Revolución habla que habla y la Guerra sigue que sigue

Estamos en batalla permanente, eso lo sabemos, los payasos internos solo reciben migajas del Imperio, los verdaderos verdugos están en el exterior junto a todos las "Casas Reales" que ven amenazada su "calidad de vida" pues no pueden seguir ROBANDO a los Pueblos del mundo que ya están bien despiertos y eso los tiene muy nerviosos con vista hacia el futuro inmediato; es decir, les urge seguir oprimiendo a las naciones. Ellos tienen siglos robando a los pueblos, anda muy cerca la caída de ciertos imperios y de los que se creen intocables y muy poderosos, no es película ni ficción, es real y esta allí, a la vuelta de la esquina. Por eso el gran desespero.

En nuestra revolución siempre hay que hacer las críticas y autocriticas, prender las alarmas permanentemente. Quizás hay cierto "descontento" con las situaciones irregulares e injustas que se ven diariamente hoy, eso no se niega ni hay que ocultarlo para nada; es claro, que muchos problemas han sido causados de manera intencional por esa oposición apátrida y los enemigos de la patria, una guerra económica inducida o no, por infiltrados o no, sabemos el perfil de nuestros enemigos; pero lo que nunca va a ocurrir es propiciar divisiones revolucionarias y que, por ese "descontento" momentáneo, salgamos a votar por la derecha fascista y todo el combo de forajidos que existe en la oposición y más allá, que han maltratado a la patria por siglos y, en especial, en estos últimos veinte años; han manipulado a las personas, han asesinado, han quemado personas, han causado daños materiales, grandes daños patrimoniales, robo y desfalco a la nación y todo por vender al país a cuenta de una comisión en billetes verdes que le garantice vivir bien a unos pocos, todo ello pasa por entregar a nuestra Venezuela. Mientras la Oposición apátrida junto a su jefe del Norte y Coronas Reales, persistan en su guerra económica y demás males, la revolución apuesta por la paz, la democracia, la aplicación de la Constitución y las leyes, por tanto, repito, más elecciones, más democracia, más participación del pueblo. A más guerra y saboteo más democracia y más elecciones, ese es el camino correcto, pero siempre en alerta máxima y preparados para cualquier escenario.

Las familias que se aman de verdad, las que luchan toda la vida, aceptan sus errores, sus debilidades, sus aciertos y desaciertos y se ayudan para superar las dificultades y avanzar en la vida. Como buena familia, se pueden tener diferencias, sí existe amor de verdad, ello supera cualquier barrera. PERO, cuando no existe amor de verdad, cuando no existen buenas intenciones, no hay sinceridad, se acrecienta el odio, la violencia y en consecuencia se destroza a la familia, no existe la familia, se diluye para siempre en el tiempo. Eso es lo que hacen las grandes potencias e imperios, ellos no conocen de amor ni de pueblo, no creen en ninguna clase social, no les importa nada ni a nadie, simplemente apropiarse por la fuerza de las riquezas de otras naciones y nada más, le llenan los bolsillos a unos cuantos apátridas, luego los desechan y listo, toman el control de las naciones, así son ellos.

El Pueblo sigue aguantando estoico esta situación, eso es claro; existe aún esperanza por un mejor futuro, PERO las respuestas y acciones concretas para frenar la aberración "pareciera" que van muy lentas. Aceleren las acciones y paren la guerra.

El Presidente y todas las altas autoridades de la revolución Bolivariana , en unión con su pueblo, andan tomando decisiones trascendentales para avanzar, reuniones van y vienen, se hacen miles a nivel nacional y las personas participamos en todos esos eventos, cosa maravillosa; pero en el terreno del día a día, hay cierta desesperanza, hay cierto nerviosismo por la manera tan brutal en los ajustes de los precios de rubros esenciales; todo eso hace que cada vez más se intensifique esa enfermedad llamada guerra económica que se expande peligrosamente por la nación, inducida o no. El ataque imperial empezó desde hace rato, están desesperados, hambrientos de guerra y de seguir robando a los pueblos, ya es de frente y sin medias tintas, los enemigos de la Patria andan al descubierto; bueno los esperamos en la bajadita, la pelea es peleando. No hemos dado con la cura, por ahora, a esa guerra sin cuartel, algo viene por allí, lo sabemos. Falta eso contundente que impacte verdaderamente y por sorpresa a los que nos hacen la guerra a lo interno, algo que les duela de verdad, algo que les permita reflexionar y ponerse del lado del país, de Venezuela y no para entregar a la patria. Sabemos lo que viene por allí, lo que no se ha dicho todavía, lo que no se ve a simple vista, repito, lo mejor esta por venir, los planes especiales de impacto están por llegar; pero hagan lo propio y actúen en consecuencia con mucha contundencia, para luego es muy tarde. La ofensiva revolucionaria debe ser demoledora, debe ser descomunal y más de uno, en esa oposición apátrida, corre o se encarama. No hay tiempo para errores u omisiones y arrepentimientos, lo que decidamos, debe ser a paso de vencedores, y lo que viene en camino, es lo mejor, nos referimos a los aspectos no visibles y que deben ser activados de manera sorpresiva. El Imperio y sus lacayos tienen sus planes, la violencia por delante, eso es claro. Cuidado con las fechas relevantes para la revolución, nos quieren afectar en momentos que son sensibles para la patria. Alerta y mosca, a buen entendedor, ya saben.

La realidad que nos golpea hoy en la cara, es que existe un "Pueblo", no sabemos si son venezolanos o extranjeros o de la Luna o de Marte, en "TODOS LOS ESTRATOS SOCIALES", que andan jugando a la candelita: gente muy pobre, que quiere ser "rico" a punta de bachaqueo, gente de las clases populares que desea ganarse rápido unos reales y juegan al caos por aquello de la "viveza criolla", ni hablar de la gente de clase media, alta y muy alta, que andan socavando, hasta su propio "hueco" y no se dan cuenta de ello, dañando a la patria y a su propio futuro por cualquier vía. Una parte de la población, inducidas o no, manipuladas o no, directa o indirectamente, en esa cadena perversa, andan destrozando al país.

Mientras se hacen reuniones gubernamentales, con una parte del sector empresarial "responsable", inmediatamente las cadenas de distribución como Makro, Centralmadeirense, GammaExpress, Plan Suarez, Luvebras, entre otras grandes cadenas de distribución y venta de alimentos, han VACIADO ESTA SEMANA sus anaqueles en un 80%. Cuidado, que algunas personas, a lo interno de dichos comercios, señalan por voces de pasillos, en las catacumbas de ese pueblo que labora en esos espacios, la activación de un "GRAN COMPLOT" contra el gobierno por haber decidido colocar los precios al 15/12/2017, que ya estaban inflados por cierto; pero ahora señalan que tienen pérdidas y no reciben de sus "proveedores" mercancías. Otros, a lo interno, señalan que dichos comercios se preparan para cerrar sus puertas por tres meses y esperar a que pasen las elecciones, pero todo ello para SABOTEAR las elecciones presidenciales y crear un clima nefasto de desabastecimiento más brutal rumbo al mes de Febrero, MOSCA. El que quiera verlo, basta con observar como están los ANAQUELES hoy, en muchos locales de esas cadenas de alimentos que enfilan sus baterías para seguir su saboteo. Paren la guerra.

El grave problema de la manipulación de la economía, sea inducida o no, trae consigo el "sálvese quien pueda" y para ello, en esas situaciones de "crisis", pareciera que el ser humano saca a relucir sus instintos de animales, allí pasa de todo, unos lo hacen para sobrevivir, otros para sacar provecho de la situación y en esa mescolanza, se ríen los que siempre han tenido dinero, divisas, los que no creen en ningún pueblo ni clases sociales, y se sientan a observar como de destruye un país, por aquello de crear la pelea de perros y gatos en las calles. Todo se resume a una simple lucha de Clases Sociales que sigue siendo un factor determinante que usan los "Imperios" y "Casa Reales" para destrozar naciones.

Toda esa situación crea heridas profundas, complicadas de curar; existe gente que anda "muy confundida y temerosa", en los barrios, en los campos y en muchos rincones de la patria. La falta de bienes esenciales produce un gran sentimiento de incertidumbre; los que están claritos dan un paso al frente y dispuestos a seguir dando la batalla en el terreno que sea, otros quedan en el torbellino de la incertidumbre. Claro, no subestimen variables, algo siempre se puede colar, pero estamos avanzando.

Mientras la revolución habla todos los días y hace referencia a los beneficios sociales para luchar contra esa guerra; el escenario del ciudadano de a pie, al enfrentar una realidad que le impacta en su bolsillo, en su cuerpo, en su alma, en sus emociones, trae como consecuencia muchos sentimientos encontrados y ello es peligrosísimo. El dólar devastador sigue subiendo y los distintos Comercios, de todo tipo, ponen los precios que les da la gana, un simple zapatico, para un niño de 2 años, tienen un precio de Bs. 1.245.450 (vayan a verlo en las zapaterías de ciertos centros comerciales) y una simple hoja de examen para nuestros niños están en Bs. 15.000 cada una, entre muchas cosas básicas de la vida común, nada de lujos. Locura colectiva impera en el país para destrozar la patria, están tocando cosas muy sagradas, de allí esa "desesperanza", momentánea. Cuidado, paren la Guerra.

Independencia y Patria Socialista, Viviremos y Venceremos, la derecha fascista, apátrida y los traidores no podrán, ellos mismos señalaron claramente que estamos en guerra, por tanto, nadie niega los problemas, nadie los esconde, se están enfrentando, se buscan siempre opciones, vamos por todo lo nuevo; estamos en el camino correcto y venciendo, somos muchos. Tenemos el reto de seguir defendiendo el Legado del Gigante, de su plan de la patria y lo que es mejor a toda Venezuela. No olvidemos eso. El desafío de Enero 2018 es parar la guerra brutal en contra del pueblo.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 686 veces.



Darwin Solórzano


Visite el perfil de Darwin Solórzano para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: