La política , lo político : Ética y Política (I/IV)

"No creo en una política sin ética. pero tampoco en una ética sin política"

Rafael Aguirre

"No hay que ser águila para saber hasta que extremos de

perversidad y bajeza puede llegar el hombre;

basta pensar que la crueldad, el desamor y la tortura son

creaciones humanas, inventadas por inteligencias fracasadas"

José Antonio Marina,

I. La política y lo político

El vocablo "política" es polisémico,con lo cual es fácil utilizarlo sin saber a que significado apunta en cada uno de sus usos. La afirmación de Aristóteles : "El hombre es por naturaleza un animal social(zoon politikón) y,por tanto,aun sin tener ninguna necesidad de auxilio,los hombres tienden a la convivencia",sigue siendo pertinente para dar razón de nuestra condición a pesar de las muchas reservas que le podamos poner. El hombre aparece y se realiza como persona en la convivencia interpersonal. Ahora bien ,la convivencia es,desde sus bases hasta sus limites, una convivencia política. La politicidad matiza todas las formas y todos los niveles de las relaciones humanas. Esto no indica que haya de reducirse todo a política. Tienen consistencia autónoma las otras relaciones de convivencia interindividual,familiar,económica, cultural,etc.

La política puede ser definida como "el conjunto de los principios, símbolos, medios y actos mediante los cuales el hombre aspira al bien común de la polis". Conviene insistir en esta definición compresiva, porque con demasiada frecuencia se limita la política a lo que se refiere al gobierno del Estado. El ámbito de la política es mucho más vasto.

Cuando nos preguntamos por la política,nos planteamos la voluntad de querer estar juntos como grupo humano,es decir, la forma de organizar la supervivencia,coexistencia o convivencia.

Lo político sería la dimensión humana que permite que la actividad política del hombre sea un acto plenamente humano,una actividad humana. O bien, sería el campo conceptual de la actividad política del hombre. La política es una praxis que remite a una teoría. Esta teoría en una praxis es la ciencia política. La política constituye el ámbito dentro del cual el hombre puede superar la mera existencia biológica y vivir la dimensión donde puede realizar su propia naturaleza, o sea, el logos.

La política pertenece a las realidades que brotan de la condición humana. En este sentido,se puede hablar de la política como realidad estructural de la condición de lo humano. Pero la política está sometida a las variaciones históricas ;no es lo mismo describir el fenómeno político en la ciudad-estado Atenas que en un país como Venezuela. La política es, por tanto, una realidad histórica. Es de observar que la distinción entre lo político y la política sigue siendo todavía, en el lenguaje corriente, bastante vaga.

II.¿Una ética política?

La política ha sido considerada con frecuencia como el lugar de cita de la hipocresía, la mentira, el engaño y demás vicios contrarios a la limpia ejecutoria del hombre moral. Más aún,la política en si misma ha sido vista como realidad contraria a la ética y ,consiguientemente como un asunto inmoral. Las relaciones entre la ética y la política han sido siempre problemáticas. Cuando se habla de ética y política, el intríngulis de la cuestión se localiza precisamente en la "y" que relaciona ambos términos.

La relación entre los valores políticos y los valores éticos ha dado origen a grandes polémicas;no solo por la importancia que tiene teóricamente sino también por sus repercusiones en la práctica:

¿Debe considerarse la ética la fiel compañía de la política,su vigilante garantía y la patente legitimadora de sus actuaciones?

¿El problema de la política es su falta de ética?

¿Necesita la ética del marco político para su pleno desarrollo?

Todos aquellos que de una forma u otra se han acercado al estudio de las cuestiones sociales y,esencialmente,de las relaciones políticas se han encontrado con los problemas de la dependencia y subordinación que hay entre los hombres,y las rivalidades y conflictos que surgen entre ellos. A primera tenemos una impresión de lo político más marcada por un modelo de relación conflictivo y dialéctico,que por otro más cooperativo y dialogante. Hoy no es posible pensar lo ético sin encontrarse con lo político,como no es posible pensar lo político sin presuponer lo ético.

¿Existe una moral política?

¿Puede hablarse con rigor critico de una dimensión ética en la realidad de la política?¿La política ,ademas de ser una ciencia , una técnica, una praxis y una forma de ser de los humanos es también y al mismo tiempo un lugar ético?

Si la contestación a las preguntas anteriores es afirmativa , y en la medida en que sea afirmativa,surgen otros interrogantes:¿Qué criterios morales integran la instancia ética de lo político?¿Cómo se puede hacer una formulación coherente de la teoría ética en relación a la política?

En la próximas entregas examinaremos los interrogantes planteados aportando un conjunto de orientaciones en torno a dos ejes de reflexión: referencia histórica del problema y justificación de la posible relación entre ética y política.

***La crisis venezolana radica en la Radical Disociación entre ética y política.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1416 veces.



Luis Antonio Azócar Bates

Matemático y filósofo

 medida713@gmail.com

Visite el perfil de Luis Antonio Azócar Bates para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: