El Diálogo y la Paz como Mercancías

Para nosotros, para quienes no somos de la derecha, ambos bienes sociales son valores de uso, muy necesarios para poder vivir con dignidad y felicidad.

Para la derecha preburguesa y burguesa, esos mismos valores de uso son asimilados a mercancías; en tal sentido, las negocian o pretenden negociarlas por las vías del chantaje, la opresión de sociedades, las guerras convencionales, y hoy, como ayer en Chile, con guerras comerciales no convencionales consistente en el entrabamiento del abastecimiento de las medicinas, comida y otros bienes útiles para la cesta básica.

Todo, absolutamente todo, lo que se produce en las sociedades burguesas tiende a convertirse en mercancías. De partida, la mercancía más importante de todas es la propia mano de obra, llámese de los obreros incipientes, de los profesionales, de jueces, policías, militares, funcionarios públicos y privados en general.

Es difícil escapar de la conversión de trabajador en mercancías; se necesitaría condiciones muy especiales, por ejemplo, un artista, un poeta, un compositor, un excelso profesional y un artesano consumado, difícilmente son asimilados a unas mercancías porque ellos son los mismísimos dueños de su medio de producción: su talento, su capacidad autónoma para prestar servicios. Pero incluso el profesional mediocre puede admitir su conversión tal como lo hace el artesano regular, incapacitados como se hallan para fijar su personalísimo precio por su trabajo.

De allí, pues, que sea muy difícil convencer a la derecha de que la paz sea una valor de uso común para todos ya que para tal paz es sólo una mercancía y como tal aquella sólo puede ofrecerla o contribuir a su creación, a su establecimiento, a cambio de dinero, de ciertos beneficios burgueses. Por lo demás, como buena vendedora de mercancías, la derecha sólo conoce de negocios y no de diálogos.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 619 veces.



Manuel C. Martínez


Visite el perfil de Manuel C. Martínez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: