Venezuela ¿El país más democrático del mundo?

Luego de 18 elecciones, la “revolución bolivariana” ha salido intacta de los intentos de relevo del modelo social y político. O podríamos decir del relevo político, para no exagerar. El argumento más gastado para defender a “nuestra” democracia siempre ha sido la celebración de 18 elecciones en 16 años de chavismo. Pero el modelo político siempre ha estado rezagado respecto a la voluntad de nuestro pueblo chavista que apuesta y ha apostado siempre por cambiar cosas en este país. Es decir, se hacen elecciones pero no se le ha dado participación auténtica al pueblo chavista en las decisiones importantes que nos involucran a todos. Solicitar un crédito nada tiene que ver con poder impedir, por ejemplo, la explotación de minas de carbón en el Perijá (o donde sea esa explotación de carbón, el asunto es que existe) o la explotación masiva de oro y minerales en el llamado Arco Minero. Por ejemplo.

A pesar de haber elegido 18 veces en 16 años no hemos podido decir sobre el destino de nuestras reservas en divisas, de oro, o sobre el mismo destino de esta revolución. Unas elecciones generales vencen sobre sobre nuestra voluntad. Esto está relacionado con nuestro retrasó político, por la mala conciencia aburguesada que domina a la dirigencia ACTUAL de la revolución bolivariana. ¿Quién contra la dirección del PSUV?   Nadie, ni local, ni municipal ni regionalmente hablando.

La misma constituyente tiene sabor y olor  hegemónico. Recordemos el caso de las filtraciones capitalistas que hasta hoy siguen plasmadas en nuestra constitución,  gracias a Luis Miquilena. O la Ley de aguas, la cual prefiguraba una futura privatización. Insisto, Chávez fundamentó la constitución con principios muy avanzados, pero, sin embargo, había que desarrollarlos, y no se hizo así porque la hegemonía seguía siendo la misma entonces. Y sigue siendo la misma ahora.

La democracia “participativa y protagónica” no sale de la nada, es un parto intelectual pero que cuenta con una madre intelectual, Cuba. La primera experiencia de democracia participativa nace en la revolución cubana, y es definida así en el diseño de la Ley electoral cubana de 1976. Una experiencia de la revolución hecha ley y mejorada. Es válido para la revolución bolivariana usar este modelo de sistema electoral pero luego de una comprensión profunda de su sentido revolucionario. Por ejemplo, no es posible una democracia participativa sin una sociedad organizada y participativa, altamente politizada y donde los valores humanos y socialistas hagan diferencia a favor en la balanza respecto a sus contrarios.

Es una necedad tratar de resumir algo que ya de por sí es un resumen y esta expresado con palabras de más claras. Quisiera citar un extracto de un artículo publicado por Cuba Debate que trata sobre el sistema electoral cubano.

“ELECCIONES Y DEMOCRACIA (en Cuba)

Mientras para los países de la llamada «democracia representativa» las elecciones representan toda la democracia (…), en Cuba el proceso electoral es parte del Sistema Político en el que descansa el modelo democrático de nuestro país.”

…“así al concepto representativo vinculamos el participativo estructurando una democracia mucho más amplia, en la que representación y la acción directa del pueblo actúan en un proceso e interrelación indisoluble. Ello nos ha posibilitado crear una cultura participativa que va más allá de la labor de Diputados y Delegados al contar con la contribución de la sociedad civil organizada en miles de organizaciones de masas y sociales estructuradas a todo lo largo y ancho del país.”

Las virtudes del sistema político cubano y de su sistema electoral le dan tal fortaleza e indestructibilidad a la Revolución que eliminarlos se ha convertido en el centro de la batalla de los Estados Unidos contra Cuba.

Un sistema electoral nacido de la práctica política  vinculada a la organización de la sociedad para el trabajo y para el quehacer cultural y de defensa es indisoluble a la razón de ser del Estado y la sociedad socialista. Los enemigos del socialismo lo saben. Es por eso que concentran nada más en un sistema de elecciones generales de autoridades representativas el sentido de libertad política y de democracia. Mientras tanto la sociedad funciona de hecho como una dictadura donde impera el poder de los más adinerados, el poder de los ricos, del capitalismo. Mientras el pueblo engañado elige y elige a sus representantes, bajo esa ilusión de libertad es esclavizado por los patronos, por políticos corrompidos, por el hambre y la desidia originada en la hegemonía de uno pocos sobre el resto de la sociedad.

“En la Ley Helms-Burton en su sección 205 titulada Requisitos y factores para determinar la existencia de un gobierno de transición (en Cuba) se establecen, entre otros: … “organizar elecciones libres y justas para un nuevo gobierno ( …) con la participación de múltiples partidos políticos; que se celebren bajo la supervisión de observadores internacionalmente reconocidos como la Organización de Estados Americanos (OEA); no incluya a Fidel Castro ni a Raúl Castro”.

En el plan del gobierno norteamericano para destruir a la Revolución cubana, anunciado por el presidente George W. Bush, una de las primeras medidas que se contempla es la de eliminar el Registro Electoral de nuestro país lo cual indica las intenciones de manipular las elecciones cubanas como lo hizo el Gobernador Militar yanqui, general Leonard Wood, cuando organizó las primeras elecciones municipales y presidenciales en Cuba en los años 1900 y 1901 respectivamente, y como se hace actualmente en los Estados Unidos con el voto, puesto que la legislación electoral en ese país, a diferencia de lo que ocurre en el nuestro, está concebida para entorpecer que las mayorías puedan votar.

En ese plan del gobierno estadounidense (…) se contempla (…) la formación de los partidos políticos, que serían los actuales grupúsculos mercenarios convertidos en tales, para que jueguen un papel preponderante en las elecciones cubanas concebidas al estilo yanqui. Por supuesto que se le quitaría al pueblo cubano la facultad de proponer sus propios candidatos para que sean dichos partidos los que asuman esas funciones. Las facilidades que hoy gozan los electores para estar contemplados en el Registro de Electores y para votar también desaparecerían.”

A partir de las consideraciones expuestas es importante insistir en aquellos rasgos distintivos que hacen de nuestro proceso electoral un proceso y un evento democrático único en el mundo de hoy.”

Lean el artículo en cuestión para que reflexionemos al respecto. No me caben dudas que este sistema fue estudiado por el comandante Chávez a la hora de hacer sus propuestas democráticas para la nueva constitución. Era un asunto de vital importancia que dentro de ella estuvieran definidos algunos conceptos limitantes del ejercicio democrático definido solo como la celebración de elecciones libres y universales. Como dije antes, la idea de una democracia “participativa y protagónica” no nace de un sueño de un hombre dormido, más bien del sueño de un hombre pero bien despierto, que se alimentó del único modelo de democracia socialista vivo existente en el mundo, a saber, el de Cuba Socialista.

http://www.cubadebate.cu/noticias/2012/10/21/conozca-las-bases-del-sistema-electoral-cubano/#.W

hecto.baiz@gmail.com

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1889 veces.



Héctor Baiz

http://hectorbaiz.blogspot.com/

 hecto.baiz@gmail.com

Visite el perfil de Héctor Baiz para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: