Golpe de timón octubrino

Octubre fue catalogado por el camarada Presidente Maduro como el mes del Golpe de Timón, homenajeando con ello, al inolvidable Comandante Infinito Hugo Chávez quien un octubre de 2012, después de haber obtenido una fulminante victoria contra las fuerzas retrógradas del imperialismo, lanzó su estrategia de recomposición del Gobierno Revolucionario, reconociendo las deficiencias que nuestro pueblo venía señalando y denunciando. Nuevo ciclo en la construcción del Socialismo, lo llamó nuestro Comandante Chávez, una vez conocida su gran victoria contras las fuerzas del imperialismo con el 56 por ciento de los votos. Días después de esa grandiosa victoria, el 20 de octubre de 2012, se reunió con su Consejo de Ministros y Ministras, en una jornada intensamente crítica y autocrítica, en la que no pasaron desapercibidos la materia económica, los problemas de la transición al Socialismo, resaltando ese punto: "El problema es económico, no se puede separar lo social de lo económico, siempre pongo el ejemplo del agua, H2O, hidrógeno y oxígeno, lo económico y lo social". En sentido autocrítico, reconoció lo poco que se había avanzado en la construcción de las comunas, recriminándose a sí mismo: "¿Acaso la comuna es solo para el Ministerio de las Comunas? Yo voy a tener que eliminar el Ministerio de las Comunas, lo he pensado varias veces, ¿por qué? Porque mucha gente cree que a ese ministerio es al que le toca las comunas…"; encomendándole al entonces Vicepresidente Nicolás Maduro, la tarea de revivir ese anhelo: "Nicolás, te encomiendo esto como te encomendaría mi vida: las comunas, el Estado social de derecho y de justicia…" No poca cosa, colocaba en las manos del camarada Maduro nuestro Comandante Chávez, incisivo en su autocrítica, sentenciaba: "La autocrítica, independencia o nada, ¿o qué es lo que hacemos aquí?". Esa noche, nos habló de una idea inédita para la construcción de la Patria Socialista, del injerto del espíritu socialista, de injertar la propiedad social, colocando diversos ejemplos: "Cada planta que nosotros instalemos debería tener el mismo día de la inauguración producción propia, de guayaba, por ejemplo, en este caso; ¿me explico? La planta ya debería tener terrenos nacionales, mil hectáreas de propiedad social que conviva con la pequeña propiedad. Tenemos que asociarnos con los pequeños productores, pero tenemos que injertar la propiedad social, el espíritu socialista, a lo largo de toda la cadena, desde el trabajo de la tierra donde se produce el mango, la guayaba, la fresa, hasta el sistema de distribución y consumo de los productores que de ahí salen…" Resaltando siempre nuestro Comandante Infinito, que el objetivo de nuestra Revolución es el Pueblo. Que cada proyecto, cada obra, que ejecute la Revolución tome en cuenta el beneficio del Pueblo y en ese son, le preguntaba a una funcionaria asistente al acto: "¿cuál es el proyecto de acompañamiento del eje del tubo?, ¿es sólo el tubo?, y ese poco de ranchos que están ahí, ¿nadie lo ve?, ¿es el objetivo el tubo?..." De allí, la exigencia de nuestro Comandante Infinito en mejorar la eficiencia de la gestión gubernamental: "Aquí no estamos de niños de segundo grado ni de la escuelita primaria, este es el gobierno revolucionario de Venezuela, ratificado por un pueblo hace dos semanas, pero también muy criticado por un pueblo y con razones, y estas son algunas de las razones: falta de eficiencia".

Analizar el Golpe de Timón, es radiografiar al gobierno del camarada Maduro y apreciar muchas de las debilidades criticadas en 2012 por nuestro Comandante Chávez a su equipo de Gobierno, resumidas en una simple frase: ineficiencia. Peor aún, en relación a 2012, es bastante probable que se haya profundizado esa ineficiencia a la enésima potencia. A la respuesta popular del pasado 6D, debemos remitirnos a la hora de sacar conclusiones sobre la evaluación popular al Gobierno del camarada Presidente Maduro, que no es otra sino: reprobado. La eficiente contrarrevolución, encauzada por el imperialismo de los EEUU y sus franquicias de la MUD, Fedecámaras, la CEV, sus ong´s, sus medios de comunicación y gobiernos derechistas aliados, permitieron dar golpes certeros que se fueron acumulando en la conciencia nacional, muy en especial, en el tema económico; que fueron alejando el sentimiento popular, del único movimiento que puede garantizarles esperanzas de Buen Vivir: el Bolivarianismo y/o Chavismo, que en definitiva, vienen a ser lo mismo. La falta de respuestas, por equipos económicos ineficientes y faltos de respuestas oportunas a la dinámica de una guerra, que se entronizó en el corazón de la Patria y que causó conmoción a nuestro Pueblo, incluso superior al paro-sabotaje petrolero de 2002-2003, alejó a nuestro Pueblo y lo desilusionó de la causa de la Revolución Bolivariana. Ese acumulado de descontentos, tenía que expresarse electoralmente, y así lo hizo, el pasado 6D. Por fortuna, nuestro Pueblo habló en términos de votos y no de rabia y decepción, como lo hiciera el 27 de febrero de 1989.

