En síntesis

Suspender Constituyente sería una muerte a cuenta gota

Chivo que se devuelve se desnuca, por lo que las actuales circunstancias la suspensión de la Constituyente sería algo así como la crónica de una muerte anunciada. De modo que así Arda Troya, el gobierno no tiene otra opción que morir con las botas puestas, pues de ceder a las presiones exógenas e internas, también su imagen se debilitaría más de lo que esta, y expuesto a una segura derrota en las elecciones de gobernadores y alcaldes, y por supuesto en la presidencial del 2018. En pocas palabras, o los coge el chingo, o el sin nariz, pues están descartadas todas las posibilidades de que el PSUV se recupere y gane elecciones en buena lid.

Y frente a este dantesco desbarajuste que no se detiene y que pareciera estar predestinado por la fatalidad, entonces no queda otra que buscar los mecanismos institucionales que permitan que la muerte sea menos dolorosa, y que les sirva de consuelo decir que hay que saber perder. A todas estas cabe preguntarse: ¿A quién responsabilizar y qué justifico el exceso de confianza? ¿Acaso no cantaría otro gallo, si Maduro en vez de planear perpetuarse medio siglo como Fidel Castro, más bien hubiese actuado como estadista y sin tantos sobresaltos completar su periodo presidencial? También habría que preguntarse a los sesudos asesores del oficialismo: ¿Qué se ganó premiando al monstruo de Ramo Verde, Leopoldo López, y a la final los hechos están demostrando que resulto peor el remedio que la enfermedad?

Y porque perro viejo late echado, se considera que sea propio de quijotes fanatizados creer que EEUU y sus lacayos se conformen agarrando aunque sea fallo. Por ello bastaría colocar los pies sobre la realidad, para entender que no prosperara ningún acuerdo que excluya los apetitos de esas voraces corporaciones trasnacionales, y deje fuera a sus lacayos nacionales del goce y disfrute de las mieles del poder. Lo demás es tirarle peos a la luna. O me equivoco.

Por lo pronto, entre tantos sustos e incomodidades, solo queda estirar al máximo esa "calma y cordura" que solía recomendar el Gral. Eleazar López Contreras. ¿Que por qué el gobierno suspendió los cambios estructurales que había iniciado Chávez cuando no estaba prohibido soñar? Eso lo sabrá Pepe. Así que mientras esperamos el desenlace fatal, conformémonos con ese pan y circo que los gobiernos fracasados ofrecen a sus gobernados para que mitiguen sus penas. Ojalas que sea verdad eso de que Dios aprieta pero no ahorca.

Y resumiendo el cuento cabe una última pregunta: ¿Sera que el gobierno pensó que con la Constituyente podría ganar el tiempo suficiente para mejorar las cosas a su favor?



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1784 veces.



Freddy Elías Kamel Eljuri

Presidente del Instituto Municipal de Patrimonio Histórico de la Alcaldía Bolivariana del Municipio Miranda del estado Falcón. Vicepresidente de la academia de Historia del Estado Falcón. Escritor. Productor radial.

 kameleljuri@gmail.com

Visite el perfil de Freddy Elías Kamel Eljuri para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: