La unanimidad termina en una cámara de gas

En el salón protocolar se oían discursos farfulleros y aplausos unánimes, nada desentonaba, todo tranquilo, sin sobresalto, sin angustia, sin contradicciones... Si aceptamos que eso que llaman constituyente es el alma, el reflejo, de eso que ellos llaman "Patria", debemos aceptar lo que dicen los clásicos: "un ser sin contradicciones, es un ser muerto".

Es un fenómeno de psiquiatría política. Después del triunfo "unánime"de las elecciones de la constituyentes, donde sacaron tantos votos como su voluntad les dictó, la euforia del bipolar los tomó por asalto. En medio de la embriaguez emergió el verdadero carácter de esa alma que para entendernos llamamos madurismo.

Hasta ahora sólo se han recreado en reprimir, todos los problemas tienen su causa en una persona, son individuales. No ha surgido un concepto, un argumento, sólo lo personal, la persecución marginal: "el culpable es el vecino", "es el mal de ojo de la comadre envidiosa". Y así, haciendo política elemental, básica, se abre la puerta al monstruo de la deshumanización, la bestia emerge de los abismos más profundos.

Ya en la última reunión de la unánime constituyente tronaron los aplausos a la vendetta: "son traidores a la patria", se gritó acompañado de un coro; en pocos minutos se juzgó, se condenó; se pidió la cabeza de los traidores a la patria. El hecho alarma, y más alarma la unanimidad adentro y afuera.

Así, la Patria se confina a la voluntad de las gónadas de los gobernantes y los incautos consiguen la manera de resolver sus problemas: ya no es el monstruo verde, ahora es Rodríguez Torres el paga peo, porque me cae mal; también va en la lista guevarita y borges; liquidándolos, se acaba la rabia. Pero el dueño de la transnacionales es buena gente; con el empresario del Arco Minero no tiene problemas la Patria. Cuando la acusación de traidores a la patria es usada a diestra y siniestra se está operando en los abismos, las amarras culturales, la ética estallan y abre brecha a las peores conductas de la especie; se le proporciona a la animalidad objetivo irracional.

Los señalados no tienen ningún derecho, no son gente, son traidores, contra ellos vale cualquier crueldad. No es necesario probar nada, sólo lanzarlos a los leones, que la unanimidad aplauda. Pero cuándo se detiene la bestia, hasta dónde puede llegar. Ese camino ya lo recorrió la humanidad, la unanimidad. Lo hizo con los nazis y terminó en las cámaras de gas y los campos de concentración; lo hizo con stalin y terminó en los gulags; lo hizo con el imperialismo gringo y terminó en Hiroshima y Nagasaki; lo hizo con los sionistas y terminó en el horror de Palestina.

Es necesario detener la locura ahora que hay tiempo. Es la hora de la sensatez y también de la valentía. Los dirigentes deben tener el coraje de disentir, parar la vendetta, sobreponerse a la mediocridad del ataque superficial, de las soluciones trágicas. Se debe rescatar la Patria de Bolívar, de Zamora, de Fabricio, de Argimiro, de Chávez, que es otra cosa, no esta mamarrachada que vocifera contra el imperio y sale del acto a firmar acuerdos con las transnacionales, o que invita a los capitalistas imperialistas a invertir en la patria.

Debemos rescatar la única Patria posible, la Patria Socialista, la Patria es Humanidad.

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2763 veces.



Toby Valderrama Antonio Aponte

elaradoyelmar.blogspot.com

 elaradoyelmar@gmail.com      @elaradoyelmar

Visite el perfil de Toby Valderrama Antonio Aponte para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Toby Valderrama Antonio Aponte

Toby Valderrama Antonio Aponte

Más artículos de este autor



US mp N Y ab = '0' /actualidad/a251628.htmlCd0NV CAC = Y co = US