En la oposición quién es quien

¿Quién es la oposición? ¿La MUD es la oposición? Identificar a la oposición con la MUD ¡Crea confusión! Por cuanto la oposición comprende a todos quienes, desde diferentes posiciones ideológicas, estamos en contra del gobierno chavista. O sea, las mayorías nacionales que, según las encuestas, reúne al 85% de la población.

La OPOSICIÓN está constituida por las muchedumbres que, en calles, avenidas, plazas, de poblaciones y ciudades del país, expresan la protesta contra las políticas del gobierno. Está formada por menores de edad, jóvenes, mujeres y hombres, adultos mayores, que realizan variedad de actividades: estudiantes, amas de casa, obreros, artesanos, profesionales universitarios, técnicos, empleados públicos o de la empresa privada, campesinos que laboran en la agricultura o la cría, transportistas, policías, soldados, pescadores, artistas, jubilados y pensionados, en una palabra, los 30 millones de venezolanos víctimas de las políticas antipopulares del gobierno chavista, que desataron esta terrible ruina, desastre nacional de la economía, crisis social e institucional. En esta OPOSICIÓN están presentes diversas formas de pensamiento, con diferente concepción de la problemática económica y social y, en consecuencia, con enfoques de lucha distintos para sacar el país del foso adonde lo condujo el chavismo en 18 años de desgobierno. Tildar a esta OPOSICION de "fascista" y "terrorista", es de una torpeza mayúscula.

La situación que en este momento vive el país, tiene su origen – en parte - en el vacío que dejó la generación protagonista del 23 de enero de 1958, la mejor informada de nuestra historia republicana, por su formación ideológica, tanto en la izquierda (MIR, PCV), en la socialdemocracia, como en el socialcristianismo. En AD, esa generación fue perseguida y aplastada por Betancourt. En URD por Jóbito. En Copei por Caldera. En el PCV por el stalinismo. La Izquierda que se desprende de AD, así como el PCV y el MAS es reprimida por los militares y las policías políticas (Digepol, SEVIM), en las cárceles, en los Teatro de Operaciones -TO – por el asalto a sindicatos, barriadas populares, zonas campesinas y dondequiera la protesta expresaba su rechazo a las políticas antipopulares y entreguistas de los gobiernos adeco/católico/copeyanos. Para 1992, esa generación había sido diezmada, desaparecida, perseguida, torturada, sus organizaciones políticas destruidas. Ese vacío generacional le abre las puertas al golpe de Estado, organizado por la embajada yanqui (coronel Posey), que concreta su accionar en la deserción militar puchista del 4 de febrero y 27 de noviembre de 1992. Lo que vino después es historia conocida y reciente. El vacío generacional es ocupado por militares, "aprendices de brujo", cuya gestión gubernamental de 18 años, condujo la economía nacional al desastre y ruina que padecemos. Apadrinado por Fidel Castro y por la izquierda claudicante venezolana, llega Chávez al gobierno y da comienzo a la tragedia nacional en que nos encontramos: los resultados están a la vista. La izquierda, de limpia trayectoria revolucionaria (Domingo Alberto Rangel entre otros), mantuvo su rechazo al militarismo/nacional/socialista que se apoderó del país y ahora es dueño de la riqueza nacional (CAMIMPEG).

En la OPOSICIÓN polifacética descrita, se pueden diferenciar varios grupos:

De una parte, está la MUD como fachada. Ha demostrado incapacidad al no ejercer en la Asamblea Nacional el poder que le dieron 14 millones de electores y se ha dejado vapulear por las añagazas del gobierno chavista. La MUD ha demostrado ser incompetente para confrontar la crisis política, como función primordial de la Asamblea Nacional, además de carecer de propuestas serias, por cuanto, como heredera de los gobiernos adeco/católico/copeyanos, es la reencarnación del pasado "puntofijista". Los electores le dieron el sartén, agarrado por el mango, pero, fue incapaz de asestarle al gobierno el sartenazo definitivo con el Revocatorio. Su mayor defecto, hablar mucho y no concretar nada. Pretende conducir la protesta en la calle, con objetivos ajenos a la realidad que padecen las mayorías nacionales: Carta Democrática de la OEA; Resolución de la ONU; Parlamento europeo; Petición de elecciones al CNE; Petición al Ministro de Justicia y Paz; Petición al Defensor del Pueblo; Petición al TSJ; Petición al Papa; Libertad de presos políticos; Reconocimiento de la AN; objetivos y propuestas ajenas a las necesidades de las mayorías nacionales. Ninguna hace referencia a la situación de pobreza, desabastecimiento y precariedad que existen en el país. Si una persona en Japón, Rusia, Alemania o cualquier país, ve una fotografía de las protestas en Venezuela, no sabe de qué se trata ni qué reclaman, por cuanto en esas imágenes no hay una pancarta que diga "tenemos hambre", o mil pancartas que digan "tenemos hambre", "carecemos de medicinas", "no tenemos servicios de salud", "no tenemos gasolina ni gas ni lubricantes" (en la primera potencia petrolera del mundo). En lugar de la vacuidad de objetivos que en cada marcha propone la MUD, por qué no concentrarse en lo que en verdad les interesa a las mayorías nacionales ¡Hambre! ¡Hambre! ¡Pobreza! ¡Pobreza! ¡Medicinas! ¡Medicinas! He visto pasar frente a la puerta de mi casa las marchas, más parecen una procesión que una protesta de puños levantados y voces airadas que con furia y ardor expresan su reclamo. Esta imagen, en nada se diferencian de las que muestra la TV. A todas, sólo les faltan las camándulas, pero, ya el gobernador de Lara, rescató el olvido con La Divina Pastora. No tiene nada de raro que en el Táchira saquen El Cristo de La Grita, en Maracaibo La Chinita, en Guanare La Coromoto, en Oriente la Virgen del Pilar.

¡Entre curas y militares te veas! Es la gran deslegitimación de las luchas políticas que padece el país. Hemos retrocedido a la Edad Media, o peor aún, a la época de los griegos y la Guerra de Troya, cuando los dioses eran los encargados de dirimir los conflictos de los humanos (Homero). ¡Señores! estamos en el siglo XXI, siglo de la Ciencia, la Tecnología y la Información. La barbarie de la creencia pertenece al pasado y, al fuero interno de cada individuo. Son etapas superadas por la Humanidad. La teología fatalista según la cual todo proviene de los dioses, nunca ha funcionado, nunca ha dado soluciones. Sólo el hombre es dueño de su destino.

Otra expresión de la OPOSICION está en lo que han dado en llamar el "chavismo crítico", formado por exministros chavistas, marea socialista y quienes todavía no han comprendido que Chávez y sus militares golpistas (4 de febrero/27 de noviembre) son los causantes del desastre y ruina nacional. Ahí están los resultados de su gestión en 18 años.

Un tercer grupo está formado por la izquierda heredera de las luchas populares de la década de los años sesenta del siglo pasado, con la propuesta de cambio revolucionario que, en su momento, asumió con todos los bártulos, fue derrotada, destrozada, perseguida, desaparecida en las cárceles y centros de tortura, pero, continua fiel a sus ideales revolucionarios y durante estos años del chavismo irracional, han confrontado y denunciado la farsa. Es la izquierda clasista, proletaria y revolucionaria.

Es imposible que, en una confrontación política, económica y social de la magnitud que existe en Venezuela, estuvieran ausentes grupos radicales que se infiltran en las manifestaciones para confrontar las fuerzas represivas del gobierno y realizar acciones violentas que nada tienen que ver con la protesta pacífica. Se dice que violencia engendra violencia. Pero, el único ente que genera violencia es el Estado. Los pueblos no generan violencia. Los pueblos se defienden de la violencia que genera el Estado. La violencia es prerrogativa del Estado y de su brazo ejecutor, el gobierno. ¿Por qué el gobierno en lugar de reprimir no atiende el reclamo de las protestas que solicitan atención a cuestiones elementales: comida, medicinas, salud, trabajo? Toda la violencia ocurrida en los 75 días de marchas, la ha generado el gobierno, y sobre Él, cae la responsabilidad de los muertos, heridos, detenidos, enjuiciados por tribunales militares, así como los daños materiales, por cuanto las protestas tienen su origen en las políticas antipopulares del gobierno que trajeron desabastecimiento, escasez, carestía, inflación, que conforman el cuadro de miseria y hambre en que se encuentran las mayorías nacionales. Al no darle respuesta al reclamo de la protesta ¡HAMBRE! el gobierno la alimenta.

El cinismo del gobierno no tiene límite al denunciar la presencia de niños en las manifestaciones pacíficas. Al gobierno le "duele" lo que le pueda ocurrir a esos niños, pero, le importa un comino haberles quitado el suministro de leche, fórmulas lácteas, medicinas, pañales desechables, comedores escolares, atención en los hospitales. ¿Por qué no han de estar los niños en las manifestaciones, acompañados de sus padres, reclamando el derecho a la alimentación, a la educación, a la salud? Si el gobierno no violenta las manifestaciones pacíficas, los niños pueden estar en la primera fila de la protesta.

El chavismo habla de democracia y acusa a la OPOSICIÖN de golpista. ¿Cómo pueden hablar de democracia quienes, cada año conmemoran, celebran con bombos y platillos, el golpe de Estado del 4 de febrero de 1989? ¿Cuál es el origen del chavismo? ¿De dónde surge el chavismo? ¡De un golpe de Estado! Para honrar ese origen, de nuevo dan un golpe de Estado al convocar a una Asamblea Constituyente tramposa. El chavismo pretende darle legalidad al golpe de Estado en burda imitación de lo ocurrido en Honduras, Paraguay y Brasil. "¡De esa agua no beberé!"

Luego del anuncio del presidente Maduro, el 1º de mayo, de tomar la INICIATIVA de convocatoria" para la Asamblea Constituyente Originaria, escribimos, "es la guinda que le faltaba al coctel". La convocatoria es fruto de la desesperación, de no tener salida a la crisis, y por medio de la Asamblea Constituyente Originaria, obtener poderes plenipotenciarios para permanecer en el gobierno ¿Para qué? El chavismo ha demostrado no tener ninguna capacidad para revertir la situación de crisis social y económica actual. Si cuando tuvieron todo a favor ¡Fracasaron! ¿Cómo y por cuales medios puede revertir la situación presente? El chavismo se está cocinando en su propio jugo al convocar a una Constituyente tramposa, para instaurar el partido único, obtener supra poderes constitucionales que le permitan eliminar todo lo que constituya oposición: prensa, sindicatos, partidos políticos, Asamblea Nacional, Fiscalía, elecciones, democracia. En ese Estado único chavista ¿Cómo queda el Pacto social? La alternativa chavista/madurista es ¡Constituyente o guerra! La salida al enfrentamiento está en que no haya Constituyente parque no haya guerra. La OPOSICIÓN tiene la avasallante capacidad numérica, en los 335 municipios del país, de impedir la instalación de las mesas electorales de los constituyentistas. ¡La pelea es peleando! Reprimir las manifestaciones pacíficas de rechazo a la Asamblea Constituyente en 335 municipios ¡Eso sí sería una guerra!



Esta nota ha sido leída aproximadamente 294 veces.



León Moraria

Nativo de Bailadores, Mérida, Venezuela (1936). Ha participado en la lucha social en sus diversas formas: Pionero en la transformación agrícola del Valle de Bailadores y en el rechazo a la explotación minera. Participó en la Guerrilla de La Azulita. Fundó y mantuvo durante trece años el periódico gremialista Rescate. Como secretario ejecutivo de FECCAVEN, organizó la movilización nacional de caficultores que culminó en el estallido social conocido como el ?caracazo?. Periodista de opinión en la prensa regional y nacional. Autor entre otros libros: Estatuas de la infamia, El Fantasma del Valle, Camonina, Creencia y Barbarie, EL TRIANGULO NEGRO, La Revolución Villorra, los poemarios Chao Tierra y Golongías. Librepensador y materialista de formación marxista.

 leonmoraria@gmail.com

Visite el perfil de León Moraria para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



León Moraria

León Moraria

Más artículos de este autor