Mi palabra

¡Alimentos en la calle!

"No hay nada peor que un año sin siembra"

Anónimo

En pleno centro de Acarigua, se encontraba una señora, comprando unos aliños, en medio del bullicio y el paso raudo de personas en busca de alimentos. Mientras pagaba, y guardaba en una bolsa con un anuncio de unos zapatos de marca, se le escuchó una expresión en voz alta, llamando la atención de los agitados compradores, y del jovencito, quien no dejaba de ofrecer la mercancía: ¡Si no fuera por estos vendedores, no sé qué estuviéramos comiendo!

La afirmación de la humilde mujer, se puede hacer extensiva a lo largo y ancho del país. En cualquiera ciudad, pueblo, y caserío nos encontramos con proveedores de verduras, hortalizas, y granos; verdaderos mercados con algún parecido a los que vemos en las películas. En todos esos sitios ofertan parte de sus cosechas, humildes trabajadores del campo, a precios de inflación, porque todo el mundo se "avispó", pero mucho más frescos, y baratos de los vendidos en los negocios de asiáticos. Esa realidad nos viene a confirmar la prédica constante del Comandante Chávez, cuando los domingos en su programa "Aló Presidente", nos alertaba de regresar al campo a sembrar–los conucos– y en las ciudades a estimular los huertos familiares. Las burlas no se hicieron esperar; muchas veces en boca de humildes campesinos–instalados en las ciudades–haciéndole coro a los opositores, quienes vociferaban su firme rechazo, porque lo consideraban un atraso, regresar al cultivo, para producirse los alimentos originarios de nuestra tierra; ahora la necesidad nos está llevando a poner en práctica esa arenga del visionario Hugo Chávez.

Todos los días vemos, como se agudiza la escasez de alimentos, sobre todos los procesados, o manufacturados–mantequilla, salsa de tomate, mayonesa, aceite, y pasta comestible entre otros– y cuando se consiguen, es a precios de locura, difícil de comprar, algo exagerado, porque los salarios se han minimizado a la par de nuestra moneda, de tal manera que cualquiera persona acostumbrada a pedir para vivir –los hay por cantidad– se les hace muy difícil sobrevivir, porque cualquier producto en una panadería se cotiza por encima de los 30 mil bs (30 bs) Los ejemplos son muy sencillos, pero muy difícil de aceptar por la comodidad creada en toda esta era petrolera. Una bolsa de pan "árabe" de 6 unidades, cuesta alrededor de los 70 mil bs, casi 12 mil por unidad, cantidad suficiente para adquirir 7 kilos de yuca, tubérculo con mucho más alimento que el pan de trigo, y además resuelve por varios días.

Estoy hablando de lo más preocupante, dentro de la grave crisis económica de nuestro país: la alimentación. En muy corto tiempo los anaqueles de la mayoría de los supermercados se han vaciado, a la par de una inflación asfixiante, el cual no para de subir, creando mucha incertidumbre en la población. Pasaron las fiestas navideñas, y se ha acentuado la escases de muchos productos fabricados a precios de "dólar Today" Es tan preocupante la situación por la dependencia, y la falta de consciencia, que, en una carnicería, cuando le preguntaron al vendedor por el kilo de chuleta ahumada, le daba pena responder por el precio: casi 800 mil bs el kg; pasado unos minutos se le escuchó decir: ¡el dólar today nos está matando!

Los cambios en los hábitos alimenticios, se han hecho presente en medio de la profunda crisis, y además el efecto publicitario en la sociedad de consumo, había hecho estragos en la alimentación de la población, por eso la proliferación de negocios con productos elaborados con materia prima, no producida en nuestro país. Por eso el Comandante Chávez, veía en lo inmediato utilizar tubérculos de fácil siembra, y cosecha para elaborar el pan de cada día; hasta los momentos no se ha cumplido, por la negligencia, la podredumbre, la desinformación, y la transculturización, manteniéndonos atados a viejos esquemas muy difícil de borrar, y además el afilado cuchillo del dólar, cada día hiere con saña nuestra economía. Nadie ha visto las interminables colas para comprar pan de trigo, en las ventas de yuca, aun, cuando el producto es mucho más nutritivo, y muy fácil de preparar.

Todo depende de la transculturización en nuestras costumbres alimenticias, pero ahora a falta de divisas para importar, y todos sabemos, como se maneja en el mercado internacional, el comercio a través del dólar; a todo esto, tenemos que agregarle, la guerra económica a través de la página "dólar today" aun, cuando muchas personas lo niegan. El simple hecho de traer trigo, cuando tenemos infinidades de cultivos, propios de nuestra tierra para sustituir ese producto, nos permite pensar, que, sin la orientación, y educación se hace difícil, pero no imposible vencer una barrera impuesta, por la cultura petrolera; sin embargo, la semilla sembrada por Chávez, empieza a germinar, y las cosechas de pequeños productores se ven en las calles, haciendo más llevadera la grave escasez"



Esta nota ha sido leída aproximadamente 633 veces.



Narciso Torrealba


Visite el perfil de Narciso Torrealba para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Narciso Torrealba

Narciso Torrealba

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a258403.htmlCd0NV CAC = Y co = US