Oir al pueblo

Feliz muy feliz, igual que mis camaradas, compatriotas y hermanos PSUVISTAS por esta vigésima victoria electoral lograda en condiciones realmente adversas. Pues ganar 18 de 23 gobernaciones en medio de una guerra y jugando con reglas y piezas diseñadas por el enemigo, no es concha de ajo.

Ganamos, como dijo el presidente Maduro, porque el pueblo tomo la decisión de votar por nuestros candidatos. Y así fue.

Golpeado como nunca por la guerra y molesto también como nunca por las agresiones y la impunidad de especuladores, saboteadores, banqueros y terroristas, el Pueblo con P mayúscula no se dejó amilanar por el ventajismo comunicacional y las amenazas del mandatario estadounidense y sus secuaces.

Emulando aquello de "Con hambre y sin empleo con Chávez me resteo" decidió (decidimos) restearse una vez con el más agredido entre todos, nuestro presidente Nicolás Maduro.

Empoderados por cuenta propia o en estructuras institucionalizadas adecuadas con toda razón a nuestro entorno pese al contra liderazgo de burócratas que "siempre tiene la razón", el Poder Popular ha ido entendiendo y asumiendo el protagonismo histórico que le corresponde.

La dirigencia del PSUV lo reconoce y lo refleja en sus declaraciones sobre la necesidad de revisar las estructuras del partido para poder seguir liderando el proceso bolivariano y garantizar su irreversibilidad

Difícil sí -por el acoso permanente, por el lastre del pasado, por la deformidad de nuestra economía, por la rapacidad del enemigo y sobre todo por las confusiones ideológicas y las tendencias reformistas entre nosotros- pero no imposible.

Tenemos la ventaja de contar con una vía marcada por nuestro comandante Chávez, con experiencias políticas exitosas, con principios establecidos en el Libro Rojo y sobre todo con las "Líneas estratégicas de Acción Política" definidas por Chávez en el 2011. Lamentablemente dejadas de lado por pseudo dirigentotes y dirigentitos apoltronados en un autoritarismo injustificable.

Autoritarismo que nada tiene que ver con la responsabilidad de "promover el fortalecimiento de los movimientos sociales de base" ni con "dar poder al pueblo organizado y consciente, socializando el poder político a través del ejercicio directo del poder de las masas en la búsqueda del desarrollo ético, social, científico, artístico y cultural" (Libro Rojo)

Hoy, mañana, después de las elecciones locales, no me toca definirlo… pero sí creo que esa revisión -de toda la estructura y no solo las UBCH- debe realizarse tan pronto las circunstancias políticas lo permitan.

El PSUV como cualquier partido que pretende guiar una revolución, además de tener sus objetivos claros, debe mantener una comunicación de ida y de vuelta respetuosa, honesta y fluida entre el Pueblo y la dirigencia.

Éxito



Esta nota ha sido leída aproximadamente 312 veces.



Mariadela Villanueva

Analista y comunicadora. Socialista y chavista. Firme creyente del poder popular

 mariadelav@gmail.com      @mariadvillanuev

Visite el perfil de Mariadela Villanueva para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Mariadela Villanueva

Mariadela Villanueva

Más artículos de este autor



US Y ab = '0' /actualidad/a254004.htmlCd0NV CAC = Y co = US