Nicolás, Nicolás; ¡el transporte público Nicolás!

Presidente, viendo las reuniones y actos de gobierno de los días lunes con importantísima entrega de recursos a gobernadores, debo en esta oportunidad llamar su atención desde la cotidianidad de la calle; del intentar ir a trabajar por las mañanas, regresar al medio día, volver al trabajo y regresar a casa por la tarde, llevar y traer a los niños a la escuela, al colegio, o desde cualquier otra actividad humana, del ciudadano común y corriente, de a pie, de los que por necesidad nos hemos visto obligados a deshacernos de nuestros carritos comprados en los buenos tiempos, en la bonanza revolucionaria y que hoy necesaria y obligadamente también hacemos uso del transporte público. ¡Cada día es mayor el volumen de personas y peor el servicio, se caotiza..., agrega un problema más a los ya existentes en nuestras vidas!

Es necesario, Presidente, de urgencia absoluta atender la situación:

En primer lugar; las "líneas privadas" o particulares con permisos de las diferentes alcaldías, en la percepción de quien escribe, más allá de la continua exigencia por repuestos o refacciones, la absoluta mayoría de los buses, busetas o vehículos que prestan el servicio dentro de las diferentes rutas urbanas y extraurbanas, con mas de 15 años, han cumplido su vida útil y resulta muy oneroso su mantenimiento, ¡no hay repuesto que dure o satisfaga la demanda! Con la actual campaña electoral, para las elecciones de gobernadores, este problema de falta de eficiencia en el transporte se agudiza cuando las pocas unidades activas son contratadas para la movilización de los participantes en marchas y concentraciones creando con ello un mayor y significativo malestar.

En segundo lugar; los "Youtong" o "buses rojos" transporte público que cubren gran parte de nuestras ciudades, en su momento representaron una excelente solución, pero ya en algunos casos o en muchos casos estas unidades presentan problemas significativos por falta de mantenimiento, estos buses no son tan viejos, puede ser que se estresen y deterioren con gran rapidez por su gran tamaño, capacidad de carga y elevado uso. ¡Ya son pocos los que se observan prestando el servicio con la eficiencia inicial! Sume a este deterioro el sacarlos de las rutas normales para prestar "servicios especiales", situación que se ha vuelto muy frecuente en todas y cada una de las unidades y de las rutas...¡vaya usted a saber!

En tercer y último lugar; los taxis Presidente, usted entregó, donó, otorgó una significativa cantidad de vehículos que al final fueron tomados como particulares, los pocos que aun mantienen sus identificaciones, sólo lo hacen como fachadas, "servicios especiales" o abusadores de oficio cobrando cuanto le de la gana por una carrerita. ¡Ni se diga de los piratas o taxis particulares, privados, con cualquier "catanare"!

Desde el inicio y hasta el final del día todos los que desde la calle y en la calle requerimos de un excelente servicio público de transporte, día a día vivimos un calvario, las sin razones, las criticas, el creciente y significativo malestar, buscamos, señalamos un responsable, ¡el gobierno, la falta de atención, la falta de autoridad!

¡Es con usted Presidente, los alcaldes, gobernadores, parecen no ver el problema y creciente malestar, la rabia, la desesperanza, el descontento..., si lo ven, ellos no tienen soluciones!



Esta nota ha sido leída aproximadamente 843 veces.



Felipe Marcano


Visite el perfil de Felipe Marcano para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: