Los "venecos" y su terco sentimiento humanista…

"El pez muere por la boca"

REFRAN POPULAR

"¡Que molleja! Camarita, el santanderismo vivito y coleando en Colombia que hasta se atreve a ofender, en boca de su vicepresidente Vargas Lleras, al pueblo venezolano que siempre los ha recibido con los brazos abiertos. Más de cinco millones legales de ellos, gracias a las políticas del gobierno de Venezuela, tenemos en nuestro suelo, que además se han beneficiado de las Misiones Socialistas Bolivarianas entre las cuales está la Gran Misión Vivienda Venezuela, y casi 850 mil ilegales, algo que le cuesta aceptar al gobierno neogranadino. ¿Recuerda la alharaca que formaron cuando cerramos la frontera por las mafias, sobre todo en el ámbito cambiario, allí existían, los secuestros, la prostitución de menores secuestradas y obligadas a ello, y pare de contar? Ah, todo eso apoyado por parte de un grupúsculo de la majunchería criolla que salió raudo a criticar tal acción. Y ahora que cientos de colombianos huyen despavoridos de grupos paramilitares, fundados por la familia Uribe, y se desplazan a nuestro terruño, son recibidos y atendidos por nuestro gobierno. Que valor, camarita… todavía tienen la caradura de negar la realidad" me dijo Anacleto con cierta amargura. "Los ‘venecos’, como osan llamarnos despectivamente, los recibimos y atendemos como hermanos. Ellos se quejan de los pocos venezolanos que han emigrado a ese país, creyendo los cuentos de que allá se vive mejor. ¡Yo te aviso, chirulí!"

Como de costumbre, Anacleto metió el dedo en la llaga y eso tiene que dolerle a todos los que son testigos de esta realidad, propios y extraños. La historia de Venezuela nos enseña que gracias a Simón Bolívar, y su sueño de la Gran Colombia, al hermano país se le dio su independencia, a pesar de todas las traiciones consumadas. Hoy en día, la paz que se está logrando, luego de cincuenta años ininterrumpidos de guerra interna, también se la deben a un "veneco", como ellos despectivamente nos llaman: el Eterno Gigante Hugo Rafael Chávez Frías.

Hace apenas unos cuantos meses atrás, cuando Venezuela decidió cerrar sus frontera con Colombia, por la situación que allí se vivía, los alcaldes colombianos se quejaban de la deportación de unos pocos ilegales hacia su país natal y del abandono voluntario que otros hacían por temor a las acciones policiales que se desarrollaban por decisión presidencial. "No tenemos capacidad de atender a toda esa gente deportada" y "Se debe investigar el maltrato a nuestros compatriotas por parte de las autoridades" eran los discursos mas comunes entre ellos. ¿Qué pasaría si Venezuela reaccionara de manera proporcional a la actitud xenófoba de su vicepresidente y decidiera "deportar" a los OCHOCIENTO CINCUENTA Y PICO MIL indocumentados que hay en el país? ¿Cuál sería la reacción de estos funcionarillos neogranadinos ante tal situación si dijeron no poder atender a unos pocos, meses atrás?

Lo más triste es que el vicepresidente Vargas Lleras nos ofendió sin razón alguna ya que dudo que hubiera algún compatriota esperando que le asignaran una de las esas "doscientas" casitas que van a construir, a pesar que mas de CIENTO CINCUENTA mil familias colombianas han sido favorecidas por la GMVV con un hogar digno que seguramente su gobierno jamás les dará, hogar que seguramente le faltará a mas de una familia venezolana que está en lista de espera.

No dudo que alguno que otro "veneco" sea de la idea que "colombiano que no lo hace a la entrada lo hace a la salida", pero en líneas generales, aquí no sufrimos de xenofobia; para nosotros quién venga con la intención de trabajar decentemente será siempre bienvenido, tratado como hermano, y atendido como un criollo más. Aquí le decimos "musiú", que viene del francés "Messier", a casi todos los extranjeros catires y "mi color" a los afrodescendientes. Somos un pueblo de amor y fraternidad.

Ahora, cuando un poco más de 400 personas se vieron obligadas a migrar hacia Venezuela, buscando protección y abrigo, tras la violencia generada en su patria, se les acoge y atiende con un "terco sentimiento humanista". El gobernador del Estado Zulia, Francisco Javier Arias Cárdenas declaró que "Junto con ACNUR, la Comisión de Derechos Humanos, Secretario de Gobierno, Fuerza Armada Nacional Bolivariana y la Alcaldía del municipio Jesús María Semprún, se realizará el registro que corresponde y vamos a darle el trato digno que obliga la fraternidad". Como ven, es una "Jornada Integral Humanitaria" en la que se les dará asistencia médica general, pediatría, desparasitación, vacunación, despistaje de hipertensión y diabetes, así como la entrega de más de 26 mil medicamentos gratuitos, bolsas de alimentos de la cesta básica y artículos de higiene personal. Ah, y pañales para los más pequeños..

Sin embargo, nunca faltan payasos en el circo: El Ministro de Defensa colombiano, Luis Carlos Villegas, informó que no hay soportes de amenazas o desplazamientos de ciudadanos de Colombia hacia el vecino país, y Christian Krüger, director de Migración Colombia, se atrevió a desmentir lo que la ACNUR (Agencia de la ONU para los Refugiados) declaró respecto a la cooperación con el Gobierno venezolano para atender a las familias colombianas que se desplazaron a través de la frontera con el estado Zulia.

No quieren aceptar la realidad de que, con el desplazamiento de los miembros de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia – Ejército del Pueblo (FARC-EP) hacia las zonas de desarme, los grupos paramilitares creados por la familia Uribe, están tomando el control de los espacios que van quedando libres, especialmente en el corregimiento de La Gabarra, departamento de Norte de Santander, y bajo amenaza de muerte, obligan a sus habitantes, campesinos la mayoría de ellos, a dejar las tierras y viviendas que les pertenecen. Antes, las FARC-EP los protegían. ¿Ahora quién podrá ayudarles?

La información brindada por el presidente Nicolás Maduro sobre la llegada al país de un grupo de más de 300 colombianos, a través de la frontera zuliana, fue constatada por la ACNUR que además publicó en su cuenta de Twiter que "desde el 9 de febrero un grupo de campesinos colombianos huyeron por amenazas y llegaron a "El Cruce" en el estado Zulia" y otro mensaje en el que informaron: "Navegamos Catatumbo arriba para proteger a los refugiados que acaban de llegar al Zulia"; agradeció la respuesta solidaria y rápida de las autoridades venezolanas para con estos refugiados Entonces, ¿quién miente?

Seguramente la oposición, de momento absorta con el funeral de la MUGRE, sacará un tiempito para criticar el "terco sentimiento humanitario" del gobierno al donar, a estos desplazados, la "atención, comida, medicinas y productos de higiene personal", que le hacen falta a familias criollas. Dirán sin sonrojarse: "Maduro sigue de Don Regalón con los reales de los venezolanos". Y yo les recuerdo: ¡Pueblo, abre los ojos y conoce a tus verdugos!



Esta nota ha sido leída aproximadamente 426 veces.



Luis Semprún Jurado

Profesional, productor audiovisual, co-productor y co-moderador del programa radial El Ojo de la Ciudad en Maracaibo, estado Zulia

 luissemp2003@gmail.com      @luissemp

Visite el perfil de Luis Semprún Jurado para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Luis Semprún Jurado

Luis Semprún Jurado

Más artículos de este autor



US mp N Y ab = '0' /actualidad/a241662.htmlCd0NV CAC = Y co = US