El ministro de cultura y su ¡Horror al pensamiento!

Uno de los primeros cambios de cargos importantes que hizo Maduro fue sacar a Jaquelyn Farías del gobierno del Distrito capital, donde estuvo trabajando muy bien, como ingeniero que es y ponerla en el ministerio de Comunicaciones. Nadie se explicó esto (yo tengo una teoría pero la digo al final). El otro fue sacar del Ministerio de Petróleo a Rafael Ramírez y colocar a Asdrubal Chávez; sustituir a un ministro revolucionario militante y líder por un hombrecito mediocre, ambicioso e incapaz de hablar "de corrido". Así salió también Ana Elisa Osorio (ambiente), Héctor Navarro (del partido), Giordani (planificación), cambios hechos justo en los nodos del gobierno que inciden en los cambios posteriores a la política económica. Por ejemplo, Ana Elisa Osorio hubiera sido una molestia para el plan de entrega del Arco Minero a las trasnacionales, Giordani al pragmatismo neoliberal de Temir Porras, Rafael Ramírez a la entrega de PDVSA a los privados y a los capitalistas. A excepción de Ramírez (al cual lo mandaron bien lejos en una especie de ostracismo) todo los demás fueron apartados del gobierno y del partido.

Jaquelyn Farías, una buena gerente y técnico, pero una política mala, "inculta" en el sentido más amable, de alguna manera opacó siempre el trabajo como administrador municipal a Jorge Rodríguez en la Alcaldía de Caracas, quizás por ahí se pueda explicar ese cambio. Luego saldría de Comunicaciones, sustituida por Delcy Rodríguez, quien aprovechó la ventaja para llenar al Ministerio de Petróleo de la gente más resentida y mediocre, fiel a los Rodríguez y a Maduro, toda la que pudo reclutar de la Alcaldía de Caracas y su Ministerio, gente cargada de un resentimiento brutal contra el Ministro Ramírez y con todos su equipo de trabajo de confianza (entraron haciendo desastres, rompiendo afiches, acusando a gritos a todos de corruptos, humillando, desapareciendo las imágenes de Chávez, de Fidel, de Fabricio y colgando retratos de Maduro por todos lados, un verdadero ejército invasor, regando por los pasillos que Asdrúbal era el mejor de los Chávez y disparates similares) El ministro fue canciller y se asustaron y lo sustituyeron por Delcy; quien fuera subalterna de Rafael Ramírez por muchos años, como abogada; ahora sería su jefe, más humillación imposible)… Un secreto a voces… Este mundo es unpañuelo.

Todo se fue acomodando hacia la derecha hasta conformar un grupo "estable" dentro del cual se han ido rotando los ministerios más importantes en cuatro años de gobierno (o desgobierno) Finanzas, Planificación (en planificación un geógrafo verborréico sustituyó a un economista chavista, por lo menos), Comercio, Banco Central, Educación, Salud: Aristóbulo, Arreaza, Jaua, Jesús Farías, Cabello, Pérez Abad, Menéndez, el "Chino" José Khan, "siempre han estado dispuestos a estar ahí, donde "la revolución" los necesite", ¡qué cinismo! Considerando que cambiaron la revolución por treinta monedas.

Y Adán Chávez… Fue gobernador y ahora Ministro de educación, siempre como asustado, en el fondo avergonzado de su tiempo de militancia ¿Qué hace Adán Chávez que no se ocupa de contrarrestar la publicidad de Polar y la "compra" de equipos deportistas completos, de músicos, etc., a punta de billetes, para su causa, quese prestan (o se venden), para agradecer a la corporación por sus éxitos; a esa misma empresa que mantiene hoy a todo país en vilo, financiada por el mismo gobierno que él tanto apoya? ¿Por qué no piensa Adán más bien en cómo educar y formar a nuestra juventud, de una forma concreta, "práctica", en eso que él repite y repite sobre "la conciencia del deber social"? (Pasa lo mismo con "la conciencia del deber social" que con aquello de "sabemos que cometemos errores": todo se queda ahí, adornando de socialismo al más vulgar desgano por hacer de esas "amenazas" de educación, cosas concretas. Un ministro de cultura revolucionario debería por lo menos saber algo de revolución, de arte, de cultura, de trabajo revolucionario, y Adán solo es un ser obediente a cualquier disparate, confundido, lleno de atributos sociales y de vínculos de sangre.

Pero, "Eso es lo que hay", como lo dice Adán del pueblo chavista. Yo digo "eso es lo que hay" pero en el gobierno, eso es lo que tenemos para dirigir al país lamentablemente, porque a la revolución hace rato que la abandonaron después de la muerte de Hugo Chávez Frías (y ahora su hermano "menor" se cree dueño de su espíritu, por obra y gracia de la sangre… ¡Pendejo! ¡mil veces pendejo! es ese señor)

Le toca a Adán Chávez demostrar que realmente es digno de hablar en nombre de su hermano. De demostrar y mostrar qué es lo que ha hecho en favor del socialismo.

Mi teoría es que todo fue planificado con antelación a la muerte de Chávez (esto no tiene que ver con Adán Chávez); que los cambios de ministros no fueron casuales; que siempre se buscó desmontar al último gabinete de Chávez y al Plan de la Patria, hecho para ser ejecutado como consecuencia de todo lo que estuvo haciendo y decidiendo el comandante hasta entonces; mi teoría es que la traición estaba armada y calculada (tramada como lo fue la muerte de Julio Cesar); que el cambio al "Plan de la Patria" fue redactado antes de que muriera Chávez; que todo, la reunión con los empresarios, los cambios de ministros, los objetivos a atacar, estuvieron calculados antes; mi teoría es que eso se cocinó, en parte, en el famoso grupo de Boston, GRUPO DE BOSTON, para los que tienen ojos y no quieren ver. Esa es mi teoría… Y que, por supuesto, todavía Estados Unidos da las órdenes, sin ofender a nadie.

PD. : Hablando de Dudamel, el de la sub veinte, ese señor es un buen director técnico, ha hecho bien lo que más sabe hacer. No es posible que un equipo de individualidades tan virtuosas haga cada quien lo que saben hacer si no hay alguien quien los dirija desde una visión sabia, estratégica. Sus declaraciones "políticas", no pasan de ser declaraciones comunes, gregarias, apoyadas por Polar y por el ambiente donde él se mueve; lo mismo hubiera dicho tu vecina. Pero, sin embargo creo que deja un ejemplo claro para que el gobierno lo asimile; de cómo dirigir y seleccionar a un equipo, convencidos de cuál es la estrategia que se debe alcanzar. Cada quien ve lo que quiere ver. Ve la miseria cuando la miseria domina a su espíritu. O ve lo positivo dentro de lo malo cuando tiene claras sus metas, como en caso de Dudamel. Dudamel vale más por su ejemplo que por sus declaraciones peorras. Pero los mezquinos son siempre mezquinos y no ven más allá de sus propias carencias.

Marcos Luna 10/06/2017



Esta nota ha sido leída aproximadamente 789 veces.



Marcos Luna


Visite el perfil de Marcos Luna para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Marcos Luna

Marcos Luna

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a247497.htmlCd0NV CAC = Y co = US