Loco cree que puede triunfar con mitad de Venezuela en contra

La polarización es cosa de locos...

Se aproxima el fin de un año más y luce conveniente realizar autocrítica y balance general de la situación nacional. Junto a las confrontaciones económicas y políticas entre dirigentes del chavismo y de la oposición, ocurre un tercer conflicto no menos importante que afecta la convivencia de la sociedad venezolana y se llama: polarización (y con ella nadie gana).

Sólo un loco cree que puede triunfar con la mitad de Venezuela en contra y llena de odio por la polarización. Para hacer progresar a Venezuela es urgente aliviar odios internos entre ciudadanos que se necesitan mutuamente.

Aunque Chávez físicamente ya no existe, la polarización u hostilidad entre chavistas y opositores persiste. Lo preocupante es que la misma hoy va más allá del juego electoral y ha degenerado en odio político entre ciudadanos que no son militantes de partidos ni mucho menos dirigentes.

La polarización obstaculiza la vida de la nación, pues no sólo se lidia con crisis económica sino con discordia permanente entre habitantes incapaces de dialogar respetuosamente debido a enfermizos rencores ideológicos sobre temas que muchas veces no inciden directamente en nuestra vida diaria buscando alimentos y medicinas. Ejemplo: Día de la raza vs resistencia indígena.

En ocasiones, miles de ciudadanos expresan intolerancia imitando a dirigentes persuasivos que no conocen personalmente y repiten consignas ideológicas abstractas que los ponen a pelear.

Bien se pudiera afirmar que la polarización venezolana es un obstáculo para la unidad nacional requerida para reimpulsar las fuerzas económicas productivas del país y superar radicalmente el atraso capitalista y la crisis que actualmente perjudican a Venezuela.

De allí la urgencia de que dirigentes de todos los sectores asuman esta problemática como un asunto de interés nacional y rechacen la tentación de cálculos electorales o aspiraciones personales que se alimentan con el odioso juego de la polarización.

Los líderes políticos, inspirados en la Constitución, deben comprender que incluir a unos, no implica excluir a otros. Como ciudadanos de a pie abogaremos siempre por la despolarización del país, defendemos ideas revolucionarias pero repudiamos invitaciones a odio, discriminación, injuria o satanización contra aquel que piensa diferente o que milita en causas contrarias a las nuestras, por más equivocadas que parezcan aquellas.

 

 

 

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 6597 veces.



Jesús Silva R.

Doctor en Derecho Constitucional. Abogado penalista. Escritor marxista. Profesor de estudios políticos e internacionales en UCV. http://jesusmanuelsilva.blogspot.com

 jesussilva2001@gmail.com      @Jesus_Silva_R

Visite el perfil de Jesús Silva R. para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: