El final: División del Perú y nacimiento de Bolivia (VI)

Con gran número de tropas comandadas por el español Olañeta se independiza en el Alto Perú, y Laserna tiene que declararle la guerra mandando un número similar de tropas sobre él. Bolívar aprovechando esta confrontación entre españoles tiene tiempo, no sólo para prepararse a resistir al enemigo sino para ir a buscarlo y darle combate. En dos meses, haciendo uso de las facultades que se le habían conferido y auxiliado por la opinión de los pueblos que había sabido ganarse, logra Bolívar organizar el ejército que aumenta hasta 9.500 hombres. En este estado las cosas el Libertador da las órdenes para marchar hacia Pasto, al otro lado de la cordillera de los Andes, donde debían reunirse todos los cuerpos que se hallaban situados en diversas partes y desde allí emprender la marcha a principios de mayo de 1824, con la convicción de que el triunfo sobre los españoles divididos sería total. El general patriota Lamar comanda las tropas peruanas; la primera división Colombia va a las órdenes del general Jacinto Lara y la segunda división Colombia la comanda el general José María Córdoba. El general Necochea manda toda la caballería, siendo el general Santa Cruz jefe del estado mayor general libertador y Sucre; General en Jefe del ejército unido, todos bajo las órdenes del Libertador. El ejército constaba de once batallones de infantería; siete eran colombianos y cuatro peruanos, dos regimientos y cinco escuadrones de caballería con seis piezas de artillería volante, los cuerpos de tropas colombianas eran: los batallones Caracas, Pichincha, Voltígeros, Bogotá, Rifles, Vencedor y Vargas; un regimienta de granadero y tres escuadrones de caballería.

Después de cruentos enfrentamientos con los españoles, los pueblos del Alto Perú es el que conquista el más brillante lauro y la gloria más pura en esta guerra de la Independencia peruana. Allí se cuenta como un grupo de 109 guerrilleros lucharon con tal ímpetu que sólo sobrevivieron nueve al fin de la guerra, sin que ninguno capitulara ni pidiera cuartel. Chuquisaca propaga desde la Universidad de San Francisco Xavier las ideas de libertad de esa región del Alto Perú y es por esto que el Mariscal Antonio José de Sucre, escribe al Ministro de Guerra del Libertador: "Dentro de diez días el ejército estará al otro lado del Desaguadero, (hoy río frontera entre Perú y Bolivia) yo voy a estar, pues, en el caso de organizar aquel país como liberado por los independientes, y dejar a los pueblos su soberanía para constituirse; y mientras haya un arreglo con los Congresos del Perú y del antiguo Virreinato de Buenos Aires, ambos uniformes, legal y libremente convocados y reunidos. Parece que esta es la mente de S.E. el Libertador, Presidente de Colombia". Es necesario hacer notar la influencia de los doctores Casimiro Olañeta, Mariano Calvimontes, y el Gral. Francisco Burdett O’Connor, que eran intérpretes de los deseos de un pueblo que había forjado su camino. Con esos antecedentes, el Mariscal Sucre emitió su Decreto el 9 de Febrero de l825, en la ciudad de La Paz, que en sus partes más salientes dice: "Que al pasar el Desaguadero el ejército libertador ha tenido el sólo objeto de redimir las provincias del Alto Perú de la opresión española, dejándola en la posesión de sus derechos. Que siendo la mayor parte del ejército libertador compuesto de tropas colombianas, no es otra su incumbencia que liberar el país y dejar el pueblo en la plenitud de su soberanía, dando testimonio de justicia, de generosidad y de nuestros principios.

Decreta:

Las provincias denominadas del Alto Perú, quedarán dependientes de la primera autoridad del ejército libertador, mientas una Asamblea de Diputados, de los pueblos, delibere la suerte de ellas. Todos los diputados estarán reunidos en Oruro, el 10 de abril, para que durante una semana, sean examinados sus poderes y credenciales. El 29 de abril se reunirá la Asamblea general y ella deliberará sobre los destinos de las provincias y sobre su régimen provisorio de Gobierno; y mientras una resolución final, legítima legal y uniforme, quedarán regidos conforme a su articulado"

De manera que es el Decreto del venezolano General Antonio José de Sucre, del 9 de Febrero de l825, la piedra fundamental para la independencia del Alto Perú, hoy Bolivia, y es Bolívar desde Arequipa, que al dirigirse al Mariscal Sucre, dice: "Los sentimientos de usted concuerdan con los míos de un modo tan maravilloso, que no puedo menos que confesar a usted que yo hubiera deseado que usted diese el paso que dio para dejar en amplia libertad a esas provincias cuyas cadenas acaban de romper". El 6 de agosto de 1825, una asamblea reunida en Chuquisaca, determina que el Alto Perú sea independiente y que se funde una República con el nombre de Bolivia, en homenaje al Libertador.

Estimado lector: A lo largo de los escritos aquí presentados usted puede observar las tremendas diferencias sociales y políticas que existió entre los pobladores y autoridades del Alto y el Bajo Perú, y Sucre, consciente de que éstas perdurarían y los mantendría en enfrentamiento permanente, guerra civil, resuelve buscar una solución definitiva, y es así como promueve que una institución representante del pueblo peruano decida su propio destino; y de allí el porqué de la división del Perú y la creación de Bolivia.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 535 veces.



José M. Ameliach N.


Visite el perfil de José M. Ameliach N. para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



José M. Ameliach N.

José M. Ameliach N.

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a244824.htmlCd0NV CAC = Y co = US