En la parte estrecha del embudo

Estamos en la parte estrecha del embudo, si señores, es difícil, soportar esta situación que y el enemigo lo sabe, conoce lo difícil que será superar con éxito este momento, más si todos no asumimos el esfuerzo máximo con las debidas rectificaciones. Queremos ver el queso a la tostada, no como ahora la arepa solitaria, con un chin, chin de quesito blanco y rayado para que rinda.

En estos diecisiete años de cambios, cambios muy buenos algunos, tanto que los llamamos revolución, se han cometido equivocaciones que cometen nuestros gobernantes, cuando en el camino de aprender, inventando este proceso bolivariano y chavista.

O inventamos o erramos. La frase mágica de Don Simón Rodríguez, tantas veces pronunciada por Chávez. El revolucionario no puede darse el lujo de cometer errores.

Se han hecho cosas muy buenas, pero se ha errado muchas veces. Más de las necesarias.

De sabios es rectificar, escuchar las críticas de los revolucionarios.

Mantener los diferentes tipos de cambios, en el largo del tiempo, Recadi, Simadi, y toda una gama de desastres de corrupción que estos han traído, uno tras otro a cual peor. Desde los años ochenta se han implementado más de 33 de estos convenios cambiarios.

¡Ha guara!, que si Sicad 1, Sicad 2, luego vino el Simadi, que si el control de bandas, que si el cambio protegido y el flotante, las mesas de cambio etc.

Toda una gama pintoresca de nombres, desastres económicos y caldo de cultivo para más y más corrupciones sin castigo de culpables, muchos aún no se conocen, los ampara acaso "el secreto de estado", planes económicos y convenios, que no han servido más que para desfalcar y enriquecer más y más a nuestros comerciantes e importadores corruptos de uno y otro bando –todos somos venezolanos- dicen los otros, -aunque muchas veces no lo parezcan "como cuando piden la intervención armada" o cuando piden a gritos y en sus medios, que se aplique a la patria de Bolívar, la maléfica carta de cuyo nombre no quiero ni acordarme. Los señorones "pelucones y no pelucones" apadrinados y con poder económico de testaferros y padrinos para llegarle al dólar barato tan codiciado por todos. "Dólar que ha originado" más y más corrupción e inflación galopante. Todavía hoy, este pueblo no conoce los nombres de los que se "beneficiaron" con el desfalco de más de $ 84 millones de dólares asignados al Fondo Chino, ni quienes son los afortunados dueños de las empresas de maletín que se chuparon

$ 300.000 mil millones de dólares para beneficio propio.

El gobierno no ha soltado prende, no ha dicho ni pio, no sabe cuanto le perjudica el no ser transparente y decirle la verdad al pueblo, a ese pueblo chavista que sigue esperando justicia contra los corruptos, bachaqueros especuladores y contrabandistas. Al igual espera conocer quien y entre quienes asesinaron al presidente comandante Hugo Chávez, el gobierno de Maduro Moros insiste en guardar un silencio cómplice si se quiere, ante estos temas tan importantes que no comprende el pueblo venezolano

Ni un preso ni un sentenciado, peor aún el pueblo sigue sin conocer los nombres de estos señores ladrones y estafadores de los dineros del pueblo Estado.

Ni de los que envenenaron a Hugo Chávez, nuestro segundo padre de la patria.

"Cuando hay control cambiario, existen restricciones en la revisión en el exterior de las utilidades monetarias, es esta una vía que utiliza el capitalista para sacar de alguna forma el otro excedente económico y sobrevalora lo que va a importar para que le den más dólares baratos. Estos dólares se quedan en el extranjero: Islas Caimán, Andorra, Panamá.

Como podríamos corregir este error:

Dejar de ser un país mono productor, diversificar la producción y las exportaciones.

Aumentar la producción agrícola en todos los niveles, lácteos, leche y derivados.

Poner a funcionar al máximo la industria alimenticia, textil y de calzado, así como la de libros y

Fábricas y laboratorios para producir medicinas al alcance del pueblo. Materiales escolares.

Atraer el turismo.

Un sólo tipo de cambio fijo, que favorezca al pueblo

Adoptar una cesta de monedas. Ancladas al yen y al rubro.

Que los importadores, industriales y comerciantes utilicen su propio dinero para sus importaciones, y no esperen el dólar barato subsidiado, para luego ganar mil por uno a costillas de trampas importando piedras y chatarra, sub facturando y incrementando falsamente los costos de sus productos.

Segundo error: La incompetencia, el compadrazgo y los infiltrados enchufados en todas las esferas del gobierno, como revolucionarios y no lo son "incluso hasta ministros" como el Pérez Abad. Estos personajes los encontramos en las más altas esferas, tanto en los gobiernos de Hugo Chávez y Maduro Moros, ellos los infiltrados oportunistas que se dicen chavistas, pero que no lo son, y no otros, han destrozado desde adentro este proceso

Como podríamos corregir este error:

Haber aplicado la Lista de SUMATE (firmantes contra Hugo Chávez) desde el primer momento para los que ocupan altos cargos en el gobierno, me refiero los de decisión y mando. (Desde ministros para abajo). El no hacerlo fue algo así como dice un dicho popular dejar a "zamuros cuidando carne", y esto es lo que ha ocurrido.

Tercer error: Descuidamos la formación ideológica de los cuadros, y del pueblo todo, esta formación ideológica y de principios, no fue lo eficiente que debió haber sido, ni capaz de crear al hombre nuevo, como dijo el Che Guevara tan necesario para el triunfo de la revolución.

Desde la desaparición de Hugo Chávez y su "Aló Presidente" aquí nadie le habla claro al pueblo, ni le dice la verdad, como Chávez lo hizo, ni le ha dado lecciones pedagógicas y prácticas de socialismo, menos aún han predicando con el ejemplo. Con ello, viene la pérdida de valores. Ahora somos egoístas, malvados, usureros, nos comemos pueblo con pueblo. Perdimos los valores fundamentales del ser humano como la honradez, la vergüenza, el decoro, somos egoístas e insensibles a los problemas de los demás.

Como podríamos corregir este error:

Practicar más el socialismo, hablar menos y hacer más revolución para el pueblo. Ser más honestos con nosotros mismos y pensar más en los demás. Amarnos los unos a los otros, "regla de oro del cristianismo, cosa esta bien pero bien difícil de lograr. Tener menos Hummer, (mal adquiridas) y ser más honestos con nosotros y los demás.

Cuarto Error.

La corrupción galopante, ha pasado a ser el plato del día del que hablan, gobierno y oposición en las ya famosos colas de las calles donde se unen pueblo y bachacos, ya es una costumbre corriente y común el robar al Estado, (nos robamos a nosotros mismos) pero "hay está el detalle" señor juez….como decía Cantinflas. El gobierno de Maduro Moros da la apariencia de que nada hace para castrar este mal de una vez por todas. Son ya demasiados años con el mismo macan padeciendo este mal que a todos acogota "diría Juan Pueblito". Ya el robo a la nación- estado, se ve como una cosa natural y forma parte de la viveza criolla.

Los que lucen hoy día, -y son muchos- esos tremendos vehículos llamados Hummer deberían ser sujeto a una investigación nudo hecho insofacto, para que demuestren al pueblo venezolano Como las adquirieron, de donde sacaron los millones. ¿Trabajando? Lo dudamos. Ya que cuestan mucho más que un apartamento de lujo. De estas Hummer, hay cientos en la Venezuela petrolera, hoy en crisis por los bajos precios del crudo. Contrastes fuertes en la Venezuela de hoy, en la Venezuela de esta "Guerra Económica de Cuarta Generación" mientras hay un pueblo que no tiene para comprar comida, medicinas, o pagar los libros uniforme y zapatos escolares para sus hijos o la mensualidad escolar, debido a los altísimos precios de artículos y servicios desatados por la inflación incontrolable y corrupción galopante sin freno ni castigo, además del consabido contrabando (negocio redondo) que sigue incontrolado por las fronteras de Venezuela.

Respuesta a este error:

Perseguir y aplicar la Ley a todo corrupto sea o no del gobierno, sea o no de la aristocracia importadora de dólares baratos, con paraísos fiscales en Panamá o Islas Caimán, Andorra o territorio estadounidense.

Hoy y por ahora, los revolucionarios chavistas seguimos soñando.

¿Que hubiese pasado si no asesinan a Chávez?



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1262 veces.



José Juan Requena


Visite el perfil de José Juan Requena para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



José Juan Requena

José Juan Requena

Más artículos de este autor