La materialidad de las ideas las hace indestructibles

Hace poco Hugo Chávez y hace menos de 48 horas lo hizo el Grande Fidel Castro, bautizado desde hace décadas como Fidel a secas. Sus ideas en vida y sus propios aportes teóricos son ahora paquetes materiales de obras que durarán hasta tanto no se retransformen en materias primas básicas para nuevas formas materiales correspondientes a nuestras futuras representaciones "espirituales" o materiales en sí mismas.

Resulta pertinente[1] tratar el tema de la inmortalidad espiritual, valga la redundancia, de los grandes de la Historia Universal, como en su escala así lo siguen siendo los ancestros familiares tan admirados y siempre presentes mediante gratos recuerdos no menos materiales.

Nos referimos a las ideas, a los hallazgos científicos y empíricos las más de las veces, que siempre han inmortalizado a sus protagonistas. Los más acertados y flamantes hallazgos nos indican que las ideas no pasan de ser flujos electromagnéticos, suerte de ondas ultramicroscópicas que van llenando nuestros archivos cerebrales o paquetes neuronales hechos de materia y que materia contienen.

26/11/2016 1:30:58 p.m.


[1] "Resulta pertinente avenirnos y convenir de una vez por todas en torno al reconocimiento pleno de la materialidad de las ideas, razón por la cual estas terminan inmortalizadas incluso cuando así no nos lo propongamos, particularmente aquellas ideas que resultan útiles a toda la humanidad presente y por venir. Son materia, así, los descubrimientos científicos, no tanto sus aplicaciones tecnológicas, sino sus esbozos o proyectos mismos, las ideas patentadas, pongámoslas por caso, las leyes y principios que algunos investigadores logran arrancarles a la Naturaleza de donde todos venimos y a la cual constantemente transformamos sin que ella pierda un átomo, ni un sólo núcleo, ni una micropartícula de sus entrañas. Tales representaciones de la materia, incuestionablemente materiales, echan por tierra la falsa división entre izquierda y derecha, entre materialismos e idealismos que quedan obsoletos; entre alma y cuerpo, espíritu intangible y materia de tan pequeño volumen y peso para su captación directa por nuestros inadecuados e "insensibles" órganos cerebrales.". Tomado de YouTube con ligeras variaciones.

 

 

 

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 926 veces.



Manuel C. Martínez


Visite el perfil de Manuel C. Martínez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: