Simón Rodríguez, revolucionario bolivariano (3/3)

Es después de recibir una carta del Libertador Simón Bolívar, fechada el 19 de enero de 1824 y corroborar la admiración que todavía le profesa el más grande héroe de toda América y el mundo, que decide ir a su encuentro y ayudarle en lo posible en hacer una patria grande y hermosa; tal como era el sueño de ambos hombres. Continuemos nuestro escrito sobre la vida y obra de otro de los grandes hombres que ha parido nuestra patria; Venezuela.

Bolívar había ordenado a las autoridades colombianas prestar el apoyo necesario al maestro Simón Rodríguez para que fuese a reunirse con él, es así como el maestro emprende por Cartagena, Colombia, el viaje hacia el Perú, llegando a Guayaquil, Ecuador, a fines de 1824, donde deja marcada sus huellas al dictar clases de agricultura y botánica en el Colegio Nacional, en Quito presenta al gobierno su Plan de Colonización para el Oriente de Ecuador y en Ibarra, Ecuador, funda una Sociedad de Socorro Mutuo. En 1825 Bolívar lo recibe en Lima, Perú, y de inmediato lo incorpora a su grupo de colaboradores directos. En noviembre de este mismo año Bolívar lo nombra Director de Enseñanza Pública, Ciencias Físicas, Matemáticas y de Artes. En 1826 el Libertador lo nombra Director General de Minas, Agricultura y Caminos Públicos de la República Boliviana, en ese mismo año, en Chuquisaca, Bolivia, Don Simón Rodríguez funda una segunda Escuela-Taller de Caminos Públicos.

A finales de año, el Maestro Simón Rodríguez renuncia a sus cargos en Bolivia por no congeniar con el Mariscal Antonio José de Sucre, Presidente de la República y se marcha a Arequipa, Perú, allí, 2 años después publica el Pronóstico de Obras en las Sociedades Americanas, en cuyo texto insiste en la necesidad de buscar soluciones propias para los problemas de Hispanoamérica, idea que resume en su frase: "La América Española es Original, Originales han de ser sus instituciones y su gobierno, y Originales sus medios de fundar uno y otro. O Inventamos o Erramos" A comienzo del año 1831 aparece su libro titulado: "El Libertador del Mediodía de América y sus compañeros de armas, defendidos por un amigo de la causa social". Este libro constituye una defensa extraordinaria a favor de Simón Bolívar y sus seguidores. En septiembre de ese año hace circular su ensayo científico "Observaciones sobre el Terreno de Vincocaya" en el cual destaca aspectos sobre la sociedad y economía, y la necesidad de conservar la naturaleza. Allí quedan moldeados elementos en cuanto a revolución, patria y nación, sobre la idea de emancipación, aludiendo al ESPIRITU NACIONAL, espíritu que señala ser algo intrínseco de los pueblos de Latinoamérica.

A finales de ese año, 1831, contrae nupcias por segunda vez con Manuela Gómez y en 1834 de la ciudad de Lima, Perú, se traslada a la ciudad La Concepción, Chile; donde acepta la Dirección de una escuela. En Chile publica ese mismo año su libro, Luces y Virtudes Sociales. En 1837, en el mismo Chile se encuentra de nuevo con Don Andrés Bello. En Valparaíso, Chile, reedita en 1838 el libro, Luces y Virtudes Sociales, y pública artículos en el periódico El Mercurio. En 1842, encontrándose en Lima, Perú, reedita su obra Sociedades Americanas. El año siguiente emprende viaje a Ecuador y en su paso por el Puerto de Paita, Perú, sostiene una entrevista con Manuela Sáenz, ésta anciana y mal de salud; en ese puerto Don Simón Rodríguez vive unos años. A Ecuador viaja a fines de 1848, visitando Guayaquil, Quito, y residenciándose en Latacunga, en donde dicta clases en el Colegio San Vicente. En los años finales de su vida Don Simón Rodríguez regresa a Guayaquil donde se perderá buena parte de su obra escrita en un incendio ocurrido en dicha ciudad. En 1853 emprende de nuevo viaje al Perú acompañado por su hijo José, y por Camilo Gómez amigo de su hijo, será Gómez quien al final lo asistirá en el momento de su muerte ocurrida en el pueblecito de Amotape, Perú, el 28 de febrero de 1854. Setenta años después sus restos fueron trasladados al Panteón de los Próceres en Lima y desde allí, unos días antes de cumplirse los cien años de su muerte, devueltos a su Caracas natal y enterrado en el Panteón Nacional el 28 de febrero de 1954.

. Diciembre de 2016



Esta nota ha sido leída aproximadamente 807 veces.



José M. Ameliach N.


Visite el perfil de José M. Ameliach N. para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



José M. Ameliach N.

José M. Ameliach N.

Más artículos de este autor



US mp N Y ab = '0' /actualidad/a239094.htmlCd0NV CAC = Y co = US