El militar que arreglará esto camina entre nosotros

 

Por Toby Valderrama y Antonio Aponte

La demostración de lo terminal del cuadro político es que ni el Papa Francisco pudo arreglar esto; fue el Presidente y conversó con él, "victoria popular" dijeron los aduladores, y nada, el cuadro se enrareció más; vino el enviado, y nada que se sientan con seriedad, no pasan de intentos cargados de hipocresías que mueren al nacer.

Está claro que las fracciones de la socialdemocracia no consiguen ponerse de acuerdo y construir la gobernabilidad del capitalismo.

¿Por qué?

El diálogo planteado es el camino hacia el puntofijismo, en ese caso las dos partes acuerdan la democracia burguesa, alternabilidad, recomponer el voto, al parlamento, reprimir a los extremos, volver a antes del cuatro, como si aquí en todo este tiempo nada pasó, como si estos últimos quince años no dejaron huellas en el alma de la sociedad. Allí no está la respuesta al qué hacer para domar de nuevo el espíritu rebelde que Chávez devolvió a los humildes, cómo controlar el espíritu egoísta, mercenario, clientelar inculcado a la población en los últimos tres o cuatro años, cómo satisfacer con una renta cada vez más insuficiente a la burguesía, a los capitalistas y a los humildes al mismo tiempo.

El proyecto que ellos pueden desarrollar, la democracia puntofijista agotada, no es respuesta para la situación económica y social. El 4 de febrero y luego la victoria electoral de Chávez proponen una nueva vía para a sociedad, y el capitalismo responde apelando al fascismo. Aún persiste, la crisis social, hoy más que nunca está planteado el célebre dilema de Rosa Luxemburgo: Socialismo o barbarie. Vale decir, Socialismo o fascismo.

Siendo así, no es descabellado pensar que por allí camina el ungido para desarrollar algunos de los proyectos posibles: por allí camina un Chávez o un Pinochet. ¿Cómo saberlo? Es claro que no podemos conocer al elegido desde ahora, lo que sí podemos hacer es prepararnos para su advenimiento

Lo primero es detectar los aciertos que nos trajeron hasta aquí, y los errores que nos conducen al despeñadero. Previo a todo debe estar el estudio de los errores teóricos, recordemos que un error teórico se traduce en miles de errores prácticos, y puede llevar al derrumbe estratégico. Cualquiera sea el desenlace, sea que las fracciones capitalistas intenten reeditar el puntofijismo, sea que haya un desenlace violento, siempre será indispensable conocer, meditar, las causas profundas que sustentaron la pérdida del Socialismo, sólo así podremos un día recuperar el camino.

Sin ese estudio, si seguimos rindiendo culto a la improvisación, al espontaneismo, el futuro será de fracaso, caeremos irremediablemente en manos del capitalismo, retrocederemos definitivamente. El salto revolucionario, siempre, irrenunciablemente, precisa de un fuerte piso teórico, de una vanguardia apoyada en ese piso, de unos líderes capaces de ser imagen de esa teoría y de esa práctica.

El  Comandante Chávez dejo un rico material para iniciar este estudio, su pensamiento más elevado está compendiado en el Plan de la Patria y en la clase magistral que dicta en el CNE, en su presentación. He allí un buen comienzo para iniciar la reflexión indispensable. Que el futuro nos encuentre con esta poderosa trinchera de ideas.

elaradoyelmar.blogspot.com

 


Esta nota ha sido leída aproximadamente 7373 veces.



Toby Valderrama


Visite el perfil de Toby Valderrama para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: