas, de la libreta de racionamiento, de los apagones, de las carencias, durante el "período especial" cubano. Sin embargo, aún no he encontrado a ningún detractor del régimen cubano que hable de niños, mujeres y ancianos comiendo basura en la calle de la Habana del 94 como se ven a diario en las calles de Caracas del 2018. A pesar de que el PIB de Venezuela duplica al de la Cuba de los 90, el fenómeno de los venezolanos y venezolanas que hoy comen basura en la calle no solo deja al desnudo la desigualdad en nuestra sociedad. También, denuncia la soberbia y falta de sensibilidad de nuestros dirigentes políticos. Es ilustrativo ver en la Av Urdaneta de Caracas, justo en la calle que va de la Esquina de las Ibarras hasta la Plaza Bolívar, como al caer la tarde, un grupo de niños descamisados, mujeres y hombres hambrientos hurgan en la basura. Es importante destacar que esto queda a cuatro cuadras de Miraflores y la Casona, a dos cuadras del Ministerio de Finanzas y el BCV, a media cuadra del Ministerio de Industrias, la Alcaldía de Caracas, el GDC, y hasta de la Iglesia Católica. Por esa zona también queda el Ministerio de Educación, el Ministerio de Educación Universitaria, el Ministerio de Ciencia y Tecnología y la Misión Negra Hipólita. También cabe las siguientes preguntas ¿Dónde está el PSUV? ¿Dónde está Somos? ¿Dónde están los Consejos Comunales? ¿Dónde están las Comunas? ¿Dónde están los movimientos sociales? En conclusión, difiero de quienes en la derecha y la izquierda hablan de las "coincidencias" entre ambos periodos críticos. El PIB per cápita económico de Venezuela duplica al de Cuba, pero el PIB ético de la revolución cubana está muy lejos de ser alcanzado por la crisis ética de la revolución bolivariana.





 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 749 veces.



Damian Alifa

Combatiente en la batalla de las ideas

 daalifa@gmail.com      @AlifaDamian

Visite el perfil de Damian Alifa para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Damian Alifa

Damian Alifa

Más artículos de este autor



US mp N Y ab = '0' /actualidad/a260539.htmlCd0NV CAC = Y co = US