La guerra actual busca abortar nuestra potenciación económica

Los grandes planes de Chávez son el blanco de esta Guerra. ¿Qué hace el BACHAQUERISMO con más de 45 millardos volcados semanalmente en pensiones, por citar sólo esa inmensa inyección de capital dinero que no se capitaliza?

Años antes de mi jubilación, ocurrida a finales del siglo pasado, le expuse a mis alumnos el potencial que siempre ha tenido Venezuela después de aparecido el petróleo como mercancía dominante en nuestro Comercio Exterior.

Así, allí ha estado el potente factor moral representado por nuestras exitosas luchas independentistas continentales, máxime cuando han sido guerras no lucrativas, no imperialistas, sino colectivas y libertarias.

Sumemos los inconmensurables recursos naturales como insumos potenciales propicios al desarrollo moderno de nuestras fuerzas productivas aun dentro del marco procustiano del capitalismo; nuestros más de 2.000 km en amplia costa atlántica navegable con alto porcentaje; nuestro millón de km cuadrados preñados de minerales y feraces tierras con baja densidad demográfica; asimismo, los gigantescos vasos de agua potable y fluviales, así como la variadísima y rica Flora y Fauna, representan en bloque cualidades que nos han hecho candidatos a convertirnos a mediano plazo en una gran potencia económica, de paso muy diametralmente opuesta a las potencias ya convencionales cuya fuerzas se han traducido en opresión a países vecinos, entre otros males que las han caracterizado.

De esa realidad socioeconómica y desde hace más de 1 siglo conocen muy bien los alemanes-Humboldt-, Pitiér, Cousteau y otros espías internacionales que nos han escudriñado, contabilizado y clasificado hasta el último rincón de nuestro sagrado territorio.

Con la llegada del petróleo, nuestros enemigos optan por apropiarse indirectamente de ese cuantioso y barato recurso, y lo lograron durante 100 años mediante concesiones leoninas y la compra de una servil y lacaya oligarquía desnaturalizada, hoy conocida como burguesía apátrida, descendiente directa de los realistas mantuanos y colonialistas por excelencia. Una oligarquía antibolivariana desde ñema.

La compra de esa oligarquía fue y sigue siendo un elemento estratégico no sólo para las concesiones ventajistas, sino principalmente para frenar nuestro potencial capacidad para desarrollarnos aceleradamente.

Fue a mediados ya del siglo pasado cuando se empezó a hablar de la siembra del petróleo, pero a esas alturas resultaba extemporáneo ante la consolidación del dominio de EE. UU., Inglaterra y Holanda.

Con la llegada de Chávez se viene redireccionando el recurso petrolero hacia el desarrollo económico nacional mediante aportes del Estado de la mayor parte del ingreso petrolero. Las pensiones mensuales hasta el 31/8 montan unos 45 millardos de Bs.F( 45.000.000.000), sumados a los varios millardos de Bs.F por concepto de salarios mínimos para todos los trabajadores públicos y privados que hoy representan un alto nivel de empleo; las cuantiosas becas estudiantiles y los aportes financieros directos al sector empresarial principalmente en dólares que tan olímpicamente les fueron entregados bajo la pésima administración financiera del ex Planificador de los tiempos de Chávez,*, o sea, toda esa inmensa inyección de capital dinero ha buscado nuestro desarrollo como posible potencia económica en un mediano plazo, pero, desgraciadamente, esa posibilidad de desarrollo como potencia se ha visto abortada.

Para ese criminal aborto, el imperio ha tomado todas las medidas impulsadas a través otra vez de la misma oligarquía antipatriótica que combatió y negó a Bolívar y que se prestó durante un siglo para que nuestro recurso petrolero tampoco fuera dirigido a la concreción de esa potenciación en concreto.

Creemos que estamos, pues, ante la gran estrategia de EE., UU: abortar las posibilidades ciertas de que nuestra economía crezca en mediano plazo a niveles de gran potencia industrial.

Todo lo demás, como las guarimbas, las amenazas invasoras del Presidente Obama, las payasadas de la actual Asamblea Nacional, han sido y son cortinas de humo, mientras la verdadera estrategia de fondo de los antipatriotas, el aborto de nuestra potenciación socioeconómica, sigue su curso.

13/8/2016 6:36:00 p.m.

---

* En qué cabeza "revolucionaria" podría haber cabido que los capitalistas podían ayudar al desarrollo del país que han dominado para sí y para los EE.UU.? Sólo el Keynesianismo inercial podría explicarlo.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 944 veces.



Manuel C. Martínez


Visite el perfil de Manuel C. Martínez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: