Izquierdistas desunionistas, rectificar sabiamente

Lo han sido, antes de Chávez, y hasta siguen siéndolo: El caso, asaz peligroso para el todavía incipiente proceso de cambio social de la presente fase burguesa a la socialista, es que cada partido con revestimientos de marxismo, a veces autodenominados de izquierda, aún no logran digerir bien el significado de unión proletaria[1]. No los culpamos, habida cuenta de que es recientemente cuando la URSS pudo entenderlo, y lo mismo rige para la China posmaoista.

Al parecer, no han podido deslastrase 100% de los vicios individualistas propias de las culturas explotadoras en todas sus fases previas, y menos de las de este individualismo desarrollado al máximo en la fase capitalista.

El primer "milagro" de Chávez fue apelotonarlos en contra de los puntofijistas de marras, y sólo esa desunión "natural" podría explicarnos sus tendencias criticófilas, suspendidas, a veces, sólo cuando el apoyo izquierdista resulta inevitable. Tan así es que esos mismos líderes de los partidos fraccionistas vieron entonces una suerte de coyuntura favorable para ellos mismos y así poder obtener cuotas de poder, aunque siempre con tendencias irrefragablemente individualistas. Por ejemplo, los partidos de mayor arraigo popular, inclusive los del movimiento internacional suelen arrogarse para sí los privilegios socialistas, como si suyo les fuera el conocimiento científico del marxismo con exclusividad, por derecho propio y al mejor estilo burgués, siendo ese criterio la mejor demostración de desunión antirrevolucionaria.

15/1/2017 9:28:00 a.m.


 

[1] Cuando los grandes pioneros del comunismo científico sugirieron a gritos la UNIÓN de los proletarios del mundo, estuvieron dirigiéndose a todos los rincones fabriles del planeta. No ha sido así y esa bandera ha estado usándose fraccionadamente a medias y asumida como suya por los liderazgos antiderechistas de conveniencia personalísima, por gentes más demagógicos que auténticos socialistas. Han sido y siguen siendo los clásicos oportunistas y tartufos conocidos como peseteros en lenguaje criollo, como también se los podría identificar. Con el Puntofijismo que imperó durante la IV República tenemos suficientes pruebas de la persistencia de líderes que han usado dicha bandera para hacerse de una mediocre figuración política y recoger las migajas que la burguesía les han zumbado y con la cuales les han torcido esa conciencia que, si bien pudo haber sido sincera de partida, la derecha ha sabido doblegársela, y prueba actual es esa permanente critiquería en la que han caído desde que, en víspera de su muerte, Chávez-el unionista por excelencia-cedió el control al presente Presidente como líder del movimiento socialista auténtico. Sólo las distancias geográficas podría explicarnos el rezago manifiesto de la mayoría de los hombres de buena voluntad, inclusive comunistas hasta por naturaleza, para seguir montados en una de criticar hasta por inercia a cuanto acto realice el líder de turno sin que este les asigne expresamente una que otra prebenda.

 

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 988 veces.



Manuel C. Martínez


Visite el perfil de Manuel C. Martínez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: