Breve historia de Carlos Ortega, el desobediente

La historia del eximio antihéroe de la oposición Carlos Ortega, se resume en la palabra Desobediencia. De las cuales la más notables, por las consecuencias que ha ocasionado a su vida son:

1.- En febrero de 2003 se declara en desobediencia judicial que de acuerdo a señor de las covas (Manuel), consiste en dirigir a la CTV-mal desde la clandestinidad que por supuesto, como tendrá que llamar y escribir, todo su cohorte sindicalera sabrá siempre donde está. Es decir, serán cómplices.

2- En enero de 2003, Ortega se declaró en desobediencia tributaria. De esa manera oficializaba su conducta de evasor de impuestos. Y se evitaba llenar la planilla del ISR.

3.- En abril de 2002, gritó al mundo que estaba en desobediencia civil hasta que se vaya el tirano. Pero Carmona se fue y el siguió desobedeciendo.

4- En octubre de 2001, asumió la desobediencia electoral y se alzó a la brava con la Presidencia de la CTV-mal hasta destruirla.

5- Sus allegados dicen que tuvo otras desobediencias cuando era presidente de Fedepetrol, lo cual le costó la presidencia y jugosos negocios ¿Desobediencia moral?

5- Pero la que más lo marcó, la culpable de sus penas, fue la desobediencia escolar que empezó a practicar desde que lo llevaron pro primera vez al colegio y una maestra lo miró feo. Desde entonces juró que no iría más a una escuela a no ser para cerrarla. Y lo cumplió. Las consecuencias de su rebelde actitud son por todos conocidos y se resumen en su celebre frase: "Los inteligentes van a tener que meterse a bruto para ver si nos entendemos".

En honor a su coherencia no nos queda más que gritar ¡Qué viva Carlos Ortega!, ¡Qué viva, pero en la cárcel!



Esta nota ha sido leída aproximadamente 5000 veces.



Reinaldo Bolívar

Investigador, fundador del Centro de Saberes Africanos, vicecanciller para África

 reibol@gmail.com      @BolivarReinaldo

Visite el perfil de Reinaldo Bolívar para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas