S.O.S.Panaderías para Servicios Públicos privatizados de hecho

¿Cómo y con qué tranquilidad puede ir a votar una familia que deba pagar 100.000 Bs.F y más por un kilo de azúcar o de queso?

Sabemos que el gobierno maneja muy bien sus planes mediano y largoplacistas de cara a socorrer y dar vida digna a quienes jamás la disfrutaron bajo regímenes anteriores y para las nuevas generaciones; y eso estaría bien, pero, resulta que quienes vamos a votar somos las personas del corto plazo, las de ahorita.

El ejemplo de la pérdida del Poder Legislativo, año 2015, pareciera no haber hecho mella al respecto.

Entonces, mal puede aglutinarse un mayor número de votantes que actualmente está sometido a una de las angustias más pesadas como son alimentar a sus niños, a su familia, a sí mismo. No poder presupuestar ni siquiera para 24 horas, ni de la tarde para por la mañana porque los precios están al garete.

Creemos que sí se podría hacer algo antes de las elecciones venideras, que sí puede realizarse un esfuerzo masivo y extensivo que acabe definitivamente con este desorden comercial. Por ejemplo: ¿Cómo es que las oficinas de Movilnet tienen empelados que cobran por prestar sus servicios a razón de 100% del valor de una recarga?; que en PdvsaGas los repartidores se hayan adueñado de las bombonas familiares debidamente registradas como domicilios familiares para vendérselas a los comerciantes del lugar. Ejemplo: la Parroquia El Socorro, Sector la Pastora, Valencia, Carabobo.

Desde que las gobernaciones regionales fueron autonomizadas electoralmente, además de los tradicionales e históricos monopolios ejercidos alegremente, antes, por los llamados Concejos Municipales, y ahora las Alcaldías, ambos gobiernos provinciales se han adueñado literalmente de estas administraciones en lo ideológico, lo cultural, lo deportivo, y particularmente lo presupuestario.

El situado constitucional es apropiado por el partido que gane las elecciones correspondientes, no hay manera de que el gobierno central actúe sobre esas irregularidades y finalmente hemos sembrado las regiones y localidades del viejo caciquismo colonial con señores y señorones, con gobiernos y gobiernitos.

Un reflejo fiel de semejantes autonomías y monopolios provincianos son el comercio y las pocas o muchas fábricas del interior del país, fuera de Caracas. Concretamente, por ejemplo, las panaderías y ferreterías, ventas de repuestos electrodomésticos, zapaterías y tiendas afines son controladas por extranjeros que más viven en su tierra natal y hacia ella mandan dólares de aquí, de este pendejo país que les da todo y de todo.

En cuanto a panaderías, no es posible que hoy( 09-12-2017) haya amanecido un pan tipo canilla en Bs.F 10.000 y que esas panaderías sigan abiertas sin que ningún gobernante haga nada para castigar a semejantes especuladores. Estas panaderías se abstienen de comprarle al gobierno por ser antichavistas y optan por comprarle a bachaqueros que les implica una mayor inversión y en consecuencia mayores ganancias absolutas y relativas, además de enojar más a sus clientes frente al gobierno.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 569 veces.



Manuel C. Martínez


Visite el perfil de Manuel C. Martínez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: