Chavismo revolucionario Vs oposición de derecha en cul de sac

Permítasenos el tratar de exponer algunas consideraciones referidas a los diferentes escenarios en curso en la actual realidad política venezolana cuando nos tropezamos con un real enfrentamiento en confrontación objetiva de una expresión de la oposición de derechas venezolanas a las realidades revolucionarias venezolanas tanto aquellas consideradas como chavistas como los factores revolucionarias de otras tendencias ideológicas. Esta confrontación cual se viene manifestando en diferentes maneras, formas, actitudes y praxis, aparentemente, se vienen desarrollando en esos escenarios cuales comparados con realidades históricas de otros países en diferentes temporalidades históricas nos permiten apreciar el denominado formato de "golpe de estado" en sus diferentes modalidades sobre marcos teóricos bien aplicados, en fechas no tan lejanas, en países bien conocidos por las consecuencias y las actualidades presentes.

El título en propuesta refiérese a ese concepto bien preciso bajo el título de "cul de sac", en buen castellano, conocido como "callejón sin salida". Es evidente que al reflexionar sobre posibles consecuencias conceptuales en sus praxis cotidianas e históricas nos tienen que preocupar sólidamente por las posibles consecuencias que ella encierra en tanto y cuanto al ser unos espacios sin ninguna salida posible la evidente reacción es la "guerra civil" con todas las lógicas consecuencias tanto las naturales como las colaterales. Es decir, actuar en Política y en política en escenarios como lo arriba propuesto es decir, llanamente, que "murió la Política y entró la guerra" en una sociedad determinada en un país específico siendo nuestro caso, Venezuela.

Es de perogrullo exponer que, en este escrito, las realidades ya conocidas las desglosemos pero más importante sería especular sobre las causas probables y posibles que han llevado a las sociedades urbanas venezolanas a expresarse en esas manifestaciones bien conocidas de profunda violencia calificada, en su extrema expresión, como manifestaciones terroristas algo, evidentemente, no discutible cuando nos trasladamos a los textos de especialistas y especializados sobre la guerra, el terrorismo y lo conceptual en los textos de "Guerra Política" incluyendo las nuevas tesis norteamericanas expuestas en praxis en los escenarios de la "guerra civil e invasiva" en Afganistán por el general MacChristal.

Ante los desarrollos en las calles urbanas desarrolladas por ese sector específico de las derechas venezolanas en sus actitudes de guerra urbano-terroristas, el sector gubernamental junto con factores fundamentales del Estado venezolano en el marco de sus responsabilidades constitucionales se han visto en la imperiosa necesidad de actuar con grados importantes de sindéresis y en el marco del Derechos Internacional Público según las normas internacionales y nacionales correspondientes; entrar en un discusión bizantina, en estos momentos, nos lleva, inevitablemente, a una conversación en diálogo de sordos lo cual es contraproducente para la paz nacional aunque ello no significa que no se objetivicen los diferentes escenarios consecuenciales en ambos lados de la calle.

El Estado venezolano como tal se ha visto en la imperiosa necesidad de ubicarse en el marco de la Política fundamental expresada por el propio proceso revolucionario cual es la "pax venezolanensis", la "paz nacional". Sí ello no se comprende mal podríamos aspirar a un diálogo directo, honesto, frontal, objetivo en lo filosófico y constructivo en sus propios fundamentos conversacionales. Es decir, sí no reconocemos y respetamos al Otro mal se puede alcanzar siquiera sentarnos a la "mesa de diálogo". Es en ese marco cuando se nos presentan varias realidades expuestas en conversatorios privados, como debe ser, por ahora.

Tratemos de proponer algunos nombres bajo nuestras propias responsabilidades políticas. Es de evidente y clara demostración que aquellos responsables políticos de la oposición venezolana en su marco ideológico que representan las políticas de derechas, es decir, en lo fundamental de la "democracia liberal" en su actual expresión político-ideológica en praxis venezolana denominados, popularmente, como "los políticos de la MUD", en sus diferentes ideologías políticas, son, realmente, "cadáveres insepultos", bien en otra expresión castellano-castiza como "carrozas"; es decir, en sencillas palabras, "no tienen vida y nadie los respetas", claro, solamente aquellos sectores sociales de corte mayameristas que aún esperan en el "paraíso terrenal norteamericano" del "american way of life". A este sector político lo han sustituido esos, relativamente, jóvenes electos a alcaldes y diputados quienes han considerado que "el Poder" es una manifestación de "derecho personal" para ser ejercida en todas sus dimensiones como "patente de corso" lo cual es extremadamente delicado y grave en el marco de las correspondientes responsabilidades tanto del cargo que ejercen como las correspondientes constitucionales. Este joven sector considera, lógicamente, que pueden y, en consecuencia, deben ejercer poderes expresados en su máxima manifestación sin límites y corset algunos.

Es de evidente manifestación, tal como lo ha expuesto Diosdado Cabello Rondón, que ambos grupos, la MUD y los jóvenes políticos, se han venido, seriamente, confrontando políticamente aunque no, según, nuestras apreciaciones, ideológicamente; es decir, mientras que unos, la MUD, proponen una praxis política cual podríamos calificar como de "política tradicional" según las normas que se han venido exponiendo en sus praxis desde, prácticamente, el "Golpe de Abril", los otros, los jóvenes políticos, en sus impaciencias vienen proponiendo una praxis de corte fascistoides rayando el anarquismo terrorista en sus expresiones más pecaminosas posibles.

Lo inmediato expuesto, es decir, las contradicciones en praxis políticas en clara manifestación cotidiana, se ha significado en las contradicciones reales en las "supuestas propuesta" de "política para salvar a Venezuela" en sus bases fundamentales representativas de la "democracia liberal". Pero en ese escenario ha aparecido un tercer actor de calle como son los "jóvenes de clase, desclasados y a-clasados" en muy interesante sub-conjunto socio-político real y novedoso en el marco de la nueva teoría conspirativa y golpista. Nos explicamos.

Tratemos de analizar este último grupo social. Como bien conocemos no solo por lo denunciado por el propio Gobierno Nacional como por la real cotidianidad conocida por "tirios y troyanos" cuando nos referimos a la denominada como la "Guerra Económica" de fundamental importancia para el desarrollo de "golpe continuado" cual viene siendo desarrollado por "toda la oposición de derechas venezolana".

Lo importante y obligante para el análisis es el objetivo impacto que dicha "guerra económica" ha desarrollado en los diferentes factores sociales en sus diferentes expresiones de clase cuando dicha guerra, realmente, afectó, asimétricamente, "el bolsillo del venezolano" como influyó en "la oferta y la demanda" en sus particulares necesidades personales desde comida hasta productos de aseo con importantes efectos sico-sociales con muy graves consecuencias en el seno de la sociedad venezolana a ser de obligada consideración. Ello ha significado el necesario análisis del componente cual hemos denominado como "tercer actor" y sus composiciones sociales de clase cual nos podría llevar a conceptualizar esos escenarios en el marco de la "teoría revolucionaria".

Es decir, la denominada como "Guerra Económica" ha desarrollado actitudes personales de protesta sui generis y profundamente diferentes a las manifestaciones similares que se expresaron, históricamente, en la Venezuela de 28 hasta la Venezuela de los 90. Es decir, en nuestra consideración, la protesta actual de esas masas juveniles, en lo fundamental, son, en su muy gran mayoría, apolíticas, a-ideologizadas y sin experiencia de responsabilidades partido-políticas lo cual es extremadamente grave por lo que en sus expresiones de calle se han no solo transformado en manifestaciones narco-terrorista sino fascistoides y antropológicamente racista rayando en su más significativa profundidad en una praxis anti-natura en función de su realidad como "ser social" en su natural expresión como "ser creado" con lo cual, en nuestros entenderes, la Conferencia Episcopal Venezolana debería, en sus obligaciones teológicas, al menos, reprender y condenar esos actos cuales hemos calificados como de anti-natura.

¿Cómo ha reaccionado el Gobierno y cómo ha reaccionado la Revolución Bolivariana y Chavista?

Para poder demostrar que nos encontramos en un escenario de tipo "cul de sac" es de obligación confrontarnos con esas expresiones políticas de ese sector nacional. Bien nos expone Cabello Rondón que "…el pueblo aún no ha peleado…" (Cabello Rondón denomina al "pueblo" como "Rondón"), es decir, excepto por algunas manifestaciones de los denominados como "colectivos" cuales "…no son "Rondón", evidentemente…", en líneas generales, el "pueblo revolucionario" no ha pasado más allá de confrontar en palabras actitudes políticas de los sectores "uno y dos", arriba en referencia, es decir, el pueblo revolucionario aún no se ha confrontado con los popularmente conocidos como "los templarios", es decir, en tercer grupo en referencia, es decir, el "tercer grupo" anarco-terrorista.

Pero ni el Gobierno revolucionario ni la Revolución Bolivariana y Chavista han podido contrarrestar el escenario sicológico que está impuesto no solo por las matrices de opinión sino por las praxis de calle en sus diferentes expresiones de clase opositoras que, inteligentemente, ha impuesto todas las expresiones de oposición a la Revolución Bolivariana y Chavista lo cual es de alta gravedad y extremada sensibilidad objetiva. Es decir, ante las praxis contrarrevolucionarias de atacar, acusar y amenazar de muerte a los funcionarios de la seguridad del Estado venezolano, tanto el Gobierno como la Revolución aún no ha expuesto en profunda solidaridad contundente el desarrollo de políticas de calle que produzcan no solo esa inminente y necesaria solidaridad sino también una muestra obligante y necesaria de "solidez y fuerza" del Estado y Gobierno venezolanos.

Es, en ese marco, que la FANB, aparentemente, no siente esa política conceptual significativa que representa la "unión cívico-militar".

UNIDAD, LUCHA, BATALLA, VICTORIA.

delpozo14@gmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 491 veces.



Miguel Ángel Del Pozo


Visite el perfil de Miguel Ángel Del Pozo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Miguel Ángel Del Pozo

Miguel Ángel Del Pozo

Más artículos de este autor



US mp N Y ab = '0' /actualidad/a247783.htmlCd0NV CAC = Y co = US