Amnesia del político que juró transformar

Son muchos que acompañado por el éxito, son capaces de ocupar cargos estratégicos, para el desarrollo de la nación o una región en particular. La vinculación existente entre la doctrinas de cualquier corriente política y el deseo de pertenencia hacia su territorio, son dos elemento que al mezclarse configuran un cuadro de honorabilidad y reconocimiento público a la gestión desarrollada por estas personas que buscan a toda costa ser exitosas. Cabe señalar que se debe agregar un elemento que muy pocos lo estudian o practican, representa el punto de gloria para cualquier gerente del asunto público. Me refiero a las prácticas que se derivan de la moral y la ética.

Cuando somos jóvenes vivimos en un constante aceleramiento para transformar, participamos activamente en ideas vanguardista y progresista, llegando a ser irreverente de lo clásico o tradicional, invocamos el espíritu de la palabra revolución y hasta nos autodefinimos como revolucionarios, nos hacemos adictos a pensamientos, canciones, poemas que encierran pensamientos libertarios, atreviéndonos, incluso a admirar personajes históricos y presentes por sus actos y acciones que generan condiciones para dicha transformación de la sociedad. Aparecen sueños y anhelos de coadyuvar en todo movimiento capaz de minimizar o erradicar realidades tristes, que no son capaces de acompañar la solidaridad humanitaria, gritamos a viva voz en contra de la tiranía que algunos practicante de la política implementan al desarrollar sus planes, generalmente direccionados a la búsqueda de grandes beneficios particulares o grupales. Vemos con enojo como se incrementan los índices de pobreza y por otro lado como se desploma la nación. A todo eso le hacemos frente, juramos ante dios, la patria y nuestras vidas luchar para extirpar esas tristes realidades.

Cuando llegamos a tener la posibilidad de hacer lo soñado, cambiamos de parecer y nuestros actos se convierten en el mejor de los antónimos, de eso, que años atrás combatimos con fervor y determinación. Hacemos de los ejercicios gerenciales gubernamentales, a nuestro cargo, un medio para desvirtuar aquello que en un momento de nuestras vidas juramos transformar, convirtiéndonos en burócratas y seres humanos sin sensibilidad hacia el sufrimiento y la desgracia humana, que en momentos llegan a padecer nuestros conciudadanos. Se pone de manifiesto una metamorfosis que tiene su causa en la simbiosis que generan el poder y el dinero, terminando por surgir la plaga de la codicia, que al final es la oveja negra que trata de contaminar todo el rebaño.

 

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 922 veces.



Joselino Serrano


Visite el perfil de Joselino Serrano para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Joselino Serrano

Joselino Serrano

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a237287.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO