Si nos salvamos de esta, la derecha habrá quedado sepultada

Nos han tirado a sacarnos del juego. La presente crisis confrontada por el trabajador y el jubilado, el asalariado de bajo salario y el funcionario público fijo, es una crisis que sufre a solas porque sus vecinos y compañeros de trabajo la comparten sin tener segundas instancias.

Por ejemplo, antes le iba mal con los adecos y saltaba para los copeyanos, y viceversa. Hoy, ¿para dónde coger, si se trata de un malestar económico envolvente, ni siquiera está bien repartido entre tirios y troyanos. Se salvarán quienes hayan tenido muchos ahorros.

Es la peor penuria que ni siquiera habría sufrido el marginado de ayer porque, si vamos a ver, la condición de extrema pobreza perturba los sentidos, nos bloquea la capacidad de protesta y nos embarga el conformismo. La vida indigna rompe las almas y pase lo que pase ella se da como una manera der ser, propia de los pobres.

Pero, teníamos un sueño, una ilusión, la idea de una Bonita patria; ella se está cayendo a pedazos de nuestro imaginario. No vemos la salida, y no por falta de voluntad, sino porque el enemigo luce impune ante una gobernanza que, al parecer, sigue respetándolo como amo. No vemos sanciones ejemplares, no vemos un ataque frontal a las acciones de la derecha, más allá de la retórica mediática, del dimes y diretes.

Por más que guapeemos, el hambre nos aqueja y pasa factura. La derecha sabe lo que ha hecho y lo seguirá haciendo, máxime cuando ha tropezado con un tipo de gobierno tan tolerante que ha rayado en la pendejada.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1514 veces.



Manuel C. Martínez


Visite el perfil de Manuel C. Martínez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: