Se nos van nuestros hijos y nietos de la patria

Víctimas de esta situación tan agobiante que estamos viviendo desde hace años los venezolanos se marchan. Nuestros hijos de la Patria de Bolívar y de la que Chávez llamó un día no lejano la Revolución Bonita.

Huyendo se alejan, de esta debacle económica, de las colas sin fin, de la inflación, la inseguridad, el aumento indiscriminado sin control de los precios de la cesta básica alimentaria, dela carencia de medicinas. Hoy un Kg de azúcar te lo vende el bachaquero de la esquina "tu vecino" a tres mil quinientos bolívares.

Hace poco como regalo de Navidad el llamado Dólar Today lo treparon a 5.000 machacantes.

No hay familia venezolana de la llamada clase media, que hoy no tenga uno o varios hijos emigrantes bien sea en: España, Panamá, Chile o Miami y Texas etc.

Familias enteras han partido de la Patria de Bolívar, por una u otras razones en busca de nuevos horizontes y promesas de sueños, dispuestos a enfrentar mil riesgos antes de ver como sus hijos, padres ya abuelos hoy padecen en carne propia, lo que el gobierno ha llamado "Guerra Económica".

Hoy me toca compatriotas, sufrir este dolor lacerante que desgarra las fibras más íntimas del alma. Desde que supe que mi hija Samantha y mis dos nietos: Samara y Marcelo marchan a buscar suerte en otras tierras de habla inglesa y costumbres sajonas, para mi hoy lejanas ya para mi edad dorada. "No me lleno de falsas ilusiones"

Desde que supe esta noticia mis ojos son presa de lágrimas fácilmente cuando esto recuerdo. Pues bien se que el abrazo de la despedida, será posiblemente el último que le de a mi hija y a mis nietos,

Mi hija es profesional y graduada hace años en la U.C.V. y tenía trabajo, pero con un sueldo tan disminuido hoy día a día, por esta interminable guerra que nunca termina, que ya no le alcanzaba ni para darles de ben comer, y vestir a los nietos humildemente, no hablemos de los demás gastos de un hogar.

Me cabe hoy decir que "Los abuelos nunca mueren, se hacen invisibles y duermen para siempre en lo más hondo del corazón" de estos nietos, de mis nietos, de los hijos de la Patria Bolivariana que se marchan hoy y día a día con sus padres a tierra extranjera. Quizá, lo más probable para nunca volver a sentir de nuevo el abrazo, la caricia y el beso de sus padres, de sus abuelos. Ni volver a sentir sus miradas llenas de ternura, ni escuchar sus cuentos. Los abuelos aunque no estemos seguimos muy presentes en la vida y el recuerdo de nuestros hijos y nietos, en esas fotografías ya amarillas por los años que guardan nuestros hijos en un viejo álbum, un CD o una memoria de un antiguo PC.

Si amigos compas se nos van nuestros hijos de la Patria de Bolívar y Chávez, y el gobierno nada hace para impedirlo. Y es que con el sueldo de los venezolanos ya no podemos ni comprar un helado, menos sobrevivir con una miserable pensión que se va como la arena de la mano entre las aguas del mar.

La realidad les será muy dura y difícil a los más, al toparse con la realidad de que ya hoy El llamado "Sueño Americano" no existe. Menos aún para los latinos que no son hijos de los descendientes del Myflower……….blancos, catires y de ojos azules preferiblemente.

Menos ahora con un Trump de president.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2848 veces.



José Juan Requena


Visite el perfil de José Juan Requena para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



José Juan Requena

José Juan Requena

Más artículos de este autor


Notas relacionadas