Amigas, amigos y familiares que me hacen desandar el camino

El poder te coloca en espacios donde la hipocresía cunde como piojos en trinchera de combate, el poder está presente en tantas partes un equipo de béisbol, el cura del pueblo, el gerente del banco, el prefecto, el comisario, el bodeguero, el alcalde, ministro, gobernador, presidente o general.

Nadie está exento de sentirse poderoso e inclusive serlo, pero lo cierto es que andamos con el poder y el poder está ahí, al lado, arriba y nunca bajo nosotros mis amigos son los mismos desde hace muchos años y cada vez que doy un paso lo pienso, soy comunero cotidiano, pienso en el amigo, en la familia, en la reputación, en el valor de la historia y en el día que viene. No me importa mucho defender lo que creo y sé que tendré problemas por ello, denuncio y asumo el sentido común como guía de mis actos. Claro esto no me permitirá avanzar en la política, como tampoco leer a Sartre en francés y sé que esto le puede caer mal a algún funcionario de esos que en cartitas "secretas" en correspondencia nada bien intencionada coloca como testigos a personas que solo las trate dos o tres veces en mi vida, cartas dirigidas ese prohombre exalcalde de Valencia Edgardo Parra, veamos: "ególatra, resentido por sus fracasos de artista, cuyo referente revolucionario no es la revolución popular y antiimperialista del Negro Chávez sino el mundo del existencialista de Jean Paul Sartre y, que no forma ni formará parte de nuestro partido porque ese personaje no esta hecho para el equipo, el respeto a las decisiones superiores y a las jerarquías, por lo que, en el momento menos esperado sacará a relucir todo su resentimiento pequeñoburgués para verterlo no contra la oligarquía valenciana ni la burguesía carabobeña, sino contra los revolucionarios, a quienes no les reconoce virtudes superiores a las que el mismo se atribuye sin fundamento. Esto de cartearse con un delincuente o sea un criminal y poner a que lee a Sartre como sospechoso, si desean leer el texto integro puede dirigirse a: http://grupolipo.blogspot.mx/2016/03/yuri-valecillo-y-la-caceria-de-brujas.html

Bien pero volviendo a los amigas, amigos y familiares voy detallando que en más de una ocasión son estos los amigos que logran descobijarse del partido y aparece el lado gentil, solidario, amable, venezolano donde el recuerdo fluye y nos enriquece, donde el sol brilla y se refleja y claro que me permiten reflexionar acerca de lo que apoyo y de lo que no, son esos amigos que se mantienen en la modestia algunos del PSUV y otros no, algunos del gobierno y otros no, todos críticos, algunos prudentes y algunos libres como el viento.

Ayer veía a Jenny Eugenia Russian y recordaba a Carlos Yusti ambos conocidos y apreciables, ambos preocupados por la suerte de la república, ambos amantes de la patria y defensores de la soberanía, la Madre Russian junto a nuestra canciller defendiendo la soberanía frente a la ignominiosa acción de los poderes facticos del Mercosur, Yusti dando lo mejor de su pluma y de su saber visitando escuelas en el Estado Bolívar, hablando de libros, de ediciones de vivencias. Los dos demócratas y revolucionarios.

De los dos aprendo, de los dos conozco, de los dos me nutro y claro a los dos soy cercano, amigo de muchos años y de muchas vivencias y aventuras.

Ojo avizor, mis críticas y no lo digo a manera de disculpa, ya que lo que digo me aparece por la indignación, no trabajo en el gobierno, ni espero un contrato, ni me pongo firme ante figuras emblemáticas, ni comulgo con las mentiras de Henry Ramos o Andrés Velázquez (este último un gatopardo de antología) la verdad es que voy viendo cómo van saliendo las cuentas y al gobierno lo puedo criticar, pero creo en la posibilidad de que asuma o comprenda la necesidad del encuentro con los abatidos en los días de discusiones nada amables y poco ricas en sustancia.

La política es entre otras cosas la posibilidad de hacer que las razones humanas no salten los resortes de la cordura, de Acción Democrática, Copei, La Causa R son y serán una escuela de oportunismo, de miedo, de expulsiones, de traiciones si algo debería diferenciarnos en algún momento es la posibilidad de ser gentiles con los nuestros y de discutir, razonar, buscar alternativas, no es la magia señalar al viejo amigo por el solo acto de que manifestó diferencias con el que momentáneamente manda, gobierna, ejerce el poder.

Yo seguiré criticando a un gobierno donde sé que hay amigos y otros no tanto, hay gente honrada y que con fallas, virtudes y fue el gobierno que elegí, un Estado tiene que defenderse de las batallas cibernéticas, de la destrucción de infraestructura, de la violencia descomunal, de el acaparamiento, de la persecución y el insulto en descampado, nosotros como ciudadanos tenemos que defendernos de los abusos, de los policías malandros, de la incapacidad, de la usura de los comerciantes, etc.

También tengo amigos en la oposición y no comulgo y no podría comulgar con su manera de entender la redondez de la tierra. Ayer veía a Jenny Eugenia Russian y me sentí contento que una monja que asumió a los humildes como parte de su vida, que vive en Carapita en esa zona humilde, muy humilde de Caracas que habla con el ejemplo, que asume su condición de defensora de los Derechos Humanos, a ella y a los que son como ella me dirijo, a ellas me remito a la hora de comulgar con un proceso que se rescatable, que se difícil, pero que se debe entender que las críticas no son con el fin de volver al nefasto IV republicanismo y si un llamado de atención a lo que creemos no marcha sobre rieles, no es miel sobre hojuelas.

La izquierda es ese espacio pensante, obligadamente critico que merece y requiere ser escuchado, un gobierno que se califique de izquierdas no puede ser sordo y solo emitir órdenes y marchas, un gobierno de izquierda es ante todo la posibilidad de permitir y exigir la palabra de los de por ahí, no combatir a quien desde las entrañas mismas de las dificultades no está en el mercado negro, no trafica con divisas, no cobra mordida y vive en la medianía que le permite su esfuerzo.

Yo no soy amigo de Maduro y creo que al Presidente de La República no le interesa para nada la opinión de este mortal, por cierto no busco empleo y tampoco deseo estar en nómina, soy un simple fotógrafo que vive de su esfuerzo, cuya familia hace filas para comprar alimentos y que ante el imperio hace y hará resistencia.

Parafraseando a Serrat / Nunca es mala la verdad lo que no tiene es remedio.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 971 veces.



Yuri Valecillo


Visite el perfil de Yuri Valecillo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Yuri Valecillo

Yuri Valecillo

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a238048.htmlCd0NV CAC = Y co = US