La revolución bolivariana y chavista durante el 2018

Este año 2018 será un difícil pero un prometedor año para el proceso revolucionario venezolano en toda su concepción democrático-socialista. Ella, la revolución, tendrá dos fundamentales por importantes escenarios que incidirán en la cotidianidad de toda la sociedad venezolano-criolla con lo cual la variable "conciencia revolucionaria" tendrá que ser, en obligante laburo, uno de los paradigmas básicos del propio proceso en cambios profundos fundamentales basados sobre las bases históricas en su conjunción con los estudios sobre realidades nacionales sostenidos en las teorías necesarias y en y con un permanente diálogo con los objetivos reales revolucionarios de toda la sociedad criolla en las particularidades urbanas y del campo.

En ese marco referente, es de obligación considerar como base en referencia el actual diálogo que se viene desarrollando entre ambas y adversas realidades político-ideológicas en función de tratar de alcanzar, por acuerdo, un entente que permita desde una convivencia lógica hasta una cierta cuasi probable cohabitación temporal para poder así alcanzar un obligante por necesario equilibrio nacional en los factores fundamentales del Estado en revolución, realidad que permita un permanente diálogo entre los paradigmas en asimetrías sobre las bases del respeto y los intereses de las partes que puedan llevar a alcanzar unas satisfacciones de clases sobre lo fundamental teórico-práctico y significativo de lo conceptual referido y contenido en las bases fundamentales del proceso revolucionario con características venezolanas.

Pero, tomemos nota, ninguna revolución con contenidos sociales como bases fundamentales de Política de Estado se realiza como tampoco evoluciona en lo que podríamos definir como un "proceso revolucionario en línea recta" y a "corto plazo"; es decir, sin la presencia fundamental e inevitable de las objetivas contradicciones nacionales tanto por evidencias externas en lo practico-ideológico de "lucha de clases" como aquellas que son las propias contradicciones a lo interno del propio conjunto político-ideológico-revolucionario. Escúchese bien, inevitables.

Es demostrable que en el marco del propio desarrollo revolucionario se vayan desarrollando las confrontaciones a lo interno del propio proceso revolucionario, proceso significado en los necesarios por obligantes "cambios profundos" del Estado venezolano con sus lógicas incidencias en "lo gubernamental"; es decir, en el desarrollo de las praxis de las políticas diseñadas, aprobadas y ejecutadas desde los diferentes órganos del Estado en cambios y transformaciones estructurales cuales inciden y afectan lo conceptual-teórico-revolucionario cual se encuentra en perfecta comunión con la praxis teórico-histórica-nacional significada en el marco de esos cambios profundos de los paradigmas del sistema capitalista actualmente en curso en Venezuela con sus praxis específicas en el marco de las realidades históricas como son las actuales manifestaciones revolucionarias venezolanas en sus propias características en curso inevitables.

Esas contradicciones teóricas en sus praxis autóctonas venezolanas se tienen y deben expresarse, por inevitabilidad objetiva, lo cual significa, en perfecta obligación, que el conjunto social adscrito al proceso revolucionario no pueda ni deba evitar discutir aquellos procesos de las contradicciones actuales cuales también se discuten en las mesas de diálogo como son las consecuencias que ya se encuentran en proceso de su lógico desarrollo actual.

Pero esas contradicciones obligan, en el marco del análisis en objetividad, a tener que reconocer a aquellos sectores políticos no adscritos a lo político-ideológico contenidos en los referentes conceptuales de la Revolución Bolivariana y Chavista pero que se auto-adscriben a y en lo "real-nacional". Es, en ese marco referente, que en función de poder realizar el "salto adelante revolucionario-criollo", en su referencia a las cualidades (factores) necesarias que significan el poder alcanzar el buscado "nuevo Estado" , en su consonancia lógico-revolucionaria en adscripciones con sus realidades tanto internas como internacionales, vista las evoluciones reales que se vienen conociendo y analizando en el actual proceso de contradicciones que se vienen exponiendo y expresando entre países conductores de una globalidad realmente objetiva no solo por histórica como por inevitable sí consideramos la realidad actual que significa la reingeniería del sistema capitalista cuando el imperio se encuentra en fase de auto-conciencia nacional. Karl Marx y su "librito": Das Kapital.

¿Qué significa lo arriba expuesto para la reflexión, análisis buscando poder objetivar políticas revolucionarias?

Permítasenos referirnos a una realidad histórica que se desarrolló en el seno de la dirigencia del Partido Comunista Chino, PCCh, a consecuencia de lo conceptual-revolucionario en tiempos precisos cuando lo civil-político se confrontaba con lo militar y ambos con lo ideológico-revolucionario sobre las bases de las influencias de Moscú y la Internacional Comunista, Komintern.

Aquel dramático proceso de contradicciones internas en el proceso revolucionario chino tenía que desarrollarse y expresarse en las conclusiones de su propio desarrollo en su praxis y experiencias históricas previas (nos estamos refiriendo a los tiempos de la segundo semestre del año 1927). Sin necesidad que nos avoquemos en desarrollar aquel proceso histórico que se expresara, en su desarrollo histórico, en lo "cívico-militar" (1926-1927), sobre las bases de aquellas contradicciones, en la resolución aprobada por el Politburó Permanente del PCCh, cual se realizara en la población de Wayaobu, provincia de Shaanxi (https://geographic.org/geographic_names/name.php?uni=-2692762&fid=1236&c=china) , cuando Mao Zedong cumplía su aniversario cuarenta y dos, el "Gran Timonel" expuso ante sus co-líderes que "…los defensores de las tácticas de la puerta cerrada afirman que las fuerzas de la revolución deben ser puras, absolutamente puras, y que el camino de la revolución debe ser recto, absolutamente recto...dicen que la burguesía nacional es…eternamente contrarrevolucionaria…ello implica que la política de puerta cerrada es la única magia maravillosa que funciona, mientras que el frente unido es una táctica oportunista…" (Philip Short. "Mao". Crítica. Barcelona, 2007, pp.469-470; negrillas nuestras).

¿Significa que en las actuales circunstancias y realidades venezolanas, en revolución permanente, se debe, no solo consolidar un Frente Nacional Unido, sino profundizarlo en referencia a los paradigmas que se están expresando en la globalidad cuales, inevitablemente, influyen sobre la "lucha de clases" en Venezuela?

Nos permitimos mencionar más arriba que la Revolución Bolivariana y Chavista se confronta, actualmente, consigo misma, es decir, esa confrontación se profundizará durante todo el año 2018 expresándose en dos escenarios específicos: el escenario interno y el escenario internacional y la lógica de la conjugación de ambos escenarios, interno e internacional, probablemente, a causa y consecuencia, por razones de aquellos intereses global-internacional-imperial y en consonancia con las realidades actuales en curso internacionales, de confrontaciones inter-potencias cuales incidirán, de manera obligante, por causa de los objetivos de clase internacional sobre las clases sociales capitalistas en lo interno-nacional-criollo. ¿Cómo se manifestó un escenario parecido durante el proceso de la Independencia?

Ello nos obliga a inquirirnos cómo dialogamos con ambos escenarios, interno e internacional, en función de la objetividad de los intereses revolucionarios; lo que nos lleva a confirmar no solo la necesidad de los diálogos que se vienen desarrollando para así podernos solidarizar con los diferentes acuerdos alcanzados, en el marco de la obligante secretud, por lo que ello no solo significa sino que es de obligación revolucionaria suscribirlos en función de objetivar las temporalidades propias tanto de la revolución como también asumir las contradicciones presentes en las actuales circunstancias objetivas con las finalidades de tratar de superarlas en función de objetivar lo significado actual revolucionario en el marco de la "lucha de clases".

Es evidente y hasta necesario que se expresen aquellos sectores revolucionarios a los que podríamos definir como aquellos descritos por Mao Zedong como son los denominados como los adeptos a "…la puerta cerrada…"; es natural que las contradicciones internas en revolución afloren en momentos precisos por necesarios pero como lo expresan continuamente tanto Nicolás Maduro Moros como Diosdado Cabello que es fundamental y revolucionario la "unidad revolucionaria" en las actuales temporalidades y, claro, ir más allá de las lógicas contradicciones en escenarios emergentes.

Ello significa, en nuestros entenderes, que lo conceptual referido a un frente nacional en unidad de clases nacionalistas y revolucionarias, es un proceso político obligante en el marco referente actual del proceso interno-venezolano que permita alcanzar un cierto equilibrio en las actuales contradicciones objetivas que vienen afectando, particularmente, a la "masa revolucionaria".

Claro, cualquier "camarita" crítico a nuestros pensares, podría recriminarnos que nos hemos movido hacia un "cierto giro hacia la derecha", o como lo expresó Mao Zedong en cita arriba expuesta para la reflexión, "…que el frente unido es una táctica oportunista…", pero ello podría significar que nuestros críticos no estarían considerando el otro factor por fundamental que afecta al propio proceso revolucionario venezolano como es la realidad actual internacional y como esa realidad internacional se viene exponiendo en permanente praxis en lo político-imperialista, en lo militar en expansión, en lo ideológico jolibucense (ideología), en las realidades sociales tanto nacionales como las migraciones permanentes, en políticas de estado evidentemente represivas y contrarias a las necesidades de sus respectivas sociedades y las realidades de unos liderazgos con un solo discurso: represión y políticas anti-sociales.

Bien lo expresaría don Simón Bolívar sobre el futuro imperio en su proceso de desarrollo tanto como nación en expansión geográfica como en su política de Estado en la necesaria búsqueda y consolidación de parabienes (materias primas) cuales los imperios europeos ya las habían adquirido (sic) en sus colonias.

Aquella precisión de don Simón Bolívar transformada en política internacional como Política de Estado de la futura República, porque no exponerlo como tal, ha sido, es y será la norma internacional obligante del Estado venezolano en sus relaciones internacionales.

 


 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 755 veces.



Miguel Ángel Del Pozo


Visite el perfil de Miguel Ángel Del Pozo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Miguel Ángel Del Pozo

Miguel Ángel Del Pozo

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a257463.htmlCd0NV CAC = Y co = US