La economía informal al garete

La ausencia de controles sanitarios y de seguridad está brillando por su ausencia en materia de ese comercio informal que se ha destapado durante los recientes semestres de "guerra económica", de alzas de precios desatadas con los cuales hasta los gafos se meten a comerciantes.

Cualquier sitio de las calles y plazas resulta campo abierto para la venta de porquerizas en golosinas y comidas varias; en camioneticas, paradas de buses, puertas de oficinas gubernamentales, etc. Muchas casas de familias han sido habilitadas improvisadamente para tales fines y hasta para pequeñas empresas artesanales irrespetuosas de los establecidos usos del espacio municipal.

Hasta ahora, los servicios de control sanitario, de los bomberos y, particularmente, las necesarias autorizaciones fiscales de las Alcaldías, se hallan como aquel Maicao donde los vendedores se hallaban sobre la tierra pelada, sobre arenales, cosas así.

Pareciera que esa desidia municipal forma parte de la estrategia que ha buscado exhibirnos frente al mundo como un país sin ley. A la desidia conocida del anterior MP se ha sumado en paralelo ese bajo control sanitario y de seguridad industrial.

Digresión: Nos preocupa que el gobierno asigne harina a panaderos que sean los mismos que vienen desangrando al pueblo desde hace tiempo. Sería como premiarlos.

01/09/2017 07:06:09 a.m.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 692 veces.



Manuel C. Martínez


Visite el perfil de Manuel C. Martínez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: