Reflexiones en positivo

Los temores de un alcalde

Con este proceso de cambios se ha debido popularizar la gestión pública. Se ha debido mantener un contacto con el pueblo que haga más cercano a ambos componentes de la sociedad, el pueblo y los funcionarios públicos. En especial aquellos funcionarios electos con las tarjetas del chavismo, deben hacer honor al mandato constitucional de darle el poder el pueblo organizado, y eso sólo es posible con una política de puertas abiertas para recibir y atender los planteamientos del pueblo.

Sí un personaje público es popular, es accesible al pueblo, es sencillo y humilde, el mismo pueblo lo protege o por lo menos no lo arremete. Sin embargo podemos encontrar el caso de algún alcalde que llegó al cargo impulsado por la tarjeta del chavismo y que diga ser un factor de cambio y estar identificado con el presidente y el proyecto de cambios que vivimos, pero que se aísla y se provee de un círculo de protección que impide el acceso a su persona…

Bueno, es posible que usted lo haya sentido al igual que yo, hay alcaldes que se desplazan por la ciudad al igual que lo hacían presidentes como Betancourt que tenían un proceso de guerra de guerrillas y sufrió ataques que pretendían eliminarlo físicamente, pero un alcalde bolivariano que resultó electo de manera abrumadora, ¿acaso estará condenado a la desaparición física él y sus familiares? De no ser así no se explica que no se pueda estacionar un funcionario en las proximidades de la puerta de entrada al estacionamiento de la alcaldía como si allí entrasen gandólas con remolques y necesitan espacio para cruzar…

Además se ha dado el caso que el paso natural y alternativo, más utilizado por los funcionarios de la alcaldía fue prohibido por razones de seguridad, porque los funcionarios de la alcaldía pueden arremeter en su contra si pasan por allí pero no si pasan por la otra entrada, eso no lo comprendo. Se ha llegado al caso de esperar que los funcionarios de un poder público independiente, el Concejo Municipal, que comparte la misma estructura para su sede, deba solicitar permiso al alcalde para entrar a laboral en fines de semana o en días feriados cuando ocurren las sesiones solemnes en celebración o conmemoración de eventos de trascendencia nacionales acaso que el alcalde no sabe que el Concejo Municipal funciona de esa manera, con sesiones ordinarias y sesiones extraordinarias y que como poder independiente no tiene por qué pedirle permiso a él para trabajar. Sí fuese así es una persona de muy bajo nivel de inteligencia porque él fue el presidente del concejo hasta la entrada en vigencia de la Ley Orgánica del Poder Público Municipal.

Además es frecuente observar que algún funcionario al pasar el tiempo en el desempeño de sus funciones se va aislando del pueblo y rodeándose de otro anillo, el de los aduladores que le llevan los mensajes que a él le gusta escuchar y le adulan aunque sean unos mediocres a quienes tenga a su alrededor… y mientras más aduladores sean más se atornillan en sus puestos afectando seriamente el desempeño del funcionario de mayor jerarquía.

Deben ser muchos y grandes los temores de un alcalde que requiera de un anillo de protección similar al de presidente que por enfrentar al poder internacional de los Estados unidos corre el riesgo de desaparecer físicamente ante el ataque de algún sicario o mercenario.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 3041 veces.



Sigfredo Leal Levy


Visite el perfil de Sigfredo Leal Levy para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: