Buhonero que devino en bachaquero

De toda la vida comercial, el buhonero ha sido el competidor más frecuente y numeroso del comerciante formal. En Venezuela, los comerciantes más afectados acostumbraron a contratarlos con sus propios inventarios y colocarlos frente a sus tiendas para evitar esa competencia desleal de parte del resto de los "informales".

De perogrullo, el éxito de la competencia practicada por los buhoneros siempre fue la baratura de sus precios porque con todo el riesgo[1] que siempre ha ofrecido les resolvía problemas a quienes no podían cubrir los precios formales del comerciante debidamente establecido ya que este siempre ha tenido costes ignorados por aquel.

Desde hace unos 3 años, esos mismos buhoneros empezaron a revender productos que compraban a comerciantes bien establecidos y que ofrecían precios relativamente bajos. Con esas mercancías se instalaron en las esquinas más próximas y allí empezaron a multiplicarse ante la indiferencia asumida por el Estado. Hasta les sacaron una videíto musical porque sus creadores y financistas creyeron acabar con ellos burlándose de los mismos.

Hubo un Alcalde que asumió y comprendió enseguida el peligroso potencial de semejantes prácticas-un Economista-, pero fue detenido en su intento por ser considerado un abusador de los DD.HH. Hoy, estos ingenuos defensores de los DD.HH. deben estar muy arrepentidos de no haber comprendido a tiempo que la amenaza de esos pioneros del bachaquerismo era real y muy dañina para el país, tal como lo viene siendo hasta ahora..

Algo parecido le ocurrió al honorable Fiscal de marras que absolvió de toda responsabilidad penal a los principales comprometidos en el Golpe del año 2002. Sentó un perverso antecedente que el país no termina de resolver.

Ocurre que en Economía nada es estático, sólo que su dinámica pareciera estancarse por la praxis cotidiana que es presenciada a diarios por sus propios protagonistas. De manera que sólo los expertos saben vislumbrar los efectos que a mediano y largo plazos necesariamente causarán las acciones económicas en las manos privadas deficientemente supervisadas por el Estado.

Desgraciadamente, en Política priva más la politiquería que la Economía, y de allí que si en alguna ciencia priva la piratería o el toderismo es en esta ciencia ya bastante atacada por el capitalismo, aunque la burguesía ha dado demostraciones de conocer sus leyes y principios más que los más insignes marxistas venezolanos, argentinos, mexicanos y franceses.

Hoy el bachaquerismo se ha metamorfoseado tanto a tal punto que controla a un buhonero que vende tan caro como el mayor especulador de los comerciantes formales; que se abastece de distribuidores privados y hasta burocráticos que les venden bien caro y estos distribuidores al detal revenden más caro aun.

La complejidad de este problemón económico no podrá resolverse con leyes políticas sino con acciones capaces de eliminar a estos comerciantes y distribuidores en masa y con la celeridad que el pueblo espera so pena de iniciarse una desbandada de saqueos al por mayor.


[1] Mercancías de tercera calidad, algunas con desperfectos ocultos, representan los riesgos de comprarle al informal.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 874 veces.



Manuel C. Martínez


Visite el perfil de Manuel C. Martínez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: