El sol, que todo lo sabe, preñó a María y parió morochos

Vamos a tratar de acercarnos a los orígenes de los nacimientos en esta navidad. Luego a una reinterpretación de estas vivencias a través de la visión del mundo de los indios zuñis, un pueblo originario enraizado en el culto a la fecundidad de la tierra (México).Culturalmente muy parecidos a los hopi, aunque hablan un idioma uto-azteca.

Los nacimientos hicieron su aparición por obra y gracia de Francisco de Asís, hermano del Sol y de la Luna, amigo de los animales y las plantas, capaz de conversar con las piedras y las estrellas, como de hacer ofrendas al Mesías desde el paisaje más vivo y terrenal: flores y frutos, raíces y semillas ofrecidos con los perfumes y el color de la misma montaña. Era capaz de dedicar sus sermones a las aves en vuelo, como habló después con los peces en un tu a tu San Antonio de Upata, San Antonio de Chiguará, San Antonio del Golfo, San Antonio de Táchira, San Antonio de Los Altos de Guaicaipuro, San Antonio de Capayacuar, San Antonio indoamericano, patrono de todos esos pueblos y otros pueblos, Venezuela adentro.

La primera representación de nuestros nacimientos, la hace el hermano Francisco con la naturaleza en pie, con todo su entramado mineral, vegetal, animal y humano, agua, aire, luz y tierra con sus actores en vivo: José, María, Jesús Niño, la Mula y el Buey, los Reyes Magos.(1) Francisco de Asís no era profeta, ni teólogo, ni filósofo: en sus inicios, era simplemente un diácono. Un fraile. Se negó a ser sacerdote, con una iglesia bastante desprestigiada en su época, dividida y minada por las sectas, calificadas de heréticas en plena Edad Media europea y en la era de las cruzadas.

Así hablaba Francisco, detenido por un llamado interior frente al fuego inquisidor:

-"Donde haya hogueras, pongan manantiales.

Donde haya espadas, pongan rosas. Transformen en jardines los campos de batalla. Abran surcos y siembren el amor"… "Anuncien que llega pronto la era del Amor, de la Alegría y de la Paz".

Fue Francisco, alguien desprovisto de autoridad ante su tiempo, desatendiendo por el llamado de lo alto el alistarse para las cruzadas al servicio del Papa. No bien visto por la iglesia oficial, sus enseñanzas fueron subversivas y reprimidas porque su alianza con la naturaleza, su amor a los animales y las plantas y a todos los elementos que sustentan la vida, podían hacer resurgir "religiones paganas" y espíritus chamánicos, no suficientemente sepultados en Europa: veamos como hablaba Francisco… "la luna y las estrellas, que son flores de luz sobre el celaje azul". "Con nuestra hermana y madre, la tierra, dulce hogar que nos sostiene y nutre, nos da frutos y flores". Tres siglos después, Europa tendrá su encontronazo con Abya Yala, que llamarían Las Indias y luego América; iniciando con su conquista la resistencia indígena.-Pero no somos una equivocación de Colón. El equivocado era él.

Ocho siglos después, un Papa asume el nombre de Francisco, momento cumbre en el cual en los últimos 150 años la llamada razón "científica", "razón segunda" o "razón instrumental" acabó con el planeta. Entonces el Papa Francisco emite la encíclica Laudato Si, buscando reconciliarnos con "La Casa Común", la Madre Tierra para los pueblos indígenas. ¿Se enguayucó el Papa Francisco con los indios americanos? Preguntaron algunas voces agoreras del capitalismo neoliberal. ¡Esto no lo aguanta nadie!, replicó Francisco, para referirse al sistema capitalista en su diálogo con los pueblos originarios en su visita a Bolivia.

EL SOL PREÑÓ A MARÍA Y PARIÓ MOROCHOS

Si Francisco fue el creador de los nacimientos o pesebres, el cristianismo llegado a la América con la conquista, sufrió distintas reinterpretaciones a la luz de algunos pueblos indígenas al pie de sus cosmovisiones y cosmovivencias. Algo parecido ocurrió también en África con algunas leyendas. Veamos la de los indios zuñis de México, donde María es preñada por el Sol, maltratada y perseguida, pero el Niño Jesús, nace morocho (¿Un cazar, Hembra y Varón?) En las filosofías indias del Buen Vivir, la unidad se construye por dos y no por uno. La leyenda reza así:

- En Occidente vivía una muchacha mexicana que nunca había salido fuera. Pasaba todo el tiempo en su casa. Quería sentarse donde daba el Sol.. El Sol "le dio un niño". En aquel tiempo la guardaban soldados, (como una réplica de los Herodes de hoy, que persiguen a los niños indígenas). Uno de los soldados la vio y dijo a los otros: Aquella a quienes estamos aguardando está preñada. ¿Para qué la aguardamos? ¡Matémosla! Mañana temprano tendrá que morir. Pero el Sol, el que todo lo sabe, la salvó. La sacó a escondidas por la ventana. Ve ahora donde quieras vivir, le dijo el Sol. Ella marchó y llegó donde estaba un sipaloa sembrando. ¿Qué estás sembrando, preguntó ella? Cantos rodados, le respondió vacilándola. Como no contestó bien, ella hizo algo para que lo sembrado no se diera. Siguió adelante y se encuentra otro sembrador: ¿Qué siembras? Preguntó. Maíz y trigo, respondió él. Como contestó bien, nada hizo para impedir su buena cosecha.

Al no verla en su cuarto, los soldados salieron en su búsqueda. Ella marchó hacia la montaña y salieron en su búsqueda. Caminemos de prisa, llegaron a una montaña y otra y no la encontraron. Llegaron a un río y era muy profundo. No pudieron pasar. No tiene sentido seguirla buscando. La muchacha había cruzado el río hasta que llegó a Kluwela y allí está. Parió dos gemelos. Los cerdos y los perros la besaban y la acariciaban. Las mulas no la besaron. Por eso no tienen crías.(2)

Es curiosa esta versión de un pueblo que revaloriza la fertilidad de la tierra, reorienta el nacimiento de esta manera a la luz de su visión del mundo.¿Está la leyenda despojada de "lo sagrado" o es lo sagrado y lo profano, caras distintas e inseparables de un mismo mundo en movimiento?

  1. Antes de llegar Francisco al Vaticano, querían despojar a los pesebres de la mula y el buey y de los Reyes Magos. Se escuchaba la queja silenciosa del pueblo/pueblo y hasta de las monjitas.

  2. Herskovits, Melville J. El hombre y sus obras.fce.México.1964.ps.452-53.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1364 veces.



Saúl Rivas Rivas


Visite el perfil de Saúl Rivas Rivas para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: