Prostitución de los "Nuevos Constitucionalistas"

Como resultado de un agresivo lobby burocrático (que debería ser investigado por abuso en la función pública) han sido impuestos en TV muchos "nuevos constitucionalistas", sobre todo desde que la oposición ganó la Asamblea Nacional (2015) en Venezuela; esto tal vez como reacción alocada de ciertos jefes de la televisión intentando dar respuesta informativa a un tema que se volvió principal: conflicto entre AN, Presidente y TSJ.

Ver video en YouTube: "Palabra CONSTITUCIONALISTA se ha prostituido en TV" - Jesús Silva en Globovisión https://youtu.be/7ZaWRSIqF64

Pero cantidad no es calidad y por ello la TV ha prostituido la palabra "constitucionalista" y cualquier improvisado se presenta hoy en los medios con ese título balbuceando alucinaciones leguleyas, hasta que algún valiente finalmente rescate la dignidad de tan delicada rama de la ciencia jurídica. Muy pronto ocurrirá y será un gran tubazo comunicacional. La Patria lo agradecerá.

Pero por ahora, ya que estos "nuevos constitucionalistas" de dudoso origen académico y desconocido desempeño profesional han generado más  confusiones que aclaratorias en la opinión pública, hoy comparto reflexiones para todos, tanto para los verdareros constitucionalistas como para los imitadores de muy baja calidad cuya piratería el pueblo inevitablemente la distingue.

Revisemos: así como Marx advirtió que la Economía era un asunto demasiado importante para dejárselo sólo a los economistas, seguramente el Derecho Constitucional tiene extrema relevancia como para ser materia exclusiva de auténticos juristas.

Sin embargo estudiar antes de opinar es un deber de todos; solo así será posible entender que la ciencia jurídica es para sirva para defender la verdad. En este contexto, necesario es romper la tradición secular de leyes manipuladas por la clase opresora para someter a las mayorías humildes.

Sobran evidencias históricas de regímenes jurídicos para legitimar atropellos, verbigracia la enmienda Platt de los gringos contra Cuba, las leyes del Commonwealth Británico para sus colonias, así como el Apartheid usado para ultrajar a los nativos de Sudáfrica. Más antiguamente hallamos el Derecho Romano para la tenencia de esclavos y los “Derechos de Conquista” que los invasores europeos invocaron para el saqueo y genocidio en América.

Hoy día, el Imperialismo y la aristocracia de la Unión Europea ejercen un Derecho Constitucional abominable en dos grandes frentes: el económico y el militar. En el primero, se degenera el Derecho Internacional para justificar ataques preventivos en cualquier país. En el segundo, se ha establecido un paquete legislativo para hacer pagar a la clase trabajadora (con desmejoras laborales) los costos de la crisis capitalista global.

Todo indica que el Derecho (así como las demás ciencias sociales) es un producto influenciado por la subjetividad, el cual se adapta al interés de la clase dominante en cada época, por ello la política revolucionaria debe ser dialéctica para superar la doctrina del Positivismo que plantea que las leyes suponen principios justos y consagrados sin posibilidad de cambio o crítica.

Para no ser instrumento de élites de ningún color, necesario es defender con irreverencia y creatividad la constitucionalidad popular de 1999 en contra de la corrupción, el burocratismo y toda forma de abuso de poder.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2707 veces.



Jesús Silva R.

Doctor en Derecho Constitucional. Abogado penalista. Escritor marxista. Profesor de estudios políticos e internacionales en UCV. http://jesusmanuelsilva.blogspot.com

 jesussilva2001@gmail.com      @Jesus_Silva_R

Visite el perfil de Jesús Silva R. para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: