Hace 1 año vi jurar a Donald Trump

Los marxistas siempre hemos descifrado los conflictos interburgueses de tipo nacional e internacional por lo cual nos toca optar por el mal menor o aquello de que "el enemigo de mi enemigo es mi amigo".Fue aí que Donald Trump llegó a la Casa Blanca para desplazar a la élite política tradicional.

Un día como hoy 20 de enero pero del año 2017 viví una de las experiencias más enriquecedoras como venezolano estudioso de los temas constitucionales y políticos del mundo, me encontraba en Estados Unidos y asistí a la ceremonia de transferencia de poder en la que Donald Trump asumía la presidencia del país militar y económicamente más poderoso del mundo.

De aquel histórico día queda mi mensaje en inglés desde el lugar de los acontecimientos.

Ver video en YouTube: chavista Jesús Silva en la fiesta de Donald Trump  https://t.co/n8G3TUKYjx

Puedo dar testimonio, como asistente ese evento, que el frío y la lluvia de Washington no pudieron disminuir la euforia de millones de personas que votaron por Trump como expresión de descontento contra lo que muchos califican como "élites políticas tradicionales" que apoyaban a la candidata Clinton. No importa si grande medios de comunicación en EEUU (viscerales enemigos de Trump) inventan minimizar el acontecimiento.

Lo cierto es que los gritos de la multitud estallaron en el momento más explosivo del discurso del nuevo Presidente, cito textualmente:

"La ceremonia de hoy tiene un significado muy especial. Porque hoy no estamos simplemente transfiriendo el poder de una administración a otra, o de un partido a otro, sino que estamos transfiriendo el poder de Washington, D.C. y devolviéndoselo a ustedes, el pueblo estadounidense".

Ver foto: https://www.instagram.com/p/BPgwanjhbNS/

Al acumular años de estudio sobre procesos en otros países, uno no puede esperar que el factor revolucionario extranjero sea como uno ideológicamente lo quiere (sino que uno simpatiza prudentemente con el menos malo en la lucha entre capitalistas) porque cada país tiene realidades propias y por lo tanto hacen las revoluciones que pueden hacer, y si una revolución radical no es posible entonces realizan cambios progresistas o dan pasos hacia adelante a favor de darle poder al pueblo.

En pocas palabras, Venezuela parió a Hugo Chávez y EEUU a Donald Trump. Obviamente en el llamado Imperio no hay proyecto presidencial de socialismo (ni estoy presentando a Trump como un revolucionario tal como lo hizo el reformista PCV apoyando al opusdiano Caldera en 1993); por el contrario lo que yo afirmo es que el texto arriba citado revelaba un oferta de reivindicar a pueblo ya que Donald ha señalado a los presuntos culpables de la desigualdad social de manera frontal y directa como nunca antes nadie lo había hecho siendo Presidente estadounidense.

El tiempo dirá si Trump pasa de las palabras a los actos. Si lucha por el pueblo y aplicable su eslogan "America First" (EEUU primero) o todo queda en promesas.

Es más probable que lo prometido no se cumpla porque inmensos poderes económicos, políticos, militares y mediáticos se oponen a semejante plan nacionalista pero vale la pena seguir estudiando este capítulo de la historia porque el solo hecho de que haya existido ese discurso es un poderoso signo de turbulencia social. Está historia continuará...



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1239 veces.



Jesús Silva R.

Doctor en Derecho Constitucional. Abogado penalista. Escritor marxista. Profesor de estudios políticos e internacionales en UCV. http://jesusmanuelsilva.blogspot.com

 jesussilva2001@gmail.com      @Jesus_Silva_R

Visite el perfil de Jesús Silva R. para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: