Invasión y conflicto ¿es lo mismo?

Se ha desatado una polémica, desigual como todo lo que se ventila en los grandes medios de comunicación, sobre los términos “invasión” y “conflicto”. El imperio, Israel y toda la parranda de sus secuaces (incluyendo los más poderosos medios de la comunicación social del mundo), afirman que en el Medio Oriente lo que se vive es un conflicto bélico y no una invasión. El mundo antiimperialista sostiene que es una invasión militar.

Ciertamente algunos estudiosos o expertos en la ciencia social, sobre todo la política, han hecho o hacen uso de sinónimos en términos para identificar categorías o conceptos que se diferencian entre sí. Hasta cierto nivel histórico eso no causa mayor inconveniente, pero no se tenga duda que traspasar esa raya se convierte en una fuente de graves errores y engañifas a la opinión pública y al conocimiento verdadero de las cosas.

A los términos “invasión” y “conflicto” teniendo como método la acción militar es análogo a los términos “judío” y “sionismo” o “antiimperialismo” y “socialismo”.
Expliquemos para que no nos quede duda alguna de por medio: no todo judío es sionista, pero todo sionista es judío. No todo antiimperialista es socialista, pero todo socialista es antiimperialista. ¿Qué quiere decir esto? Sencillamente que toda invasión bélica es un conflicto armado y político, pero no todo conflicto armado y político es una invasión. Pongamos ejemplos por si va quedando alguna duda de por medio.

En Colombia existe un conflicto armado y político que se acerca al medio siglo, pero nadie debe concebirlo como una invasión a otro territorio vecino, ya que se realiza en la interioridad del territorio colombiano. En Afganistán, en Irak, en Palestina y en el Líbano, existen invasiones de fuerzas foráneas (en los dos primeros casos de Estados Unidos y sus acólitos) y, en el segundo, de parte de Israel. Para invadir es necesario violar un territorio que no es propio del invasor, mientras que en un territorio cualquiera puede haber un conflicto armado entre fuerzas del mismo sin necesidad de trasladarlo a un territorio foráneo. Es así de sencillo. Buscarle una quinta pata al gato es perder el tiempo extasiado y fantasioso en el burro.

En el Medio Oriente, quieran o no los gringos de Bush y los sionistas de Israel, éste ha invadido a Palestina y al Líbano y ha creado un conflicto armado y político entre palestinos e israelitas y entre libaneses e israelitas. La ONU, que todo el mundo sabe hacia donde inclina su ‘pacifismo’ la mayoría de los estados allí representados, no se atreve reconocer que es una invasión, porque le tiene un miedo terrible al gobierno de Estados Unidos, aunque no pocas veces la mayoría levanta las manos condenando una acción del imperio o del sionismo y nada pasa. Los grandes y poderosos medios de la comunicación, conste que de propiedad privada, hablan del conflicto en el Medio Oriente y no reconocen que lo que está sucediendo en Palestina y el Líbano es una invasión del Estado israelita. De esa manera expresan su simpatía con el invasor, aunque hablen de los horrores de la guerra pero haciendo culpable de la misma al terrorismo de grupos, tanto en Palestina (Hamas) como en Líbano (Hizbulá).
La intervención de condena que hizo Chávez, llamando como invasor al Estado israelita, ha creado indignación a los fervorosos defensores del imperialismo y del sionismo. Eso ha hecho que sea blanco de todas las balas disparadas por los enemigos del proceso bolivariano. El imperio inmediatamente lo acusó de ser un terrorista; la oposición en Venezuela se ha sumado al coro que lo acusa de andar brindándoles apoyo a gobiernos terroristas e incluyendo a grupos plenamente identificados como terroristas.

Los medios de comunicación privados en Venezuela, pudiera entenderse como lógico pero demuestra el antihumanismo que llevan por dentro, más se han dedicado a criticar destructivamente la gira presidencial de Chávez que a estimular la búsqueda de una solución política negociada, de manera inmediata, a la guerra que se está viviendo por efecto de la invasión del Estado israelí a Palestina y el Líbano, por no pedir que se dediquen a denunciar las monstruosidades de las fuerzas militares de Israel que se ríen y aplauden cada vez que sus bombas causan muerte y destrucción.
Existen medios de comunicación que aun cuando los soldados misioneros con bayonetas que invadan su país les mate a su familia y les destruya sus empresas, seguirán anunciando al mundo que no se trata de una invasión sino de un conflicto bélico. ¿Quién y cómo se le cambia el konkreto que tiene ese tipo de gente en la cabeza, si su amor más supremo es por el dinero y no por la vida de su pueblo?


Esta nota ha sido leída aproximadamente 6217 veces.



Freddy Yépez


Visite el perfil de Freddy Yépez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: