A propósito de ser ciego

Escribí en Aporrea que El Aissami sería vice-presidente. ¿Qué viene ahora?

Nicolás Maduro acaba de nombrar a Tareck El Aissami como vice-presidente ejecutivo de la República. Sobre el particular, en nuestro artículo publicado en este portal el 25-10-2016, titulado, El suicidio madurista¹, en parte de su texto dijimos: "El tercer bloque madurista lo representan algunos gobernadores, (…) y sobre todo el de Aragua, lucha por un eventual mando hasta la vice-presidencia y control nacional del PSUV" (…), como evidentemente ocurrió, lo cual viene a consolidar nuestra tesis de fractura que existe en el grupo político del partido de gobierno, así como de quienes luchan por el control hegemónico del poder, pero que al final es simplemente la sentencia de muerte de este cenáculo de neodictadores, ideológicamente identificados con lo más recalcitrante del fascismo, el nazismo y el estalinismo.

El madurismo sigue arreando una triple división en el contexto de los grupos que lo conforman y sólo les preocupa quién podrá quedarse con una eventual candidatura presidencial para unas hipotéticas elecciones en 2018, tiempo para el cual expira constitucionalmente el gobierno de Maduro, aunque en la praxis, sí para esa fecha, llegaran a sobrevivir políticamente y no contaran con el suficiente apoyo popular para garantizar su continuidad en el poder, no duden que utilizarían cualquier maniobra sobrevenida (¿-auto-golpe militar o posible "magnicidio"?) con apoyo desde la cúpula del mal llamado Tribunal Supremo de Justicia (TSJ), para lograr una eventual suspensión de elecciones presidenciales.

Ante la pugna en los tres bloques maduristas, el primero controlado, obviamente, por Maduro y parte de su gabinete, ahora más radicalizado con la entrada de Elías Jaua y Hugbel Roa, aunado con parte de la cúpula militar que lidera Padrino López, es el más débil de todos ellos, porque tiene en su contra el desgaste del gobierno y todas las pésimas decisiones que en materia económica y social han empobrecido a la población venezolana. Este bloque madurista sólo implora que se eleven los precios del petróleo con el propósito de sortear parte del tiempo que le queda en el poder otorgando prebendas, y tratando de abrir, aunque sea temporalmente, el chorro de las importaciones con sectores empresariales afines del grupo que controla Miguel Pérez Abad, actual presidente del banco Bicentenario, es decir, Federación de Industriales (Fedeindustria).

El principal bloque madurista también le afecta el tiempo, en virtud de que en la praxis, aunque los precios del petróleo llegaran a los tres dígitos, eso sería en un lapso que jamás podría lograrse antes de 2018, razón por la cual, Maduro y sus más obsecuentes panegíricos sólo les queda blindar una estructura política y jurídica, en la cual sus intereses y negocios no sean alterados significativamente por un desenlace casi de ruptura del poder. Por ello, se radicalizan, y cada una de sus torpezas, entre ellas, lo que para muchos fue una absurda decisión sobre el billete de 100 bolívares, la cual originó una explosión social en diversas zonas del país, sólo tenía como objetivo atacar al grupo estalinista más reaccionario del madurismo, es decir, el que controla Diosdado Cabello².

Ese segundo grupo madurista, bajo las órdenes de Diosdado Cabello sigue manteniendo el control del Servicio Nacional Integrado de Administración Aduanera y Tributaria (Seniat). Esa es la razón por la cual su hermano es inamovible como "superintendente" de tal organismo. No es casualidad sino causalidad que todos los ministros del área económica, y otras áreas, sean removidos, mientras que en el Seniat, todo sea incólume; verbigracia, sin posibilidad de cambios.

Irónicamente, para Maduro, al ser la inflación el hecho económico y de conflicto social que más le perjudica como gobernante, es el aumento desmedido de los precios lo que más beneficia a Cabello, porque éste se indexa en sus ingresos, sin tener costo político para él y su grupo. Cabello también cuenta con la mayoría de integrantes de "magistrados" que forman parte del TSJ, aunque éstos por razones circunstanciales se plieguen sobre los designios de Miraflores, pero ante una posibilidad de decidir entre Maduro y Cabello, no duden, que se inclinarían por el último, máxime cuando fue éste quien les abrió las puertas del poder judicial en las postrimerías de su presidencia al frente del poder legislativo durante el período 2010 – 2015.

Sobre el grupo que controla Cabello, tampoco podemos olvidar que la reducción del impuesto al valor agregado (IVA) que realizó Maduro, además de buscar algún elemento en la reducción de presiones inflacionarias, el fondo de la medida en estos grupos anárquicos y autoritarios, está en restarle ingresos al Seniat, y por ende, golpear a esta ala del poder. No hay otra razón. Hay que destacar que también Diosdado Cabello maneja la aviación militar, siendo esa la causa, por la cual, nadie de ese componente castrense está en la cúpula de confianza de Vladimir Padrino.

El tercer y último grupo madurista, controlado por Tareck El Aissami con su designación como vice-presidente ha logrado el primero de sus objetivos inmediatos. Es y no es una ficha de Nicolás Maduro. Digamos que ambos juegan sobre una práctica de conveniencia política. El Aissami es una ficha del actual presidente de la República para desplazar a Cabello del juego por el control del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), y la posibilidad que tiene el "diputado" para convertirse en candidato presidencial para 2018. El otro factor de conveniencia que buscan tanto Maduro como El Aissami está en el total dominio de las policías y cuerpos de seguridad del Estado, los cuales podrían haber sido infiltrados por Cabello en sus diversas giras por el país, razón por la cual, habría que impedir su avance en esos espacios, y quien mejor para ello, que el propio caudillo de Aragua.

Por otra parte, siendo vice-presidente, Tareck El Aissami, estaría a salvo y serviría como muro de contención, ante la posibilidad que la fiscal general de la República, Luisa Ortega Díaz, iniciara una investigación a fondo sobre posibles hechos de corrupción administrativa sobre muchas importaciones fraudulentas, o responsabilidades penales por las masacres ocurridas en diversas zonas del país en relación con la cuestionada, Operación de Liberación del Pueblo (OLP); acción donde curiosamente, el recién designado alto funcionario ha sido muy criticado por propios y extraños, tanto en su partido y diferentes composiciones de gobierno, y por supuesto, la sociedad en general.

Entonces, ¿por qué Maduro designa a El Aissami como vice-presidente? Porque de concretarse un enjuiciamiento contra cualquier factor en la cúpula del PSUV, aunque se encuentren divididos en lo interno, el que caiga uno de ellos, arrastraría toda la podredumbre madurista ante los ojos del país, debilitando aún más, su agonizante praxis política.

Lo que va a ocurrir en 2017 dependerá en buena medida del cómo los sectores que adversan al madurismo se integren como organización unitaria, más allá de las ideologías y diferencias. Urge exigir al Consejo Nacional Electoral (CNE) el cronograma de las postergadas (de manera extra-constitucional) elecciones regionales, las cuales serían un duro revés para el gobierno. No obstante, algunos voceros, continúan dejando entrever que estos comicios no son necesarios, y menos indispensables, mientras, según ellos "no se recupere la economía", es decir, hasta que las encuestas no les sean favorables.

Sólo apuntando un cauce electoral definido de elecciones regionales y municipales, generando para 2018 unas elecciones presidenciales con la convocatoria de una Asamblea Nacional Constituyente (ANC) quedará garantizada la paz social, y hasta es posible que mejore la economía como signo de confianza. Lo contrario, sólo hundirá más la economía, aumentará las presiones sociales, radicalizará los escenarios políticos y nos dejará ante las puertas de la violencia. Pero, ¿a quiénes conviene la violencia? A propósito de ser ciego. Quien tenga ojos que vea.

***

¹ http://www.aporrea.org/ideologia/a236111.html

² http://www.el-nacional.com/noticias/columnista/maduro-ataca-cabello_62393



Esta nota ha sido leída aproximadamente 5297 veces.



Javier Antonio Vivas Santana

Lic. en Educación en las menciones de Ciencias Sociales y Lengua (UNA) Maestría en Educación mención Enseñanza del Castellano (UDO) Dr. en Educación (UPEL) Profesor de la Misión Sucre (2003 -2012)

 jvivassantana@gmail.com      @jvivassantana

Visite el perfil de Javier Antonio Vivas Santana para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Javier Antonio Vivas Santana

Javier Antonio Vivas Santana

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a239578.htmlCd0NV CAC = Y co = US