El Presupuesto de Ingresos y Gastos Nacionales anuales, como un balance constantemente deficitario

Subestima de Ingresos reales sobre la base de un falso conservadurismo presupuestario,

1.- Como lo hace el presente gobierno, no se estima correctamente los Ingresos petroleros. En esto se diferencia de los gobiernos anteriores los cuales convenientemente disponían de un monto ya rebajado por la propia Pdvsa mediante precios enflaquecidos con una permanente sobreoferta tendente a compensar los excesivos gastos de Deuda Pública causados principalmente porque los gastos sociales se fueron acumulando morosamente. El ejemplo más palmario de morosidad y deuda social es el mono que tiene el Estado actual con el sector universitario.

2.- El Estado podría mostrarse conservador y previsivo si reduce al mínimo sus nuevos compromisos, arroparse hasta donde la cobija del Ingreso petrolero del sextenio se lo permita, y endeudarse si los Ingresos reales y efectivos del petróleo a eso de mediados de año así lo ameriten. Digamos que se trabajaría un Presupuesto Anual de Ingresos y Gastos que podría, por el contrario, arrojar un superávit de donde se tomaría recursos para nuevos proyectos sociales, para cancelar deudas viejas, etc. El PNIG dejaría de ser un simple Balance Anual de Gastos y Deudas.

Déficit anual y endeudamiento sexenal,

1.- Los presupuestos nacionales anteriores manejaban la variable Ingreso Petrolero, y hacían abstracción del precio del barril; se limitaban al ingreso global, de allí que la extracción ilimitada de barriles fue la norma.

2.- En el presente gobierno, los ingresos petroleros han sido presentados por el Ejecutivo nacional con precios irrisorios para el petróleo, independientemente de las causas de estas baraturas, o sea, el Ejecutivo obliga a su sumiso Ministerio de Finanzas a subestimar los ingresos petroleros, y como no puede ocultar el volumen de barriles, rebaja el precio a recibir el año entrante, aunque la realidad y los informes mercantiles internacionales sobre esa materia indique todo lo contrario.

3.- El método presupuestario deficitario se impone sobre la realidad, con lo cual el Presupuesto deja de ser un estimado anual para convertirse en un balance convenientemente maquillado por el Ejecutivo de turno.

Paternalismo y keynesianismo o Intervencionismo y saqueo industrial; los falsos empresarios

1.- Los gastos sociales del país tienen el recargo metodológico de las inversiones estatales con supuestas miras desarrollistas, como si la Economía nuestra fuera SOCIALISTA, que evidentemente no lo es. Responden a políticas financieras internacionales del Capital Privado.

2.- Al pueblo se le ha vendido la engañifa de que el estado debe intervenir en la Economía Nacional subsidiando al consumidor y subvencionando al falso empresario. Con este método presupuestario los gobiernos de las sociedades súbditas obtienen votos de parte de las masas, y apoyo mediático del sector patronal y capitalista nacional e internacional.

3.- Pero la realidad nos demuestra que los empresarios han presentado pérdidas todos los años, que la mayoría escamotea el impuesto sobre la renta, que no resuelven ni a medias el problema del desempleo; que la producción nacional sigue siendo deficitaria, y que la calidad de nuestra producción doméstica deja mucho que desear, mientras que, más bien, las escasas mercancías nacionales de primera salen directamente al mercado exterior bajo el pretexto de aumentar contradictoriamente la entrada de divisas y minimizar la dependencia del petróleo. No hay armonía entre la inversión privada y la inversión pública, además de que esta financia aquella.

Violación del Aparte Primero del Art. 313, CRBV.

1.- Responsabilidad del Poder Ejecutivo

1.- En principio, el Estado está obligado a cerrar su sextenio, por lo menos, sin pasivo qué cargarle al gobierno entrante; esto impone el Art. 311 de la CBRV que trata expresamente sobre la responsabilidad y equilibrio fiscal. Si no hay equilibrio, el Ejecutivo debe ser sancionado, pero no solo con votos castigo, sino administrativamente por violador de la Constitución. Este equilibrio se refiere a que los déficit, por causa de ingresos reales inferiores a los presupuestados, de algunos años, deben ser compensados con sobrantes de otros, sin embargo, los países súbditos suelen metodológicamente cubrir sus excesos de gastos con endeudamientos anuales cuyas amortizaciones han estado viciosamente a cargo de nuevos y mayores endeudamientos.

2.- Pero, el Ejecutivo no es plenamente autónomo, y para garantía de que el país cancele su déficit dentro de ese sextenio fue concebido el Art. 313, Aparte Primero.

2.- Corresponsabilidad del Poder Legislativo Nacional.

1.- El Aparte Primero del Art. 313 prevé que los ingresos reales sean los más concordantes con los indicadores estadísticos, y, en el caso del precio del petróleo, con los informes internacionales. Dice, ese aparte, que la Asamblea podrá alterar las partidas presupuestarias sin que esto suponga DISMINUCIÓN de los Ingresos Públicos, ni autorización de GASTOS que excedan las estimaciones e ingresos. O sea. La A. N. no podrá disminuir ingresos presentados con el objeto de negar determinados gastos, pero SÍ podría y DEBE aumentar razonablemente los ingresos para cubrir SIN endeudamiento los gastos presupuestados, o disminuir estos según aquellos. Todo en términos sexenales, intervalo dentro del cual, a lo sumo, se habrá gastado tanto como haya ingresado por vía ordinaria, es decir, sin leyes adicionales de Crédito público o de ingresos extraordinarios.

2.- Desde luego, los ingresos también podrían ser extraordinarios sin que se haya presupuestado su aplicación; entonces hablaríamos por primera vez de Presupuesto Superavitario.

3.- Utilización política de los excedentes de Ingresos reales,

1.- No se ha cumplido con el Artículo 311, y el Estado en seis años presenta un cuadro de endeudamiento público no compensado aún con excedentes de Ingresos petroleros, sino con un mayor y abultado endeudamiento público que aparentemente le ocasiona su gerencia política.

2.- Cualquier excedente ha sido aplicado para cubrir necesidades económicas y burocráticas.

3.- Los endeudamientos públicos son asimilados a ingresos ordinarios, y

4.- El gobierno suele inflar el Gasto Público Nacional o llenarse de compromisos electorales y populistas en los cuales agota cualquier asomo de superávit en presencia de ingresos extraordinarios provenientes de la subestima estadística de los ingresos estimados, y, en añadidura, evade todo género de Control Presupuestario al disponer a su arbitrio de tales ingresos que, a sabiendas de su potencial entrada, omite adrede cuando presenta su Anteproyecto de Ingresos y Gastos.

Estado crónico de la Deuda Pública

3.1- Los beneficiarios del Endeudamiento como método presupuestario: Los entes financieros internacionales,

1.-. Al contrario de lo sostenido hasta ahora por connotados analistas de la Economía Nacional, son la burguesía financiera nacional e internacional los grandes beneficiarios de dicho endeudamiento, ya que realmente disfrutan de una renta petrolera permanente y en crescendo, mientras a los empleados públicos y al resto de la sociedad el Estado le ningunea sus créditos laborales y minimiza la prestación de servicios básicos.

2.- Pensamos que con la subestima del ingreso petrolero, el Estado reduciría su capacidad de gasto público (Art. 311), pero adopta el Crédito Público amparado en razones de altruismo económico, de keynesianismo, de intervencionismo, etc. Igual ocurre con ocasión de precios bajos del petróleo, cuando en vez de reducir los Egresos, los aumenta y recurre al Crédito en cuestión.

3.2.- Agotamiento acelerado del acervo energético y contradicciones con el Desarrollismo industrial.

1.- Con precios irrisorios provocadores de una sobreexplotación petrolera, y con subestima de Ingresos petroleros cuando sus precios estén en alza, está en marcha sin descanso una extracción y agotamiento de este recurso no renovable, aunque sí transformable en otro tipo de riqueza. Por ejemplo, para su intercambio por medios de producción duraderos: la formación de una mano de obra ricamente preparada en lo profesional, en lo técnico y en lo moral, y

2.- El país se estaría desarrollando sobre la base de una disponibilidad energética que actualmente está consumiendo irreparablemente, lo que sólo augura una depresión a largo plazo.

De resultas:

Es un método presupuestario delineado, fraguado e incorporado a los Pensa de las Academias y Escuelas de Economía más prestigiosas del mundo, método que constitucional y democráticamente garantiza una jugosa Renta petrolera a favor del capitalista financiero Internacional que incluye a la banca local privada.

Y gobierno que se acoja a semejante método presupuestario tiene más tarde o más temprano que recibir el correspondiente repudio popular manifestable en las urnas lectorales.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 18067 veces.



Manuel C. Martínez M.


Visite el perfil de Manuel C. Martínez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: