Alcaldes a ponerse a trabajar

Alcaldes a ponerse a trabajar

“Los Municipios constituyen la unidad política primaria de la organización nacional, gozan de personalidad jurídica y autonomía dentro de los límites de esta Constitución y de la Ley. La autonomía municipal comprende:

1.- La elección de sus autoridades.

2.- La gestión de las materias de su competencia.

3.- La creación, recaudación e inversión de sus ingresos.

Las actuaciones del Municipio en el ámbito de sus competencias se cumplirán incorporando la participación ciudadana al proceso de definición y ejecución de la gestión pública y al control y evaluación de sus resultados, en forma efectiva, suficiente y oportuna, conforme a la ley.

Los actos de los Municipios no podrán ser impugnados sino ante los tribunales competentes, de conformidad con esta Constitución y con la ley”.

(Art. 168, Capitulo IV del Poder Público Nacional, Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, 1999)

Luego del extraordinario resultado de las elecciones municipales realizadas el pasado domingo 10 de diciembre, con un porcentaje que superó el 70 por ciento para el chavismo, en el marco de la elección de 335 Alcaldes en todo el país, ahora la realidad los invita a trabajar.

Un nuevo mapa político se refleja en Venezuela y un escenario democrático nunca visto en país alguno, soporta el camino de la Revolución Bolivariana con más de 24 elecciones en su haber y un récord en el último año 2017 de tres elecciones: Asamblea Nacional Constituyente, Gobernadores de Estado y Alcaldes de todo el país.

A pesar de una grave situación económica que atormenta a toda la población venezolana, con una hiperinflación inducida y una asfixia que

acorrala los precios de los productos de primera necesidad y desborda además el alto costo de la vida, el pueblo venezolano respondió con una participación masiva en las pasadas elecciones municipales, al brindar un respaldo absoluto al Presidente Nicolás Maduro, hijo y heredero del legado del Comandante Hugo Chávez Frías.

No es fácil para los enemigos del proceso en el exterior, en especial al stabliment norteamericano, entender el comportamiento de los venezolanos a quienes se les ha aplicado los más insólitos manuales desde el Departamento de Estado y de la OTAN, para derrocar a un gobierno revolucionario, al cual no se cansan de calificar en el mundo de “dictadura”.

Todos los mecanismos ensayados y probados en sistemas políticos del mundo, para tumbar y destronar gobiernos los cuales no resultan del agrado del Departamento de Estado han sido puestos a prueba.

El Modelo aplicado en Chile, Centro América, en los países árabes y en el medio oriente (Libia, Afganistán, Irak y Siria), se han estrellado en Venezuela, sobre todo por la conducta de un pueblo que asumió su rol protagónico, con la llegada en 1998 de un líder incomparable como el Comandante Hugo Chávez Frías y su Revolución Bolivariana.

No ha sido fácil superar los escollos para el gobierno revolucionario, asediado desde todos los flancos por una oposición lacaya y rastrera, la cual afortunadamente ha ido de fracaso en fracaso, gracias a su tozudez y a su falta de imaginación, incluso para interpretar los guiones que le ha preparado el propio imperio norteamericano.

El resultado apabullante obtenido por el chavismo en las pasadas elecciones contra la oposición, que ha estado equivocada de plano en su estrategia, al no participar abiertamente en las elecciones municipales; si bien representa una honrosa victoria para los bolivarianos, también es una clarinada para los líderes (alcaldes y alcaldesas) quienes resultaron victoriosos el pasado 10 de diciembre.

Los métodos que buscan retomar el poder por parte de los imperios del Norte (USA y la OTAN) y sus perros falderos de América Latina (México, Colombia, Perú, Chile, Brasil y Argentina) han sufrido una

nueva derrota, la cual marca y señala de nuevo una consigna para los pueblos de la Patria Grande: “¡Alerta, alerta, alerta que camina la espada de Bolívar por América Latina!”.

Este grito desde luego ya no es una consigna, sino un llamado a mantenernos firmes en la lucha por la liberación de los pueblos de las oligarquías opresoras y lacayas, del considerado patio trasero de los gringos en la América del Sur.

El triunfo de los más de 300 Alcaldes de la Revolución quienes enarbolan las banderas del chavismo y de las fuerzas de izquierda en Venezuela, representan un signo que esconde algo más que un triunfo electoral.

La victoria obtenida por las fuerzas del PSUV y EL Gran Polo Patriótico es una llamada al trabajo coherente y organizado del pueblo, este se remonta desde sus primeros espacios geográficos, junto a la organización popular como los Consejos Comunales, quienes reclaman respuestas y acción inmediata de la Revolución Bolivariana.

Si bien el pueblo ha soportado estoicamente las arremetidas de una guerra económica y de guerras de nuevas generaciones (psicológica, mediática, guarimbera y de especulación) ahora espera de sus líderes, comenzando por los 335 Municipios del país, que recuperemos el tiempo perdido, enfrentemos los problemas y busquemos soluciones.

Ahora nos toca derrotar definitivamente a la oligarquía hambreadora y a los siempre codiciados apetitos del Norte por nuestras riquezas naturales y nuestro petróleo; sobre todo por parte del imperialismo norteamericano y de sus lacayos de la OTAN.

Llego la hora de invocar y hacer realidad el mandato de Chávez:

“Unidad, lucha, batalla y victoria”.

¡Amanecerá y veremos!



Esta nota ha sido leída aproximadamente 842 veces.



Marco Tulio Arellano

Jubilado en Pdvsa

 arellanomt@hotmail.com      @Homugria

Visite el perfil de Marco Tulio Arellano para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Marco Tulio Arellano

Marco Tulio Arellano

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a256393.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO