Señora Fiscal, nada justifica el vandalismo de la oposición

El horror pierde su espanto

cuando se repite mucho.

Michael Ende

Hablando con una amiga, quien de chavista no tiene nada, absolutamente ¡Nada! Tan es así, la humilde mujer, no se pela una concentración o marcha de la oposición, pero últimamente se ha quedado horrorizada con el vandalismo desatado, tomando la firme decisión de no asistir más, a ninguna convocatoria; terminó por convencerse del salvajismo en las marchas o concentraciones, dándole la razón a un profesor universitario, cuando dijo: "La oposición empieza comiendo dios, y termina defecando diablo".

Por eso no entiendo, cuando escucho algunas personas apoyar estos hechos, pero más me asombra la opinión de algunos funcionarios, quienes tienen la ineludible responsabilidad de luchar por la paz del país. Entre ellos se encuentra la fiscal: Luisa Ortega Díaz, quien últimamente se ha venido pronunciando sobre algunas decisiones del lado del gobierno, dejando mucha incertidumbre, confundiendo a más de uno, pero a la vez, han sido aprovechadas por la oposición (MUD) para cometer infinidades de barbaridades, el cual ha dejado, hasta los momentos 35 muertos, 717 heridos, perdidas millonarias, y la zozobra e intranquilidad en las principales ciudades del país, para luego presentarse ante la opinión pública, como unos angelitos, haciéndose las víctimas, cuando las autoridades tratan de frenar, todos los arrebatos de odio, propios del fascismo.

Hace pocos días la señora Fiscal general de la República, cuestionó las sentencias 155 y 156 emitidas por la Sala Constitucional del Tribunal Supremo de Justicia, el cual – según ella– limitan la actuación de la Asamblea Nacional; entre los argumentos presentados, habla de la violación del orden constitucional (la supuesta ruptura del orden constitucional) el mismo argumento vociferado a gritos, anteriormente por la oposición (MUD) para iniciar el zafarrancho en el cual tienen al país; es decir un abierto apoyo a quienes han llegado al extremo de la locura, atentando contra un hospital de niños, e incendiar una gandola de transportar gasolina en plena vía pública. Entiendo, no es fácil para cualquier mortal, aguantar la presión de estos enfermos de odio; se necesita llenarse de valor, y una mente acerada ideológicamente, de lo contrario se empieza a pifiar, con o sin razón.

Estamos consciente: no es el primero, ni será la última persona en claudicar, cada quien sigue en la lucha de acuerdo a su consciencia. La fiscal general de la República, lo sabe muy bien, ha sido blanco de amenazadas e injurias, por parte de los que hoy la aplauden, como si estuvieran viendo un concierto de su cantante preferido. Creo, que llegó hasta el límite trazado por la lucha de clase; termina cuestionando la firme y valiente decisión del Presidente Nicolás Maduro, al llamar a una constituyente, buscándole salida a los problemas de nuestro país, y por sobre todas las cosas la paz, un verdadero clamor y anhelo de la población. El argumento para oponerse está muy trillado: elogiar lo dejado por el Comandante Chávez –la constitución– para iniciar su desleal ataque, coincidiendo con un trío, el cual hace rato, tiro el ancla en nombre del mismo Chávez: Héctor Navarro, Jorge Giordani y Ana Luisa Osario.

¿Quién puede entender las recientes declaraciones de la Fiscal? El diario Wall Street Journal –periódico estadounidense internacional –publicó una entrevista, dejando muy claro, hacia donde levantó vuelo; transcribo un trocito de su confesión: "No podemos exigir un comportamiento pacífico y legal de los ciudadanos si el Estado toma decisiones que no están de acuerdo con la ley" prácticamente está apoyando todas las atrocidades cometidas en los últimos días, algo sumamente lamentable, delicado, y peligroso, más, cuando muchas personajes se encuentran conmovidas por un video, donde aparece un joven, convertido en una antorcha humana al intentar quemar una motocicleta de la guardia nacional. Finaliza Ortega Díaz, haciendo un llamado a negociar, algo parecido a rendirse; expresión totalmente alejada del pensamiento del Comandante Chávez. Una cosa, es el dialogo, otra es entregarse a las proposiciones e intereses de la derecha, con un historial muy oscuro, en cuanto a muertes, y torturas en nuestro país.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 957 veces.



Narciso Torrealba


Visite el perfil de Narciso Torrealba para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Narciso Torrealba

Narciso Torrealba

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a245411.htmlCd0NV CAC = Y co = US