En 1987, la hermana Revolución Cubana se planteaba la "Rectificación de errores ante las tendencias negativas", el Comandante Fidel en búsqueda de las necesarias rectificaciones acudía en sus pensamientos al Che, y reflexionaba: "¿Y qué estamos rectificando? Estamos rectificando precisamente todas aquellas cosas —y son muchas— que se apartaron del espíritu revolucionario, de la creación revolucionaria, de la virtud revolucionaria, del esfuerzo revolucionario, de la responsabilidad revolucionaria; que se apartaron del espíritu de solidaridad entre los hombres. Estamos rectificando todo tipo de chapucerías y de mediocridades que eran precisamente la negación de las ideas del Che, del pensamiento revolucionario del Che, del estilo del Che, del espíritu del Che y del ejemplo del Che…" Tanto como el Che, nuestro Comandante Chávez nos legó todo un conjunto de reflexiones que mantienen tanta actualidad como vigencia tienen para el abordaje de las diversas situaciones de peligro que contra nuestra Revolución, crea el imperialismo de los EEUU a través de sus agentes a sueldo. Muchas de las ofensivas imperialistas puestas en práctica, una vez ocurrida la defunción de nuestro Comandante Infinito, a éste les tocó enfrentarlas y derrotarlas. Más aún, mucho del equipo actual del camarada Maduro, fue partícipe de dichas ofensivas antiimperialistas victoriosas. Indudablemente, ofensivas más refinadas y brutales, que en tiempos de nuestro Comandante Chávez. 2013: "el drenaje de las arrecheras" de Capriles y sus 11 muertos; 2014, "la salida" de Leopoldo López y sus 43 muertos; 2015: el frustrado intento de golpe militar que involucró a militares de la aviación y que planeaban bombardear Caracas. En el contexto de esas zancadillas golpistas, se ejecutaba toda una guerra que tomaba el ámbito económico como su epicentro, tan igual o más fuerte a la aplicada al camarada Presidente Salvador Allende en aquellos tristes años 70, que desembocarían en el golpe fascista de Augusto Pinochet. Se trata de tres años de gestión; en los cuales, la defensa de la Patria, la búsqueda de la Paz, han priorizado la atención del camarada Presidente Maduro. Pero, la desatención de los problemas económicos que afectaron con dureza y rudeza la calidad de vida de nuestro Pueblo, sin duda, tuvieron efectos demoledores en la conciencia nacional al no poder –eficientemente- desmontar el plan de guerra contra el Buen Vivir de nuestro Pueblo. Allí falló la Revolución, y las consecuencias se expresaron en los resultados del 6D.

No obstante, tenemos que afirmar que ha valido la pena que nuestro Pueblo pasara por esta amarga experiencia de verles el rostro a los demonios de la MUD y sus intenciones políticas, expresadas en leyes de reprivatización de los grandes logros y reivindicaciones que fue alcanzando nuestra Revolución en procura de la máxima felicidad del pueblo venezolano en temas fundamentales como la salud, la educación, la alimentación, la vivienda, en fin, su Buen Vivir. De verlos arrodillados a los pies del imperialismo, siguiendo al pie de la letra sus dictámenes, sin importarles en lo más mínimo la soberanía de nuestra Patria. De verlos asociados con los enemigos de la Patria, conspirando contra ella y contra el Pueblo venezolano, procurando la destrucción del país que los vio nacer, cual cuervos, intentándole picotear en sus ojos. Por ello, acertada idea esa del camarada Presidente Maduro, de retomar el Golpe de Timón adecuándolo a los tiempos y dificultades presentes para el abordaje de las problemáticas presentes. Situaciones como las del Metro de Caracas, la pésima calidad del servicio en el subterráneo expresado en torniquetes dañados y no reparados; escaleras mecánicas en constante reparación; incremento de inseguridad; mala atención al adulto y adulta mayor; costos subsidiados y no actualizados, en detrimento de los ingresos de nuestra empresa social de servicio de transporte, entre otros males. O como CANTV-Movilnet, nuestra empresa de telecomunicaciones, con un servicio de internet cada vez más lento o un sistema como el de Movilnet que, desde que llegó J. Farías no ha dejado de decir: "En este momento el sistema no está disponible, por favor intente más tarde". Un 0800saludya, que todavía seguimos esperando que el camarada vicepresidente Arreaza y la ministra de Salud, se terminen de mudar a su sede a ver si por fin se termina de dar jaque mate a la falta de medicamentos, tal cual se los reclamara el camarada Presidente Maduro en uno de sus Contactos con Maduro. Más recientemente, el tema de la guerra panadera contra el pueblo, hora ya que el SUNDDE inicie las experticias y poder ver a los panaderos y distribuidores de trigo, como Cargill, Monaca o Polar, sus dueños, tras las rejas como solicitara el camarada Presidente Maduro en exigencia de poner coto a esa guerra contra nuestro Pueblo.

El Golpe de Timón que anunció el camarada Presidente Maduro e interrumpido por las intentonas golpistas octubrinas del imperialismo y sus agentes a sueldo de la MUD y cía, bien merece ser retomado con mucha fuerza por el equipo de Gobierno Revolucionario, como única manera de hacer posible la concresión de aquella nueva etapa de la Revolución anunciada por el camarada Presidente Maduro días después de concretada la derrota del 6D, identificada en tres objetivos y tareas específicas: Rectificación, Rebelión y Renacimiento. ¡Hora ya, de retomar la senda del Socialismo Bolivariano!

Caracas, 06-11-2016

 

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1203 veces.



Henry Escalante


Visite el perfil de Henry Escalante para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Henry Escalante

Henry Escalante

Más artículos de este autor



US mp N Y ab = '0' /actualidad/a236732.htmlCd0NV CAC = Y co = US